No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Ciencia

SAOCOM 1B: las comandantas de la misión

Desde Filo.News hablamos con Laura Frulla, investigadora principal del proyecto, y con Josefina Pérès, Jefa del Proyecto SAOCOM de la CONAE, sobre su experiencia como mujeres en posiciones de liderazgo, la importancia de políticas públicas en ciencia, y mucho más.

SAOCOM 1B: las comandantas de la misión

SAOCOM 1B: las comandantas de la misión

Por: Florencia Luna

Ayer a las 20:20 de nuestro país comenzó el increíble viaje a órbita mediante el lanzador Falcon 9 de la empresa SpaceX, en Cabo Cañaveral, del SAOCOM 1B, satélite de observación de la Tierra casi único en el mundo y diseñado, producido, testeado y operado por argentinos y argentinas en el marco del Plan Espacial Nacional para beneficio de la sociedad, la gestión de emergencias y el desarrollo económico

Ya adelantamos, entre otras cosas, para qué sirve un satélite y por qué es tan importante para nuestro país en materia de desarrollo tecnológico y recursos humanos en esta nota, pero no menos importante era conocer la perspectiva femenina de la ciencia. Por que si, las mujeres también formamos parte de este hermoso mundo científico-tecnológico. 

Por eso, con tal fin, desde Filo.News hablamos con Laura Frulla, doctora en Ciencias Físicas e investigadora principal del proyecto, y con Josefina Pérès, Ingeniera Electrónica (FIUBA) y Jefa del Proyecto SAOCOM de la CONAE, sobre su recorrido a lo largo de los años hasta llegar a donde están hoy y las expectativas ante este gran desarrollo.

La experiencia personal

"Desde mi área salen los requerimientos de misión. Y a partir de ahí empezamos en un ida y vuelta con el resto del proyecto para ir ajustando todo lo que uno pide y si se puede hacer o no, o qué cosas hay que modificar sobre la marcha... Es un camino muy largo", comienza contando Frulla, la investigadora principal de la misión y la "culpable" de poner todos los requerimientos y las exigencias para que el satélite funcione como funciona.

"Y también nosotros desde nuestra área de lo que nos ocupamos es de la calibración de los datos. Es decir, una vez que el satélite llega a la órbita definitiva —unos 620 kilómetros de altura—, a partir de ahí recién podemos empezar a calibrar los datos. ¿Para qué? Para que cuando esté terminada la calibración esos datos puedan convertirse a valores con significado físico, valores comparativos que le sirvan al usuario. Por que tal cual están no quieren decir nada, hay que interpretarlos".

Pérès, por su parte, empezó a trabajar en la CONAE hace 15 años y si bien desde entonces siempre trabajó en algo relacionado a esta misión, a partir del 2011 entró a la ingeniería de sistema del SAOCOM, "que es todo lo relativo a hacer que el segmento de tierra y el segmento de vuelo, las interfaces, se correspondan con los requerimientos del sistema", hasta que comenzó a hacer la ingeniería del radar.

"La parte de la aplicación y del uso... Es su objetivo principal. La CONAE lo que hace es detectar, desde su interacción con todos los ministerios, alguna necesidad, en particular acá se trabajó y se eligió esta tecnología para el desarrollo de aplicaciones de la humedad del suelo. Para la agricultura este radar, y particularmente la banda que se eligió, es muy bueno, muy acertado". 

"Esa es una parte ¿no? La más conocida, o la más lineal e inmediata... Pero en el desarrollo mismo, que es quizás lo que más me tocó atravesar a mí —por mi rol me tocó estar en la construcción—, pasaron cosas con el SAOCOM que quizás a principio uno no se imaginaba todo lo que iba a lograr, porque se trataba de desarrollar una tecnología que no existía, que no conocíamos...".

El trabajo interdisciplinario

Respecto a su experiencia y los demás organismos que participaron, la ingeniera Pérès aclara "El grupito que trabajamos ahí en el radar fue un lujo... En el sentido de que pudimos interiorizar conceptos que en los libros estaban pero que es difícil [de aplicar]. Nunca hubiera podido yo tener el rol que tuve si no hubiera estado a la altura de conocimiento técnico. El mismo desarrollo nos formó a todos profesionalmente, pero además, a las empresas e instituciones con las que CONAE trabaja. Justamente uno de sus objetivos es fomentar la tecnología local, desarrollar y desafiar si se quiere con este tipo de proyectos a los proveedores y llevarlos a lugares incómodos".

