No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad CAJA NEGRA

Hernán Coronel: "La música se apoderó de mí, me usó y yo a ella para ser felices"

¿Qué hay en la Caja Negra de esta leyenda de la cumbia, cantante de Mala Fama, que viene tocando por todo el país hace más de dos décadas? Descubrilo en esta nota.

"Lo que más me alegra de mi profesión es llevar alegría". Mano a mano con Julio Leiva, Hernán Coronel nos invita a participar de una charla con todos los condimentos: su profesión al frente de uno de los conjuntos musicales más icónicos de la Argentina, sus canciones, la mirada de la música y sobre el contexto actual que estamos atravesando como sociedad.

"Lo mío no es un personaje armado ni a palos. Un día me golpean la puerta y un amigo, que se ve que venía medio combativo, medio rasguñado, y le digo: '¿qué te pasó en la cara, whaaat?', y después se la empecé a decir a otros y quedó esa frase 'qué te pasó en la cara', que es como un chascarrillo gracioso y lindo, como jodiendo, como 'qué lindo feo'. Casi siempre nacen de secuencias naturales que después se transforman en palabras para divertir o alegrar, no hay un personaje para nada, no finjo nada ni arriba ni abajo del escenario. Cada vez que subo al escenario, por más que antes me haya pasado lo peor, una vez que subo, un plus de energía mental o espiritual se apodera de mí y me olvido de todo y soy re feliz", cuenta.

Hernán Coronel empezó a tocar y meter cumbia con el grupo Mala Fama allá por el año 2000. Su paso por la música sin dudas marcó un precedente de dos décadas de éxitos y con el acompañamiento de la gente, que sigue firme al pie de los escenarios, bueno, o cuando regresen a los escenarios post pandemia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Filo.news (@filonewsok) el

"Ahora siento un vacío raro que lo canalicé bastante por la música, porque tenía muchas canciones que creé hace años y que siempre fueron como huerfanitas pobres. Con esto de la pandemia las pude materializar, las pude grabar, que no son cumbia o ni siquiera podría decir que son de un estilo. Son canciones con sensaciones universales que después yo veo si la hago rock, cumbia o el estilo que sea", comenta y pronto podremos escucharlas.

"La sagrada musiquera"

Hernán habla de la música como una divinidad. Sabe que ella lo eligió pero que también él la elige, algo así como un pacto sagrado, pero que a su vez se transmite a otros. Cada vez que canta o suenan sus melodías comienza el ritual.

"La sagrada musiquera me abre todos los caminos. Fito Páez, sin conocerlo, él me empezó a buscar a mí para proponerme grabar una canción y se la magnifiqué y nos enamoramos y ahora somos bastante amigueros", cuenta.

Hernán Coronel en Caja Negra

Reconoce haber recibido mucha influencia de la música de los '80: "Yo no tengo conciencia de cuándo la música se apoderó de toda mi emoción, pero desde que era cachorrito, desde los 2 o 3 años que en ese tiempo no había mucha música nacional, y mi hermano escuchaba mucho Sting, The Police, U2, Duran Duran, yo escuchaba eso y aunque no entendía el idioma, presentía más o menos lo que decían y se me pegaba, y le iba poniendo en mi mente letras en castellano. La sagrada musiquera se apoderó de todo lo mejor de mí, empezó a anidar en mí".

"No es que me hago el místico ni el espiritual, pero, a diferencia con otras profesiones, la música tiene una divinidad que yo siento como que ella me eligió a mí, sin asegurarlo, pero siento que se apoderó de mí y me usó a mí y yo a ella para ser felices", expresa.

Hernán Coronel en Caja Negra

Para Hernán, Andrés Calamaro es quien "más tiene el don de la Sagrada Musiquera del planeta", en sus palabras, "mirá que escuché muchísimo a Elton John, a quien se te ocurra, pero Calamaro hizo mucho por la música, ni él sabe cuántas canciones tiene, y siempre crea canciones divinas. No es perfecto, pero siempre canciones divinas, es autor, cantautor, compositor, que ni siquiera se puede destacar porque tiene una voz notable, pero eso es lo que hace que él sea más notable, como yo que canto para el orto, pero haciendo canciones significativas, yo las interpreto como nadie las puede interpretar".

