Estilo PIEL

Cambiá la apariencia de tu piel en 5 pasos

No es necesario recurrir a tratamientos costosos y de alta complejidad para que el rostro pueda lucir radiante y mostrar la piel sana. Hay varios hábitos cotidianos que te facilitarán esta problemática

Por: Katia Appelhans

1

Limpiar siempre la piel

Este primer paso es clave para un buen cuidado facial. No puede pasar un solo día en que no limpiemos la piel. La limpieza permite que se vuelva más permeable a la colocación de productos que se apliquen cotidianamente, como por ejemplo una base de maquillaje. Debe realizarse antes de dormir para retirar todo lo que quede del make up y las impurezas que se generan a lo largo del día; y también a la mañana antes de colocar cualquier producto facial. Por más de que cada una deba usar productos indicados para su tipo de piel, los que se sugieren son los hipoalergénicos, comedogénicos, libres de fragancias y que estén testeados dermatológicamente.

2

Dormir bien

El buen descanso es fundamental para que la piel luzca joven y cuidada, ya que ayuda a revertir los daños que se ocasionan por las agresiones del medio ambiente que se producen durante el día, sumando además que la piel se regenera tres veces más rápido de noche, porque la actividad celular tiene su pico de renovación en ese período de tiempo. Para aprovecharlo se debe utilizar una crema de noche que sea adecuada para el tipo de piel de poseas.

3

Usar durante el día una crema humectante e hidratante

Para que la piel se vea más suave, elástica y sin arrugas es importante mantenerla humectada durante el día. Los productos humectantes funcionan como una barrera y al tener componentes antioxidantes reduce los efectos nocivos del medio ambiente. Una de las opciones más adecuadas para elegir es el ácido hialurónico, ya que ayuda a que se mantenga el agua en la piel, rellena las líneas finas y suma brillo y luminosidad.

4

Exfoliar la piel

De esta manera se renuevan las capas superficiales de la piel lo cual contribuyen a la eliminación de puntos negros e impurezas, además de que reduce el tamaño de los poros. Para hacerlo de manera casera lo recomendable es que se realice una vez por semana independientemente del tipo de piel que tengas. Lo ideal es utilizar productos con microgránulos o recetas caseras como la mezcla de miel y azúcar, limón y azúcar, o cualquier crema que tengas en tu casa con granos de café, entre otras.

5

Usar todos los días protector solar

Sin importar qué estación del año sea es muy importante hacer uso correcto del filtro solar en el rostro, ya que es una de las zonas del cuerpo más expuesta durante todo el año. Como mínimo se debe usar un factor 30, y a tener en cuenta que si estás realizando un tratamiento exfoliante o con láser, el FPS deberá ser mayor a 50 porque la piel se presta estar mucho más sensible durante esos días.

Comentarios