"Así es como, por ejemplo, la CNEA [Comisión Nacional de Energía Atómica] se quedó con un laboratorio de materiales que no existía antes del SAOCOM porque tuvo que desarrollar la tecnología de materiales necesaria para poder cumplir con los requerimientos de la antena del satélite, INVAP tiene un área de radares que nace por la necesidad del SAOCOM, la Universidad Nacional de La Plata tiene un grupo que ahora es un gran trabajo térmico y queda, las empresas que han desarrollado todo el software de tierra redunda en que ahora les piden otras cosas... Hay todo un círculo ahí virtuoso que ahora, llegando al final uno puede ponerlo sobre la mesa, inevitablemente tiene estas cosas un proyecto de estas características".

"Los ARSAT, por ejemplo, que hoy es algo concreto, que es la independencia, obtener comunicaciones, capacidad, venderla. No hubiera podido hacerse si la carrera espacial argentina no hubiera empezado veinte años atrás. Y el SAOCOM probablemente tampoco quizás hubiera podido hacerse sin el ARSAT. Entonces ahí hay como una historia, una continuidad que siempre, insisto, es virtuosa, porque siempre vas para adelante en el conocimiento y la tecnología que implica".  

ARSAT es la empresa de telecomunicaciones del Estado Argentino que brinda servicios de transmisión de datos, telefonía y televisión por medio de infraestructura terrestre, aérea y espacial.

"Y ahí teníamos ingenieros mecánicos, ingenieros térmicos, ingenieros de cableado, ingenieros industriales. Ingenieros e ingenieras...", agrega. "Todo era un gran trabajo que nos desafió en todo momento". 

Mientras tanto, la física Frulla destaca: "Esto lo desarrollamos y no solo nos sirve para continuar avanzando, nos da confianza... Yo creo que esto es un punto de inflexión en la capacidad de desarrollo de CONAE misma y por supuesto del país. SAOCOM es el satélite más complejo que desarrolló CONAE y la verdad que nos sentimos capaz de cualquier cosa, porque si pudimos hacer esto... De no saber nada, porque realmente partimos de cero, no había experiencia en esto —ni nosotros, ni las empresas, ni nadie—, todos aprendimos, podemos hacer cualquier cosa".

"Y los equipos interdisciplinarios son fundamentales, porque nadie sabe todo. Entro todos hacemos un todo. En mi equipo tenemos agrónomos, matemáticos, físicos, ingenieros electrónicos, industriales, aeronáuticos, civiles, antropólogos, gente que estudió geografía... De todos los colores".

Las mujeres en puestos de liderazgo

A pesar de que nos gustaría que las mujeres en puestos de liderazgo sea moneda corriente todavía no lo es, así que le preguntamos a ambas sobre el hecho de ser mujer en un ámbito de predominancia masculina. Porque si bien en nuestro país el número de investigadores está bastante equilibrado respecto al resto del mundo (recordemos que Argentina cuenta con el mayor protagonismo de las mujeres en el campo de la investigación, representando un 51% del total mientras que los hombres lo hacen en el 49% restante), en las ingenierías y ciencias físicas está proporción es un poco más desigual y las que llegan a puestos jerárquicos sin dudas es, aún hoy en día, un número bastante bajo. 

"El camino no es fácil, y por supuesto en un mundo de hombres hay que moverse. Hay que moverse con cintura. Pero sería injusta si dijera que el ser mujer me limitó a llegar. Yo creo que acá lo que vale, en este ambiente particular —no quiero generalizar—, es la capacidad técnica, la capacidad profesional, la característica de la persona, la voluntad, la persistencia, el no aflojar, el no amedrentarse por situaciones difíciles... Hay muchos factores en juego que a veces te permiten llegar. Y no es solamente porque seas mujer o porque seas hombre, está muy relacionado con la personalidad. Pero es en estos ambientes, yo no sé en otros", sostiene Frulla.

Y especifica: "En estos ambientes la capacidad técnica y la capacidad profesional se reconoce y se necesita, entonces bueno, es como que a falta de pan buenas son las tortas. Si viene una mujer con cierta capacidad, y se necesita, se toma". 

