No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Ciencia FILO.CIENCIA

Video | Cerebro: instrucciones para hackear una máquina perfecta

En una nueva edición de Filo.ciencia, Fabricio Ballarini analiza al órgano más misterioso y apasionante y abre un nuevo debate: ¿Podemos manipularlo?

Si hay algo que la ciencia tiene más claro que nadie es que el cerebro sigue siendo uno de los grandes misterios de los seres vivos. El hecho de poder memorizar, enamorarnos, soñar, pensar, llorar, reír, dormir, tener conciencia de nosotros mismos, sentir, correr, jugar, disfrutar depende en sus totalidad de unas 100.000.000.000.000 de neuronas.

Todas esas funciones, sensaciones y emociones que tenemos se generan gracias a una interacción entre neuronas. Pero ahora vamos a ir un poco más profundo: ¿Qué pasa si modificamos esa conexión? ¿Podremos prender o apagar neuronas para olvidarnos de alguien o para tranquilizarnos en momentos de estrés?

Fabricio Ballarini analiza las dos maneras a gran escala con las que se ha intentado a lo largo de la historia tratar de "cambiar" el curso de nuestro cerebro. Una con la terapia electroconvulsiva, popularmente conocida como terapia de electroshock, y la otra con sustancias químicas llamados psicoactivos.

La primera tiene que ver con el hecho provocar una convulsión en el cerebro para ayudar a la reconexión y aliviar los síntomas, pero del otro lado surgen las más comunes y clásicas, que también se dividen en legales e ilegales, como el alcohol, la cafeína, nicotina, marihuana, LSD, anfetaminas, ansiolíticos y más.

"A medida que conocemos más nuestro cerebro podremos tener más control sobre sus funciones, sobre nuestras acciones, emociones y pensamientos", expresa Fabricio al respecto de lo que hoy en día se conoce que puede estar al alcance del hombre en cuento al dominio de este misterioso órgano, que nos define como personas.

Comentarios