No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Salud

Consejos para comer sano en tiempos de crisis

Un experto detalla cómo llevar una dieta equilibrada sin gastar de más.

La alimentación es, sin dudas, un pilar central del bienestar.

La alimentación es, sin dudas, un pilar central del bienestar.

Por: Revolución Saludable

Los tiempos de alta inflación e incertidumbre financiera tienen un impacto directo sobre la salud de las personas. Y la alimentación es, sin dudas, un pilar central del bienestar. En ese sentido, la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo reveló que el sobrepeso y la obesidad aumentaron un 75 por ciento. Lo cual lleva a preguntarse si es en verdad posible garantizar una mejor nutrición cuando los costos son cada vez más elevados y muchas veces el dinero no alcanza.

En momentos de crisis como los actuales, siempre es recomendable sugerir, en particular a las familias con niños pequeños, que prioricen los mejores alimentos, aquellos de mejor calidad.

Sentenció Sergio Britos, nutricionista, profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y director del Centro de Estudios sobre Políticas y Economía Alimentaria (CEPEA). 

En ese grupo están las verduras, frutas frescas, la leche, el yogur y el queso, las legumbres, el arroz integral, las pastas de sémola, las carnes y los huevos.

Añadió el especialista, quien hizo hincapié en que contrariamente a lo que a veces se cree, no son necesarias grandes cantidades de carnes. "Si los alimentos anteriormente mencionados se consumen en pequeñas cantidades, y no precisamente todos los días, seguramente se estarán cubriendo las recomendaciones de los distintos nutrientes”, sostuvo.

Estos alimentos son importantes por su calidad nutricional y su aporte de nutrientes esenciales en etapas de crecimiento y desarrollo. "Además, suelen tener bajas cantidades de azúcares o sodio, que se consideran críticos. Al consumirlos, aportamos una buena calidad de nutrientes y mantenemos una estrategia muy efectiva para lograr un buen estado de salud y prevenir enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y la hipertensión, entre otras”, prosiguió.

PENSAR LA DIETA

A la hora de pensar una dieta diaria con poco presupuesto, especialmente para los niños, Britos aclaró que es vital priorizar estos alimentos que son más densos en nutrientes y garantizar un buen desayuno en el que, por ejemplo, puedan combinarse frutas de estación con un yogurt natural. Para el almuerzo o la cena, sugirió incluir tres veces por semana carnes cuyo tamaño de porción debe ser similar al del puño de una mano.

Todo esto, según aseguró Britos, debería acompañarse de algunas prácticas que permitirán cuidar más aún la economía como el “aprovechar las ofertas y promociones, usar las ferias de los barrios como alternativas de compra, consumir agua y poner en marcha una huerta familiar en caso de disponer de algo de terreno o algún espacio que no necesariamente debe ser enorme”.

La crisis económica y la mala alimentación traen consigo consecuencias negativas para la salud, entre ellas el aumento considerable de la obesidad y el sobrepeso. Para frenar el crecimiento de estas enfermedades, el especialista propuso: “elegir el agua para beber; utilizar recetas basadas en verduras de estación; incorporar de a poco el hábito de consumo de legumbres como las lentejas y los garbanzos, acompañadas por arroz o fideos”.

Además, resaltó la importancia de controlar la ingesta de azúcar“Nuestro estudio más reciente (publicado por ABC Dieta) ha indagado sobre el consumo de azúcar en la población argentina y arribó a la conclusión de que el promedio de ingesta es de 110 gramos diarios, pese a que su recomendación la población promedio es de 90 gramos”, concluyó el nutricionista que recordó que algunos de los alimentos recomendados presentan un precio más económico por encontrarse dentro de la lista de productos sobre los cuales hasta fin de año no recaerá el Impuesto al Valor Agregado (IVA). 

En esta nota:

Comentarios