A lo que Pérès agrega: "En mi caso particular tuve la oportunidad primero por el conocimiento técnico en el radar, que éramos muy poquitos, y después por esto de que yo soy medio nómade... Tuve bastante intercambio con proveedores, acá por ejemplo en INVAP [Josefina se mudó de Buenos Aires a Bariloche] vine y me instalé... Eso me llevó a la jefatura, como que fue una naturalidad en la jefatura del proyecto por mi recorrido más que nada, eso me ayudó mucho. Quizás fue mérito de eso, del recorrido".

"Es una profesión sesgada igual, particularmente a lo que hace a las ingenierías duras. De por sí en la universidad ya la proporción de mujeres es baja, entonces ese es el número que llega, ya viene sesgado. Y después está entrar, así que en ese sentido son pocas las mujeres en la construcción".

"En la parte de operación del satélite está más equilibrado y también tienen puestos de coordinación, eso es algo que está bueno porque los equipos mixtos son muy enriquecedoresHay que trabajar mucho igual, ¿eh? Yo soy jefe de proyecto, no soy jefa de proyecto. En el sistema de gestión pública ese es mi nombre. Hay algo muy naturalizado y en nuestro rubro está bastante sesgada la proporción, así que hay trabajo por hacer".

"Cuando sos chico, los juegos, todo, como que hay algo que... Ir a apretar las tuercas, el imaginario de una ingeniera mecánica es difícil. Yo me autodecía 'soy medio varoncito', ¿y por qué tengo que decir 'soy medio varoncito' porque me gustaban esas cosas? No era algo de la mujer eso, eso hay que cambiarlo".

La financiación de la ciencia y la continuidad de políticas públicas

"La ciencia es fundamental, si no hay ciencia no estaría SAOCOM. La ciencia de base se necesita y por supuesto hay que financiarla. El trabajo del investigador puro es realmente muy valioso, nosotros en particular no hacemos investigación, investigamos lo necesario para hacer algo. El investigador puro no, trabaja más sobre los conceptos y bueno, esa persona tiene que poder concentrarse en lo que está haciendo porque lo que está haciendo es muy valioso, lo que está haciendo me va a ayudar a mí a que yo lo tome ya elaborado por él y lo lleve a algo concreto", sostiene Frulla.

"Yo creo que tiene que poder concentrarse, bien, tranquilo, libre de problemas, problemas de cómo vive, pensando en los aspectos económicos, ¿no? El tema económico hoy por hoy te saca neuronas del medio, te saca concentración. La ciencia tiene que estar financiada y lo mismo con las herramientas de trabajo, si no tenés ese material de trabajo no podés hacerlo".

Por su parte, Pérès detalla: "En SAOCOM ahora capitalizamos un conocimiento que por ejemplo ahora hay varios que se fueron, los vinieron a buscar directamente. Con el lanzamiento del SAOCOM 1A perdimos recursos formados por nosotros, por la Argentina, que se los llevaron, los vinieron a buscar a dedo desde Europa por el conocimiento que tenían". 

"La continuidad te permite sostener lo que vos fuiste armando, ahora si vos lo discontinuás volverlo a armar es bastante difícil. Uno puede ir más rápido o más lento, eso es inevitable, más en nuestro país que razonablemente tiene otras prioridades. Pero avanzar siempre te permite sostener toda una infraestructura y un conocimiento que ya lograste. Esa continuidad es virtuosa y si la dejás caer, el precio de volverlo a armar... es casi como volver a empezar". 

Finalmente, conmovida, la doctora en ciencias físicas concluye: "Que la gente se anime a usar la información, que esto se divulgue, que lo usen porque realmente es importante... Internacionalmente, en Estados Unidos, en Canadá, en Europa el uso de la imágen de satélite es la moneda corriente. Argentina tiene que poder hacerlo también, y lo tiene... Porque tiene un hermoso satélite que lo quiere todo el mundo, porque realmente SAOCOM es muy demandado por la gente de afuera, nos están pidiendo de todos lados. Es nuestro, hay que usarlo y hay que aprovecharlo".

"Este tipo de instrumentos no los conoce mucha gente entonces generalmente traés especialistas en el tema [de la Agencia Espacial Europea, la NASA, la Agencia Espacial Italiana] para hacer revisiones conjuntas, y la devolución fue 'tienen un instrumento increíble y que además le interesa al mundo entero', así que eso ya te posiciona en un lugar relevante", finaliza Pérès.

Comentarios