No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad LA PALABRA DEL ACUSADO

"Juro por Dios que no sé qué pasó", declaró el endoscopista sobre la muerte de Pérez Volpin

Diego Bialolenkier se quebró en llanto en una nueva audiencia y ante los jueces sostuvo que el endoscopio no puede producir lesiones punzantes, lo que causó el deceso de la periodista.

Declaró el endoscopista acusado por la muerte de Débora Pérez Volpin

Declaró el endoscopista acusado por la muerte de Débora Pérez Volpin

El médico endoscopista acusado por la muerte de Débora Pérez Volpin declaró este lunes ante el juez Javier Anzoátegui, la fiscal, la familia de la víctima y su colega anestesista Nélida Puente, para reiterar su inocencia y, entre lágrimas, aseguró que desconoce qué fue lo que sucedió.

"No sé lo que pasó, juro por Dios que no se que pasó aquel día", sostuvo Diego Bialolenkier en el marco de la sexta audiencia del juicio, respecto del estudio que le practicó a la periodista el 6 de febrero de 2018, que le generó heridas punzantes y acabó con su vida.

El endoscopista Bialolenkier y su compañera anestesista Puente están acusados de "homicidio culposo". "Siento mucho lo que le pasó a mi paciente, era mi paciente", declaró el especialista, quien mencionó que probó "el equipo y todo funcionaba correctamente" y que "si hubiera habido un error, no realizaba el estudio". 

Diego Bialolenkier, endoscopista acusado por la muerte de Débora Pérez Volpin

Bialolenkier añadió que antes de realizar el procedimiento visitó a la paciente y "la notó cansada pero en condiciones". Según el testimonio del anestesista, ella le comentó que no era la primera vez que le hacían el estudio y firmó el consentimiento frente a él.

"Entiendo el dolor de la familia, es igual al dolor que tengo yo. Esto me cambió la vida. No duermo, estoy bajo tratamiento, tuve que evitar la TV, estoy hace un año y medio sin trabajar y sufro ataques de fobia", afirmó el endoscopista entre lágrimas.

"Juro por mis hijos que no puede haber una lesión a ese nivel en unas endoscopia. No te da el mecanismo para enfrentar la cara anterior del esófago", añadió el endoscopista acusado.

Por su parte, el médico legista Julio Ravioli, propuesto por la defensa de Bialolenkier sostuvo que el endoscopio nunca pudo haber producido lesión tal para provocarle la muerte a la periodista. A continuación, se procedió a una presentación que explicó cómo funciona el instrumento.

Débora Pérez Volpin, periodista fallecida tras someterse a una endoscopía en 2018

"El endoscopio tiene un extremo romo que no puede producir lesiones punzantes", consideró Ravioli, quien participó de la autopsia, sobre la que se mostró en desacuerdo con los peritos oficiales, que consideraron que hubo una "lesión esofágica por maniobra instrumental".

Ravioli sostuvo que las lesiones en el estómado fueron causadas por "masivo ingreso de aire en el sistema digestivo". "Nunca ví algo semejante en un cuerpo por la cantidad de aire que tenía ese cuerpo", añadió al tiempo que comentó que Pérez Volpin padecía una patología cardíaca, lo que genera arritmia y paros cardíacos.

 Además, consideró la responsabilida de la anestesista Puente al manifestar que el propofol que le administró a la paciente Pérez Volpin durante la anestesia "fue repetido" por ella y que aún no comprende por qué motivo le proporcionó un corticoide, en referencia a la dexametasona.

Comentarios