Actualidad

“Argentina es el mejor país latinoamericano para tratar el linfedema"

Guillermo Rossi, cirujano vascular, flebólogo, linfólogo y médico de planta del Hospital Tornú, habló con Filo.News y aseguró que las motivaciones de un paciente para atenderse un problema linfático en Cuba no son médicas.

“Argentina es el mejor país latinoamericano para tratar el linfedema"

“Argentina es el mejor país latinoamericano para tratar el linfedema"

¿Por qué piensa que Florencia Kirchner decidió atenderse en Cuba?

Las motivaciones que tienen los personajes políticos para atenderse en Cuba son en general personales. En Cuba les garantizan una gran privacidad a quienes viajan por cuestiones médicas, porque van a clínicas privadas, con una atención muy personalizada y alejados de la prensa. No es este el único caso: ha habido un ministro de Alfonsín que se atendió allí; también Hugo Chávez. La motivación, en estos casos, no es la medicina cubana de excelencia.

O sea que no hay nada en particular que haga que la medicina cubana sea mejor que la de Argentina.

No, en absoluto. De hecho, el país más preparado en estos temas en Latinoamérica es Argentina, y después vendrá Brasil. La Sociedad Argentina de Flebología y Linfología existe desde 1968; en ese año existían solamente la francesa, la inglesa y la alemana. Somos realmente pioneros en ese área. Tenemos excelentes médicos y excelentes kinesiólogos especializados.   Ni siquiera se necesita alta tecnología para este tratamiento, que se puede hacer perfectamente desde Argentina. Las motivaciones son otras (aislarse de la prensa, por ejemplo) y son también legítimas.

¿Qué es el linfedema?

Es una enfermedad que afecta a los vasos linfáticos y que puede o bien ser congénita o bien desarrollarse por algún motivo a lo largo de la vida. Hay una parte del líquido que debemos drenar normalmente de las piernas y del resto del organismo que no se drena, y por lo tanto, se acumula y provoca hinchazón. Esa linfa que se acumula es parecida al suero sanguíneo pero tiene muchas proteínas, y el único que se la puede “llevar” es el sistema linfático. Si no funciona correctamente, aparece un edema bastante rebelde: por más que te acuestes con la pierna para arriba, no se va.

¿Cuál es el tratamiento?

Se probaron mil cosas, pero hoy el tratamiento básico quedó en manos de la kinesiología. Se llama “drenaje linfático manual”. Es un masaje especial que requiere mucho entrenamiento del kinesiólogo que lo hace. Las sedes más importantes para entrenarse están en Alemania y en Bélgica.

Comentarios