No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Protón

Una AI predice qué planetas se van a estrellar entre sí

¿Por qué los planetas no chocan con más frecuencia? ¿Cuántos sistemas planetarios permanecerán estables durante los miles de millones de años del ciclo de vida de una estrella?

Una AI predice qué planetas se van a estrellar entre sí

Una AI predice qué planetas se van a estrellar entre sí

¿Por qué los planetas no chocan con más frecuencia? ¿Cómo se organizan los sistemas planetarios, como nuestro sistema solar, alrededor de otras estrellas? ¿Cuántas configuraciones permanecerán estables durante los miles de millones de años del ciclo de vida de una estrella?

Para contestar a estas preguntas, un equipo de astrofísicos de la NASA puso el destino de sistemas estelares enteros en manos de un algoritmo de IA, el denominado SPOCK, que puede predecir los caminos de los exoplanetas y determinar cuáles permanecerán estables y cuáles chocarán con otros mundos o estrellas, con mucha más precisión y a mayor escala que los humanos.

Desde que se descubrió el primer exoplaneta en 1995, los científicos identificaron más de 4.000 mundos en otros lugares. Y más de 700 de ellos están en sistemas estelares que contienen más de un planeta, lo que los pone en riesgo de colisiones, explica Daniel Tamayo, astrofísico de la Universidad de Princeton y parte del equipo que desarrolló el modelo SPOCK.

Hacer esto sin ayuda de la inteligencia artificial resulta mucho más difícil de lo que parece. Para asegurarse de que un sistema planetario sea estable, los astrónomos necesitan calcular los movimientos de múltiples planetas interactuando durante miles de millones de años y verificar la estabilidad de cada configuración posible.

Tamayo se dio cuenta de que podía acelerar el proceso combinando modelos simplificados de las interacciones planetarias con métodos de aprendizaje automático, algo que permitió descartar configuraciones orbitales inestables, y hacer que los cálculos, que habrían tomado decenas de miles de horas, ahora puedan resolverse en minutos. 

"No podemos decir categóricamente 'Este sistema estará bien, pero ese explotará pronto'", dijo Tamayo. "El objetivo, en cambio, es, para un sistema dado, descartar todas las posibilidades inestables que ya habrían chocado y que no podrían existir en la actualidad".

Comentarios