No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Día del Troll: cómo identificarlos y por qué se celebra el 19 de octubre

En esta nota te explicamos cómo esquivar a los trolls y evitar que cumplan con su objetivo de hacerte enojar con agresiones e insultos.

Día del Troll: cómo identificarlos y por qué se celebra el 19 de octubre

Día del Troll: cómo identificarlos y por qué se celebra el 19 de octubre

Cuando los memes no eran cosa popular y las redes sociales todavía estaban despegando, a la palabra "troll" la relacionábamos nada más que con este icónico personaje de la época de 9GAG.

También, quizás, por los seres fantásticos que suelen aparecer en novelas o películas como Harry Potter. Sin embargo, la masificación de las redes provocó que dicha palabra y la acción y efecto de trollear comenzaran a tener más entidad.

A tal punto de que la mismísima Real Academia Española (RAE) formalizó el verbo "trolear" y lo definió como: "En foros de internet y redes sociales, publicar mensajes provocativos, ofensivos o fuera de lugar con el fin de boicotear algo o a alguien, o entorpecer la conversación".

Si bien, a fines prácticos, que la RAE acepte la palabra en su catálogo no significa nada, sí da cuenta de la magnitud que adquirió el término.

A ello se le suma que este 19 de octubre se conmemora el Día del Troll en todo el mundo. Y que, si bien se puede aprovechar para dar información sobre ello, la fecha es un troll en sí mismo, ya que el 19 de octubre no pasó nada significativo como para que ese sea el día del troll.

Ahora bien, el troll se puede identificar muy fácilmente: suele tener pocos seguidores, no se le ve el rostro en la foto de perfil, su nick suele tener muchos números inconexos y un nombre de usuario que le respalda el anonimato y no da indicios sobre su nombre.

El accionar también es bastante reconocible: frecuentan conversaciones con el fin de insultar a la persona por una opinión, nunca argumentando sino agrediendo sólo por el fin de hacerlo y... ya. Sí, esa es la única tarea del troll, por ende, la única forma para esquivarlos es, sencillamente, no contestándoles. Hacerlo es picar el anzuelo y, consecuentemente, cumplir con su objetivo: hacerte enojar, trollearte.

Comentarios