No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad

El acusado por el doble crimen de Congreso "siempre decía que quería matar"

Lo reveló el primo de Juan José Navarro Cádiz. Dijo que tras el doble crimen, "hacía zapping en la televisión para ver el ataque y lloraba más por haber perdido el arma que por haber baleado a dos personas".

Juan José Navarro Cádiz, acusado por el doble crimen en la zona del Congreso.

Juan José Navarro Cádiz, acusado por el doble crimen en la zona del Congreso.

"Era un demonio". Así definió Juan Jesús Fernández, uno de los detenidos por el doble crimen de un diputado nacional y su asesor frente al Congreso en mayo pasado, a su primo, el también imputado Juan José Navarro Cádiz.

"Él siempre decía que le gustaban las armas, y decía: 'voy a matar a ése', 'voy a matar a aquel otro', no importaba por qué".

Fernández (42), alias "El Gitano", amplió ayer su indagatoria ante el juez Mariano Iturralde y la fiscal Estela Andrades.

Con la asistencia de su nuevo defensor, Carlos Mauro, Fernández brindó nuevos detalles de los momentos previos y posteriores al hecho ocurrido en la mañana del 9 de mayo, reiteró su inocencia y le atribuyó a su primo Navarro Cádiz (25) toda la responsabilidad en los homicidios del diputado Héctor Olivares (61) y su asesor Miguel Yadón (58).

La escena del crimen en la que asesinaron al diputado Olivares y un asesor.

Según reportó la agencia Télam, el acusado "se peleaba por cualquier cosa y desde antes, hace dos o tres años, él ya tenía intenciones de matar y quería matar".

"Él era un demonio, muy furioso, era un loco que no entraba en razones".

Reiteró que esa madrugada, su primo se subió a su auto Volkswagen Vento y allí le contó que "estaba molesto con su mujer", pero esta vez Fernández reveló que Navarro Cádiz le confesó que esa misma noche, antes de encontrarse con él, había estado buscando a su suegro, a quien le dicen "Monchi", y al suegro de éste, un tal "Consu", para asesinarlos.

"Si los veo, los mato", le dijo Navarro Cádiz, según consta en la declaración. "Esa misma noche, antes de juntarse conmigo, me dijo que los estuvo buscando para matarlos".

Sobre el momento del ataque, volvió a reiterar que él no sabía que Navarro Cádiz estaba armado hasta que "de repente" escuchó "un ruido metálico" como el que "hace una pistola al montarse".

"Vio venir a las dos personas que fallecieron, les apuntó y cuando pasaron por la ventana les disparó. Empuñaba el arma con su mano izquierda pero se ayudó con la derecha para hacer blanco", recordó sobre el momento de los tiros.

Al ser consultado respecto a si su primo dijo algo antes de los disparos, contestó: "No, solamente los vio y disparó. Antes que pasara esto, sólo decía que si veía al suegro y al suegro del suegro, los quería matar."

En otro tramo, Fernández señaló que luego del hecho, cuando con ayuda de familiares ambos escaparon rumbo a la provincia de Entre Ríos, en el viaje su primo decía: "Ya los maté y listo", pero que se lamentaba más por haber perdido la pistola Bersa Thunder calibre .40 con mira láser usada en el hecho.

"Él lloraba con lágrimas por el arma. Parecía peor para él haber perdido el arma que haber matado a dos personas", describió Fernández.

Además, contó que en las cabañas de la localidad entrerriana de Concepción del Uruguay donde pasaron la noche, su primo hacía zapping en TV para verse en el video del ataque. "Él estaba cada dos por tres mirando el noticiero. Ponía una y otra vez el momento en que los mataba. Él miraba, no sentía remordimiento por lo que había pasado", agregó.

Sobre la familia de Navarro Cádiz, contó que las reuniones con ellos "eran una masacre" e incluso afirmó que su tío Miguel Navarro Fernández -padre del otro imputado y quien estuvo preso en la causa pero luego fue liberado por falta de mérito-, en una pelea "le sacó un ojo a la mujer, con un palo".

También afirmó que el departamento de ellos, donde los investigadores encontraron dibujos de siluetas y rostros de figuras humanas con impactos de algún tipo de proyectil, "era la casa del terror".

"Esos dibujos reflejaban lo que eran ellos", indicó Fernández, quien también reveló por primera vez que luego del ataque su primo había dejado dentro de su auto el arma homicida y que fueron la madre y la tía de Navarro Cádiz quienes luego fueron al garaje a recuperarla.

Tanto Fernández como Navarro Cádiz están procesados con prisión preventiva firme por los delitos de "doble homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía y por placer, así como también por el empleo de un arma de fuego, en concurso real con portación de arma de guerra", fallo confirmado por la Cámara del Crimen.

Si bien al inicio se especuló con un crimen vinculado con algún tipo de venganza personal, el juez Iturralde y la fiscal Andrades no encontraron ninguna relación entre las víctimas y los imputados.

En esta nota:

Comentarios