Estilo SAN VALENTÍN

Regalos quemados: Qué no regalarle a tu pareja en San Valentín

El día de los enamorados es una buena ocasión para festejar el amor. Un día muy especial para halagarse el uno al otro y compartir momentos inolvidables. Pero mucho cuidado a la hora de elegir el regalo, ¡no sean básicos! Estos son los que no tenés que regalar

1. Bombones

 

 

No se puede negar que los chocolates siempre suman a la hora de hacerle un regalo a tu chica (a menos que no le gusten), porque todas amamos las cosas dulces y de vez en cuando está bueno que nos mimen con una caja de bombones. ¡Pero justamente! La idea es que sea una sorpresa y no que el 14 de febrero caigas con un regalo ¡tan! trillado.

2. Flores

 

Otro regalo que ya estamos cansadas de ver es el famoso ramo de rosas (o cualquier tipo de flores). Entiendan que no a todas nos gustan, que no a todas nos parece súper tierno que tu chico este caminando miles de cuadras con el ramo en brazos, que no nos es gratificante que nos toquen el timbre trayéndonos ese "hermoso" regalo, o peor aún que lo manden a la oficina donde todo el mundo lo ve, ¡porque nos parece un quemo!

3. Bijuoterie

 

A menos que venga acompañado de la gran propuesta, un anillo no es una buena opción. Nos puede parecer hasta frívolo o desinteresado. ¡Ojo! Cada uno debe conocer los gustos de su chica, eso es fundamental.

4. Retrato de fotos

 

Chicos, tengan algo en claro: si no son románticos nunca no intenten serlo justo el 14 de febrero. Ni tampoco seas tan poco original de regalarle a tu chica lo mismo que ya le haz regalado, ni caer en lo "bueno, barato y bonito", porque ¡sí, obvio! es muy sencillo imprimir una foto tierna, enmarcarla y envolverla, ¡pero vamos! ¿no se les ocurre algo mejor?

5. Oso gigante

Si hemos visto regalos que sobrepasan lo tierno y lo meloso son los osos gigantes de peluche. ¡Sí, están más que trillados! Definitivamente no es una buena opción si no querés caer en lo convencional. 

6. Globos románticos

 
Y ni que hablar del montón de globos gigantes, brillantes y con formas de corazones. A decir verdad no es algo que se disfrute ni tenga mucha utilidad. Si bien a todas nos queda viva dentro de sí una pequeña niña, no es un regalo con el que vamos a saltar de alegría.
 
No lo tomen como un trámite, inspírense un poco más, investiguen sobre sus gustos, pregunten sin ser obvios y por favor: ¡no recaigan en lo básico!

 

Comentarios