No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

La triste imagen de una enfermera después de realizar 200 hisopados en 8 horas

Se trata de Elena Gómez, enfermera de 32 años del hospital San Roque de Esquina, provincia de Corrientes.

La triste imagen de una enfermera después de realizar 200 hisopados en 8 horas

La triste imagen de una enfermera después de realizar 200 hisopados en 8 horas

Desde que comenzó la pandemia, mucho se habló acerca de la importante labor que llevaban adelante los profesionales de la salud. En Argentina, religiosamente, a las 21 se los solía aplaudir a modo de agradecimiento por su compromiso. Hoy en día, el aplauso quedó en el olvido.

Este martes, el nuevo golpe de realidad provino de la viralización de una imagen de Elena Gómez, enfermera de 32 años del hospital San Roque de Esquina, provincia de Corrientes, agotada tras una ardua jornada laboral donde realizó 200 hisopados en el lapso de ocho horas.

La foto data del 6 de enero, día en el que su jornada empezó a las 8 y, para las 11, ya había hisopado a 99 personas. Al finalizar, ella misma se enteró de los 200 hisopados por un diálogo con un compañero, que también fue el autor de la imagen.

"Estaba en la guardia y, en un momento de agotamiento, me senté, respiré hondo y pude decir: ‘Gracias, Dios, por otro día’; en ese instante mi compañero me tomó la fotografía", detalló la enfermera en diálogo con el medio República de Corrientes.

Y continuó: "Sentía que me iba a desvanecer, mis piernas estaban muy cansadas y le pedí a un paciente que me esperara dos segundos porque no me sentía bien. Pedí a uno de los chicos un sorbete, que me paso por el costado del barbijo mientras tomo agua".

Al mismo tiempo. Gómez se mostró indignada con la despreocupación general de la sociedad, que deriva en reuniones y juntadas desmedidas y que, si bien ella ya está vacunada, le preocupa la salud de su madre y sus abuelos: "Pienso en ellos y que los podemos contagiar, los veo muy poco desde que todo esto empezó y da mucha bronca cuando vemos fiestas y reuniones".

Comentarios