No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Salud

Tips para manejar la ansiedad durante el aislamiento

El encierro puede suscitar sentimientos de ansiedad, exacerbar condiciones ya existentes y disparar ataques de pánico o episodios fóbicos. Seguí estos tips para mantenerlos bajo control.

Tips para manejar la ansiedad durante el aislamiento

Tips para manejar la ansiedad durante el aislamiento

Por: Fernando Tarnogol

El encierro, voluntario o no, es una situación que siempre va en detrimento de nuestra salud mental. Hay varios factores que inciden en ello:

  • Incertidumbre de no saber hasta cuando va a durar 
  • Impotencia de no poder solucionar o eludir la situación
  • Desconexión física de nuestra red de soporte social
  • Restricciones al contacto humano
  • Pérdida del control sobre nuestras vidas
  • Medidas de seguridad constante que debemos tomar tanto en nuestro hogar como en cada salida fugaz que realizamos para comprar alimentos, ayudar a alguna persona cercana o trabajar,

Esta combinación de factores convierten la situación en un caldo de cultivo perfecto para incrementar nuestros niveles de ansiedad.

El primer paso importante que podemos dar para mantener nuestro equilibrio interno es reconocer los factores mencionados anteriormente y cualquier otro que nos esté afectando.

Muchas veces se nos dificulta identificar cuando comenzamos a atravesar un periodo de alta ansiedad y otras tantas lo hacemos demasiado tarde, por lo que es importante tener en cuenta ciertos indicadores de estrés para darnos cuenta que nuestra salud mental  se puede estar deteriorando:

  • Miedo o preocupación sobre-dimensionada sobre tu propia salud o la de tus seres cercanos
  • Cambios de hábito de sueño o alimentación
  • Insomnio o dificultad para concentrarte
  • Incremento del consumo de alcohol u otras sustancias que generan dependencia (como los panqueques con dulce de leche)


 

Otro punto importante a tener en cuenta es que si sufrís algún cuadro de ansiedad, como ataques de pánico y haces terapia, no la dejes. Podés hacerla vía Skype, Hangouts, Zoom o incluso por teléfono.
 

En cuanto a las cosas que podes hacer desde tu lugar:

  • Tomate pausas o destiná momentos particulares del día para mirar, leer o escuchar noticias. No estés todo el día apretando F5!
  • Hace al menos media hora de Yoga por día
  • O practicá meditación. La aplicación para móviles Headspace es un buen comienzo si nunca meditaste. Está disponible para Android y iOS
  • Hacé ejercicio. Hay miles de rutinas en Youtube que se adaptan para todo tipo de edad y necesidad
  • Hacé videoconferencias frecuentes con tu gente cercana
  • Informate pero no entres en una vorágine de hiper-información. El informarse es una manera de exponerse mentalmente a la situación y la repetición de la misma información por diferentes fuentes incrementan la ansiedad
  • Usá Whatsapp o Telegram para mantenerte en contacto con tu círculo social, pero intenta no fomentar o engancharte en conversaciones apocalípticas o relacionadas a la situación. Aprovechá las herramientas para hablar sobre tus preocupaciones o sentimientos sin caer en círculos catastrofistas de feedback negativo
  • Respetá tus horarios de alimentación, te permiten estructurar los días -que por lo general serán todos muy similares- y separar momentos
  • Buscá distracciones como mirar películas, series o videojuegos; pero intentá no abusar de ellas para evitar entrar en conductas evitatorias o negacionistas
  • Buscá diferentes actividades de esparcimiento para cada día, sobre todo si sos padre o madre. Realizar los mismos juegos todos los días convertirá tu vida en un constante deja-vu

Tips para trabajar desde casa:

  • Vestite cómodamente pero procurá no estar en ropa interior o pijama. Esto provoca la sensación de que todo el día -la semana y el mes- se conviertan en una misma cosa. Nuevamente; es importante, aunque vivas en un espacio reducido, que tu espacio mental sea lo más amplio posible. Diferenciando momentos y tareas hacés que el discurrir diario no se transforme en una sopa uniforme
     
  • Tomate pausas cuando sientas que te cuesta concentrarte o estés leyendo el mismo renglón varias veces
     
  • Si podés, sentate mirando hacia una ventana o lugar con vista al exterior para reducir la sensación de encierro
     
  • Organizate para no tener que trabajar hasta después de hora y así mantener los tiempos de trabajo y ocio discriminados
     
  • En función de tus prioridades, encará los temas más complejos, más mecánicos o menos gratificantes al principio de la jornada laboral. Los que requieran mayor creatividad para la segunda parte del día, luego del almuerzo o cuando te invadan las ganas de dormir la siesta y dejá los asuntos más light o sencillos para el final del día cuando ya estés cansada o saturado

Manteniendo los tiempos del día diferenciados, realizando actividades diversas y siguiendo estos simples consejos, aumentarás las chances de pasar una cuarentena menos estresante y quién sabe; quizá hasta llegues a pasarla bien.

En esta nota:

Comentarios