Sobre nuevos talentos

"Hay como una luz de esperanza de que nazcan nuevos autores y cantautores, nuevos compositores. Creo que algo que le hizo muy mal a la música fue la tecnología, de que hay programas de computación que en 2 segundos pones un bombito, un ruidito, esas cosas y eso vino a perjudicar, porque abusan mucho de la rima. Cualquier persona le nace una rima, y a través de una frase crean una canción que es como antinatural en la música. Una canción tiene que estar creada como si fuera un esqueleto musical. Con la computadora, algún día va a haber un programa que vas a apretar un botón y hará canciones solo. Está todo muy prostituido en ese sentido, está muy embarrada la música. Pero mientras sigamos viviendo los que tenemos más de 40, vamos a tratar de que siga habiendo canciones. Es como ahora que le pagan a una piba que está allá, compran el hijo, eligen color de pelo y todo eso", menciona.    

Hernán Coronel en Caja Negra

 
"Lo que más me alegra de mi profesión es llevar alegría. Cada vez que subo al escenario, siempre pienso en el que está abajo, busco sus miradas y les hago el pasito prohibido", añade.

"La vida es muy frágil"

Hernán divide la existencia humana por etapas; reflexiona sobre nuestro paso por el mundo. "Cuando nacés hasta los 10 años, sos una persona. De los 10 a los 20, sos otra. La vida te demanda hacer otras cosas que no hacías de los 10 para abajo, de los 20 a los 30 ya tenés el momento de o sos sanguijuela o sos una persona valorable. De los 30 a los 40, arrancar, frená y doblá y preparate para chocar y morir", comenza desarrollando.

"Para mí, yo a partir de los 40, estoy tranquilamente despidiéndome de la vida, hasta cuando sea. La vida es muy frágil, un simple golpe, un simple virus te puede matar al toque. Creo que en esa le erra el humano, en creer que no se van a morir. Piensan que van a llegar hasta los ochentaypico y me voy a morir tranquilo, un día voy a dormirme y morir. La vida se basa mucho en la muerte y el sufrimiento porque tarde o temprano, se te empieza a morir tu madre, tu padre o tiene un accidente gente que amás, se te mueren. Si no sos muy amoroso, la vida se empieza a transformar en tediosa y fea", expresa.

"Estamos bastante perdirijillos, se fue un gobierno de sanguijuelas y ahora viene un virus de la muerte. Estamos perdirijillos, pero el humano siempre es como un pescado que se va a ir abriendo camino y en algún momento todo se va a acomodar, no hay que perder la fe para nada. Hoy más que nunca es evidente que no existe el concepto de 'juntemos plata para tener mucho, o para tener esto lo otro', porque después en 2 segundos te cagás muriendo y tu mente no disfrutó los placeres de la vida, porque estuviste todo el tiempo laburando o todo el día manipulando para tener más cosas", reconoce.

Hernán Coronel en Caja Negra

"Prefiero que nos muramos entre todos, antes que morirme solo en mi casa asustado por un virus. Yo seguí haciendo mi vida igual que siempre con esto del virus, más vale que respeto a quien le tiene miedo. Obviamente sabemos que las personas mayores tienen muchas posibilidades más que el virus los afecte, pero peor que morirse debe ser sufrir la soledad y volverse decrépito, caminar a gatas, cagarse encima", señala.

Sobre el aborto legal: "esa herramienta las mujeres se la merecen"

"Respecto al aborto, los hombres no tienen que decir nada, porque son los primeros que, por alzados, taca taca y después… La lógica y el amor indica que el aborto legal es una herramienta más que se merecen las mujeres, porque ellas siempre estuvieron falta de derechos y de casi todo en toda la historia de la humanidad. Bien controlado, por amor a las mujeres, el aborto legal tiene que estar, porque es una herramienta más para las chicas o nenas que lo necesiten de verdad, no se puede condenar a estar embarazada de una rata que las violó o de un gil que les prometió que las iba a amar y las dejó preñadas o lo que sea y las dejan tiradas, así nacen las ratas, porque después esos pibes se crían sin amor. Más vale que tampoco creo en el libertinaje, que cualquier persona pueda ir y abortar dos o tres veces por año, pero que esa herramienta las mujeres se la merecen, se la merecen y los hombres también", asegura conciente de la importancia de que sea ley ese derecho.

Hacia el final de la entrevista se abre la caja. Comienza un desafío inesperado. Semana a semana una figura se someterá al living para dialogar y reflexionar. Y vos, ¿te animás a recordar qué momento hizo un click en tu vida?

En esta nota:

Comentarios