No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

La música ayuda a los pacientes con demencia a conectarse con sus seres queridos

Un estudio muestra cómo una intervención musical de 45 minutos puede crear "puentes musicales a la memoria" y ayudar a los pacientes con demencia a conectar con otros.

La música ayuda a los pacientes con demencia a conectarse con sus seres queridos

La música ayuda a los pacientes con demencia a conectarse con sus seres queridos

La demencia es un síndrome caracterizado por el deterioro de la función cognitiva más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal; afecta a cada persona de manera diferente y los síntomas pueden ir variando de acuerdo al impacto de la enfermedad  y las distintas etapas que se atraviesan desde el inicio hasta la evolución.

El deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación, y las personas que la padecen (siendo la enfermedad de Alzheimer lo más común) con frecuencia también pierden la capacidad de comunicarse verbalmente con sus seres queridos en las etapas más tardías.

Pero un estudio de la Northwestern University, en Estados Unidos, junto con el Institute for Therapy through the Arts (ITA, por sus siglas en inglés), muestra cómo se puede cerrar esa brecha con una nueva intervención musical

El trabajo, publicado en la revista Alzheimer Disease and Associated Disorders, tiene de inusual que se centró en pacientes con demencia y sus cuidadores, mientras que la mayoría de los estudios previos se centraron solo en estos últimos. Lo que hicieron fue llevar adelante una intervención musical de 45 minutos, a la que llamaron "Puentes musicales a la memoria", durante la cual un conjunto de músicos y un cantante tocaron en vivo música de la juventud del paciente. Las personas con demencia y sus cuidadores fueron grabados en video conversando e interactuando durante 10 minutos antes y 10 minutos después de dicha intervención.

A la vez, los pacientes y sus cuidadores recibieron instrumentos sencillos como panderetas y maracas para acompañar la música, mientras que musicoterapeutas especialmente capacitados interactuaron con los pacientes durante las presentaciones, haciéndolos tocar la batería, cantar y bailar. 

Esto, señalan los autores, creó una conexión emocional entre el paciente y su cuidador al permitirles interactuar juntos con la música. Y en la conversación grupal que le siguió después, los pacientes estaban más comprometidos socialmente, mostraban mayor contacto visual, menos distracciones, menos agitación y un estado de ánimo elevado. Tales cambios también se generalizaron a su comportamiento fuera de las sesiones. En comparación, el grupo de control, que no recibió la intervención y estuvo expuesto a la atención y los programas habituales diarios, no mostró tales cambios en el mismo período de tiempo.

"Los pacientes pudieron conectarse con otros a través de la música, una conexión que no estaba disponible para ellos verbalmente", dijo la autora principal del estudio, la Dra. Borna Bonakdarpour. "La familia y los amigos de las personas con demencia también se ven afectados. Es doloroso para ellos cuando no pueden conectarse con un ser querido. Cuando el lenguaje ya no es posible, la música les ofrece un puente entre ellos".

Además, a medida que avanzaba el programa, los cuidadores invitaron a varios miembros de la familia, convirtiendolo en una experiencia normalizadora para toda la familia. "Todos podían relacionarse con su ser querido a pesar de su grado de demencia", señaló Jeffrey Wolfe, terapeuta musical neurológico y líder del programa "Puentes musicales a la memoria". 

Según explica Bonakdarpour, los recuerdos musicales con frecuencia permanecen en el cerebro incluso cuando el lenguaje y otros recuerdos desaparecen tras la demencia. Esto se debe a que las regiones del cerebro que están involucradas en la memoria y el procesamiento musical no se ven tan afectadas por el Alzheimer o la demencia hasta mucho más tarde en el curso de la enfermedad. Por lo tanto, los pacientes pueden conservar la capacidad de bailar y cantar mucho después de que su capacidad para hablar haya disminuido. 

Comentarios