Ir al contenido
Logo
Salud

¿Qué es el código ACV?

El protocolo que fue diseñado por el equipo médico del Sanatorio Anchorena Recoleta y hoy día es reconocido mundialmente como “Centro Avanzado de Manejo de ACV”. 

¿Qué es el código ACV?

Si hay un episodio que puede ser agudo, gravísimo y sorpresivo para una persona, es un ACV. En estos casos, la reacción de quienes rodean a quien lo sufre y la emergencia médica resultan vitales para superar de la mejor manera posible este accidente cerebrovascular. ¿Pero qué es un ACV?

Un ACV o también llamado, Accidente Cerebrovascular, es la interrupción, más o menos rápida -minutos, horas o días- del normal flujo sanguíneo al cerebro. No es exagerado citar que es la principal causa de discapacidad en personas mayores y la tercera causa de muerte, después de los infartos cardíacos y cáncer. 

Al tratarse de una emergencia “tiempo dependiente” actuar con rapidez es fundamental. Por estas razones, el equipo médico del Sanatorio Anchorena Recoleta, un centro propio de la obra social gremial Accord Salud y Unión Personal, decidió diseñar y desarrollar un protocolo ACV (denominado código ACV) que activa todas las áreas implicadas en la inmediata recuperación del paciente

Ante ciertas evidencias o incluso la sospecha de un cuadro de esta gravedad, esta unidad dedicada especialmente a su tratamiento se activa inmediatamente implicando la acción coordinada de enfermeros, médicos, neurólogos, neurocirujanos, kinesiólogos, y técnicos en imágenes. Incluso, el personal administrativo tiene un entrenamiento particular predeterminado. Bien lo definen sus especialistas: se trata de un despliegue multidisciplinario que es transversal a toda la institución.  

Tanto es así que el desempeño de excelencia de sus profesionales en el tratamiento de esta patología fue valorado por una calificada entidad internacional en la materia. Efectivamente, el Sanatorio Anchorena Recoleta recibió la Certificación como “Centro Avanzado de Manejo de ACV”, reconocimiento otorgado por la World Stroke Organization (WSO) y la Sociedad Iberoamericana de Enfermedades Cerebrovasculares.  

Entre las señales a tener en cuenta, destacan: 

  • Cara: si se observa una debilidad en un hemisferio del rostro, pídale a la persona que sonría.
  • Brazo: si se siente pérdida de fuerza o entumecimiento repentino de un brazo, pídale a la persona que levante ambos brazos. 
  • Habla: si distingue dificultades abruptas en el habla y en la comprensión. Pídale a la persona que repita una frase simple. 
  • Tiempo: las primeras 4 horas son cruciales para la persona que está sufriendo un ACV. 

La doctora Pilar Sánchez de Paz, quien es coordinadora de la Unidad de ACV, acompañada por su equipo de neurología, es una de las impulsoras de la iniciativa que permitió el logro de esta certificación, junto a la responsable del Área de Calidad del Sanatorio, Sandra Muzietti. La institución confió en sus planteles profesionales que demostraron capacidad y compromiso innegables.

Como parte de esta evolución y posicionamiento, organizaron para el 27 de septiembre el V Simposio sobre el manejo de ACV, el cual se desarrolló en el Auditorio del Sanatorio Anchorena Recoleta. El evento dirigido a la comunidad médica y profesionales de la salud fue gratuito y contó con invitados especiales, profesionales destacados en el área, integrantes de hospitales de Salta y Jujuy y del Emory University Hospital de Atlanta, de Estados Unidos.  

Algunos aspectos para concientizar:  

  • El ACV no diferencia edades ni géneros
  • Deja de ser un accidente cuando puede ser prevenido. 
  • Sus factores de riesgo están bien determinados: tabaquismo, hipertensión, obesidad, diabetes no tratada y sedentarismo.
  • Incorporar hábitos saludables a nuestra vida es fundamental para bajar los riesgos de padecer o estar mejor preparados para revertirlo.

Este reconocimiento llena de orgullo tanto a la Sanatorio como a los profesionales que lo integran, representando a la vez, el compromiso de seguir avanzando, expresando de forma unánime que la capacitación es esencial.