No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Protón ciencia

El día después del eclipse

Desde San Juan hasta Buenos Aires. El fenómeno que ocurrió ayer nos dejó dos atardeceres y una completa fiesta. El espectáculo astronómico ya pasó ¿Y ahora qué?

El día después del eclipse

El día después del eclipse

Por: Belén Drugueri

Ayer a la tarde un espectáculo único pudo ser presenciado en Argentina y varios países vecinos: el eclipse total de Sol. Por unos minutos, a las 17:40 para ser exactos, el día se hizo de noche y el martes tuvo dos atardeceres. Desde distintas partes del país pudo verse con mayor o menor visibilidad, pero de todas formas todo se paralizó y pudimos ver gente literalmente parada en la calle mirando el cielo.

No importa dónde te haya agarrado: volviendo de trabajar, en la oficina, en tu casa o en un parque junto con las personas que queres. El evento de ayer frenó al país y fueron miles las personas que festejaron el evento astronómico más esperado del año. Desde juntadas y eventos especiales, a gente parada en la calle mirando para arriba. El eclipse nos recuerda lo infimos que somos frente a este hermoso universo que nos envuelve y nos regala espectáculos astronómicos como el de ayer.

San Juan

Por meses, la provincia se preparó para la llegada de miles de turistas que esperaban con ansias presenciar el fenómeno en su totalidad. Dado que el lugar contaba con un 100% de visibilidad y al ser una región con poca contaminación lumínica, San Juan se trasformó en un  escenario predilecto para científicos, fanáticos y curiosos de la astronomía. 

Los preparativos vienen hace tiempo, y todo estaba listo desde ayer a la mañana. En Bella Vista el espectáculo fue una fiesta, dónde miles de personas se juntaron a ver el momento en que la Luna tape el Sol.

Así se vivió el eclipse desde Bella Vista: se armaron operativos especiales, llevaron telescopios dedicados y desde la mañana se montaron campamentos. 

A eso de las 17:35, se apagaron todas las luces del pueblo. De a poco, bajó el día y las estrellas se hicieron visibles, y la temperatura bajó de 16 a 9 grados. Lo primero que apareció fue la luz del Sol pasando por los valles que tiene la luna.

La cuenta regresiva empezó. A las 17:40 se hizo completamente de noche, y en un cielo despejado la visibilidad del eclipse era total. La multitud aplaudió, gritó y celebró: los espectadores pudieron sacarse los lentes, ya que no ocurren daños en la retina si miras el eclipse en el momento de totalidad, y disfrutaron de un momento único.

El eclipse, la corona solar, las estrellas. Gente sonriendo, abrazándose y llorando en el mejor punto de observación para el fenómeno.

El eclipse en el momento de su totalidad, fotografiado desde uno de los campamentos de observación en San Juan.

Varios minutos después, la gente volvió a ponerse sus lentes especiales para observar cómo el Sol volvía a salir. Se corrió la sombra de izquierda a derecha y las estrellas se escondieron. Volvió a hacerse de día. Los "Cazadores de Eclipses" festejaron en San Juan. 

Buenos Aires

Nubes visibles hicieron que el fenómeno se esconda un poco en varias zonas bonaerénses, pero de todas formas el impacto fue grande. Mucha gente a la expectativa del eclipse cesó sus actividades para contemplar el cielo. Anteojos, cajas fabricadas con cartones, binoculares especiales y sobre todo gente en la calle simplemente esperando a que el día se transforme en noche por unos minutos.

En lugares con superficies más planas y sin obstáculos altos fue más fácil que observarlo en zonas de edificios cómo CABA, por ejemplo. Pero desde una terraza o un lugar relativamente alto, a pesar de las nubes, el acontecimiento se vió increible.

El fenómeno no es solamente mirarlo, si no apreciar cómo el día se desfasa por unos minutos. El clima bajó, se hizo de noche por 3 minutos y luego amaneció otra vez. El cielo se volvió rosa, naranja y amarillo y la gente quedó boquiabierta con el raro y lindo momento astronómico.

En muchos otros lugares de Buenos Aires, el clima sí favoreció la visibilidad y el eclipse se pudo apreciar muchísimo más, claramente, que en los lugares que estuvo nublado.

Por ejemplo, así se vió el eclipse del 2019 desde Pergamino, Buenos Aires-Argentina. Foto: Mauricio #Argentina

Córdoba

 

¿Y ahora?

Lo que queda por conocer son las resoluciones y observaciones publicadas por los científicos que hace meses investigan el fenómeno, y que vinieron desde lejos -y no tan lejos- a diferentes regiones de Argentina para apreciar . Después de ayer, la mayoría se quedará en las zonas para luego emprender retirada hacia sus países natales, o volver a sus casas en caso de ser Argentinos. 

Con lo ocurrido el martes, esperamos mucho más informados el eclipse que ocurrirá en diciembre del año que viene, que será el último luego del próximo en 2048. Varios son los portales que publicaron placas hermosas del eclipse y muchos usuarios publicaron las fotos que capturaron ayer en sus redes sociales.

¡Envíanos las tuyas y contanos cómo viviste el eclipse!

En esta nota:

Comentarios