No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

Cómo la pandemia y el aislamiento social cambiaron nuestra percepción del tiempo

Para muchas personas, el tiempo pasó más lentamente durante las restricciones por Covid-19. Los sentimientos de soledad y la falta de experiencias positivas son algunas de las cosas que influenciaron esa percepción.

Cómo la pandemia y el aislamiento social cambiaron nuestra percepción del tiempo

Cómo la pandemia y el aislamiento social cambiaron nuestra percepción del tiempo

Según un estudio publicado recientemente en la revista Science Advances, la pandemia de COVID-19 cambió la forma en que las personas percibimos el paso del tiempo, y la "ralentización" del tiempo se asoció con mayores sentimientos de soledad y falta de experiencias positivas durante las primeras etapas del aislamiento.

La investigación comenzó el 6 de mayo del 2020 y incluyó a 3855 voluntarios de Brasil que, a través de las redes sociales, respondieron un cuestionario online y completaron una tarea simple diseñada para evaluar su capacidad de estimar intervalos cortos de tiempo. Asimismo, se les preguntó sobre su rutina en la semana anterior (si habían completado todas sus cosas pendientes y cuánto tiempo habían dedicado al ocio) y cómo se sentían en ese momento (felices, tristes, solos, etcétera).

De acuerdo al seguimiento que se hizo durante un período de cinco meses, se observó un patrón característico: en las semanas en que los participantes informaron sentirse solos y experimentar menos sientimientos positivos, también sintieron que el tiempo pasaba más lentamente. En situaciones de mucho estrés, por el contrario, sentían que el tiempo pasaba más rápido.

Por otro lado, encontraron que el tiempo se "ralentizó" más para los participantes más jóvenes al principio de la pandemia, cuando las normas de distanciamiento social eran más estrictas. A excepción de la edad, los factores demográficos como el tamaño del hogar, la ocupación y el género no influyeron en los resultados.

Según André Cravo, autor del estudio y profesor en la Universidad Federal de ABC en São Paulo, la literatura científica sugiere que la sensación de que el tiempo pasa más lento o más rápido está influenciada principalmente por dos factores: la relevancia del tiempo en un contexto particular y la imprevisibilidad.

"Por ejemplo, si llegas tarde al trabajo [por lo que el tiempo es relevante en el contexto] y tienes que esperar un autobús [tiempo impredecible], tienes una percepción extrema de que los minutos no pasan. Cuando estás de vacaciones y te diviertes, el tiempo no es relevante y parece volar", explica.

Cuando recordamos situaciones pasadas, ocurre algo similar. "Cuando recordás lo que hiciste durante unas vacaciones, el tiempo parece haber durado más. Por el contrario, cuando estás parado en la fila, el tiempo pasa demasiado lento, pero al recordar la situación un tiempo después, se siente como si hubiera terminado rápidamente", agrega.

En el caso de la pandemia de COVID-19, se desconoce cómo recordarán las personas el paso del tiempo durante el período de aislamiento social. Varias cosas se tuvieron que suspender o posponer en esa época, desde cumpleaños y celebraciones patrias hasta las fiestas de fin de año, por lo que la pregunta sigue abierta.

Comentarios