No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

Día Mundial de la Prevención del Suicidio: ¿qué estamos haciendo para poner un freno?

El suicidio es considerado un problema de salud pública grave y creciente a nivel mundial, pero su prevención aún sigue siendo un gran desafío.

Día Mundial de la Prevención del Suicidio: ¿qué estamos haciendo para poner un freno?

Día Mundial de la Prevención del Suicidio: ¿qué estamos haciendo para poner un freno?

El suicidio es considerado un problema de salud pública grave y creciente a nivel mundial, pero su prevención aún sigue siendo un gran desafío. Según un informe de La Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP), el suicidio es responsable de más de 800.000 muertes a nivel global, lo que equivale a una muerte cada 40 segundos. En los últimos 20 años la tasa de suicidios disminuyó en un 36% a nivel global, a excepción de la Región de las Américas, donde aumentaron un 17% en ese mismo periodo.

Aunque algunos países han situado la prevención del suicidio en un lugar destacado en sus programas de salud pública, la realidad es que se comprobó que más del 77% de los suicidios ocurridos en 2019 tuvieron lugar en países de ingresos bajos y medianos, como es el caso de la Argentina.

Para adentrarnos un poco más y comprender la relevancia del tema, es necesario entender cuáles son los factores que influyen en las conductas suicidas. Los primeros y los más relevantes son los psicológicos, que implican situaciones de soledad impuestas, el estrés y la depresión, los "duelos" por pérdidas familiares o divorcios y enfermedades mentales. También, pueden presentarse factores de carácter biológico, como una enfermedad terminal, socioeconómicos (el estado y condición laboral, pérdida de rol social, el consumo abusivo de alcohol y otras sustancias) y hereditarios que, si bien no están absolutamente determinados, sí se sabe que existen algunos genes con mayor vinculación a conductas suicidas.

Actualmente se estima que más del 80% de los suicidios se asocia a enfermedades mentales. A su vez, la OMS ubica al suicidio como la cuarta causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 19 años, siendo fundamental la prevención de la conducta suicida y los cuidados conexos que la familia y la sociedad debería tener, con el objeto de favorecer la sensibilización respecto al tema y posicionar la problemática en un lugar de importancia dentro de las políticas de salud pública.

Precisamente se percibe una falta de concientización en la comunidad sobre la gravedad del problema, además del tabú existente en muchas sociedades que minimizan los riesgos o incluso evitan tratarlo abiertamente. Frecuentemente, el alto grado de estigmatización   disuade de buscar ayuda a muchas personas que tienen ideación suicida o tratan de hacerlo y que, por lo tanto, no reciben la ayuda que necesitarían. Hasta hoy, solo unos pocos países han incluido la prevención del suicidio entre las prioridades de sus políticas de salud pública, y sólo 38 han notificado que cuentan con una estrategia nacional de prevención específica.

En un momento como el que está atravesando el mundo entero, es de máxima prioridad que cada Nación cuente con un Programa de Prevención de Suicidio en Salud Pública y de hecho la OMS ha planteado como uno de sus Objetivos de Desarrollo para el 2030: reducir la tasa de mortalidad por suicidio. Por este motivo, en el marco del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, el 10 de septiembre queremos recordar a la sociedad y a las organizaciones de la salud que lo mencionado no será posible si cada país no establece políticas es pos de promover la salud y el bienestar mental de las personas, utilizando como herramientas la información veraz y acciones concretas, tanto para la prevención como el abordaje de un trastorno que provoca tanto dolor en los pacientes, su entorno y la comunidad general.

Por Dr. Juan José Vilapriño, Médico especialista universitario en Psiquiatría y Miembro de International Society of Bipolar Disorder (ISBD)

Centro de Atención al Suicida

Línea 135: El Centro de Atención al Suicida (CAS) atiende 18 horas diarias (consultar horarios en la web), de forma anónima, gratuita y voluntaria. La técnica que utiliza es la "escucha activa", con intervenciones orientadas a que el consultante hable. La línea 135 es gratis desde CABA o Gran Buenos Aires; y el (011) 5275-1135 o el 0800 345 1435 son para todo el país.

Comentarios