No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series Las locuras de la emperatriz

Análisis | Catherine the Great, la nueva miniserie histórica de HBO

HBO sigue estrenando miniseries, y esta vez se mete con una de las figuras (femeninas) más relevantes de la historia: Catalina la Grande.  

Yo, la mejor de todas(HBO)

Yo, la mejor de todas | HBO

Por: Jessica Blady

A este 2019 todavía le quedan un par de meses por delante, y a HBO, unas cuantas superproducciones para estrenar. En este conjunto entra “Catherine the Great”, miniserie de cuatro episodios que vuelve a juntar a la cadena premium con la gente de Sky, los mismos responsables del éxito de “Chernobyl”.   

Helen Mirren se pone en la piel de Catalina la Grande, emperatriz de Rusia durante 34 años tras derrocar a su propio esposo, Pedro I, quien poco después murió en circunstancias sospechosas. Bajo su regencia, el imperio no sólo expandió sus fronteras, sino también sus ideas liberales, que no siempre encontraron el apoyo de sus subordinados. Catalina pasó a la historia por sus logros políticos y su temperamento, siendo una mujer inteligente, culta, sagaz y muy apasionada, tanto en su vida pública como la privada, características que la miniserie no deja de resaltar.

El director Philip Martin (“The Crown”) y el guionista Nigel Williams (“The Name of the Rose”) son los encargados de llevar este retrato a buen puerto. Una historia que arranca poco después del derrocamiento de Pedro, y encuentra al legítimo sucesor al trono, Ivan VI (Ellis Howard), encarcelado en la fortaleza de Shlisselburg. En estas circunstancias, y más allá de los aliados que la ayudaron a llegar al poder, Catherine se ve rodeada de enemigos en potencia, incluso su propio hijo (Joseph Quinn), susceptible a las malas influencias.

La emperatriz hará lo que sea para mantenerse firme en el poder y evitar que otros echen mano, incluso rechazar el matrimonio con Grigory Orlov (Richard Roxburgh), el hombre que la ayudó a orquestar el golpe para destronar a su esposo. Lo que no puede resistir son los encantos de Grigory Potemkin (Jason Clarke), un joven (¿?) comandante militar que pronto se convierte en su amante y su principal apoyo político.  

LA REINA

“Catherine the Great” ostenta todos los convencionalismos de una producción histórica: una puesta en escena impecable y majestuosa; una gran relectura de los hechos y personajes, cuya relevancia llegan hasta nuestros días -Catalina fue la impulsora de la educación superior para las mujeres de la época, precursora en la vacunación contra la viruela, y un larguísimo etcétera que la convierten en una figura indiscutida-; y una protagonista que se calza la trama al hombro, como la emperatriz lo hizo con su política.

Lamentablemente, la actuación de Mirren es lo más destacado de esta propuesta un tanto sosa, que no aporta mucho más allá de las “notas de color” y la particular conducta de alcoba de la señora. La actriz no es ajena a estos personajes con coronita (ya interpretó a Isabel I, a Isabel II, a Carlota de Mecklemburgo-Strelitz y una infinidad de mujeres empoderadas), y casi que le salen de manual, por eso su impronta va perdiendo fuerza con el correr de los minutos de este primer episodio que se siente un tanto desprolijo y apresurado, con el único fin de llegar a ese esperado encuentro con Potemkin.

Mantén cerca a tus amigos...

“Catherine the Great” arranca en medio de la turbulenta proclamación de la emperatriz y nos obliga a acomodar las piezas desparramadas entre un montón de personajes que, muy de a poco, van mostrando sus cartas. Al final, el recorte histórico que hacen Martin y Williams resulta un tanto anecdótico, relegando la trama a un conjunto de ‘momentos destacados’ y no tanto a los verdaderos logros de esta mujer que se ganó su merecido lugar en la historia.        

        

En esta nota:
  • Catherine the Great
  • hbo

Comentarios