Cine y Series El héroe que no necesitamos

Ben Affleck cumple 47 años: sus proyectos después de Batman

Ben Affleck está cada vez más cerca de los cincuenta y aprovechamos el onomástico para repasar los hitos de su carrera y sus próximos proyectos. 

Persevera y triunfarás

Persevera y triunfarás

Por: Jessica Blady

Ben Affleck arrancó su carrera de actor a la tierna edad de siete años en “The Dark End of the Street” (1979), una película independiente producida por un amigo de la familia. A partir de ahí, siguió acumulando pequeños papeles en la TV, que pronto se sumarían a sus primeras experiencias en la pantalla grande. En el medio de esta vorágine actoral, sus padres se divorciaron y Ben, junto a sus hermanos, se mudó a Cambridge, Massachusetts.

Ahí fue donde conoció a Matt Damon, un vecinito del barrio que asistía a la misma escuela donde ambos compartían clases y la pasión por el drama. Su paso por la universidad fue breve e inconcluso, ya que el joven Affleck decidió abandonar los estudios y probar suerte en Hollywood para perseguir sus sueños. La perseverancia rindió sus frutos con pequeñas participaciones en “Código de Honor” (School Ties, 1992) y “Rebeldes y Confundidos” (Dazed and Confused, 1993).

Una amistad de hierro

El primer gran giro de su carrera llegó con “Mallrats” (1995), comenzando así una estrecha y longeva amistad con el director Kevin Smith, quien también le dio el protagónico de “La Otra Cara del Amor” (Chasing Amy, 1997) cimentando su estilo independiente, coronado con “En Busca del Destino” (Good Will Hunting, 1997), un drama desarrollado a partir de un guión que escribió con Damon, el cual les otorgó su primera estatuilla dorada. Desde ahí todo fue cuesta a arriba para esta estrella en ascenso que pronto se unió a los blockbusters más taquilleros de Hollywood, sin abandonar el espíritu indie.  

Seamos sinceros, dentro de la dupla, Matt siempre se quedó con los elogios actorales. Y si hablamos del seno de la familia Affleck, hasta el pequeño Casey logró superarlo en talento delante de las cámaras. Problemas legales aparte, Ben siempre dio su mejor esfuerzo y un día demostró que sus habilidades artísticas se lucían mucho más en la silla del director.

El Affleck director se ganó el respeto de Hollywood

Dejando todos los egos de lado, Ben decidió probar suerte en la dirección con “Desapareció una Noche” (Gone Baby Gone, 2007), un thriller protagonizado por su hermano que cerró varias bocas y pavimentó una gran carrera como realizador. Después de esta adaptación de la novela de Dennis Lehane llegarían “Atracción Peligrosa” (The Town, 2010) y la oscarizada “Argo” (2012), aunque Affleck no logró conseguir la mentada nominación como Mejor Director. Claro, él siguió riendo último cuando su película se llevó tres estatuillas, incluyendo la principal de la noche, pero esta no sería la última vez que genera titulares.

En agosto de 2013, Benjamin Géza Affleck-Boldt rompió la Internet cuando se confirmó que era el nuevo Caballero Oscuro para la película (aún sin título) de Zack Snyder. El maduro justiciero de Gotham interpretado por Ben se enfrentaría al Superman de Henry Cavill en una nueva aventura comiquera que buscaba expandir el universo cinematográfico de DC Comics. La reacción negativa de los fans no se hizo esperar, pero más allá de los dispares resultados de “Batman vs Superman: El Origen de la Justicia” (Batman v Superman: Dawn of Justice, 2016), Affleck salió bien parado y repitió el rol de Hombre Murciélago en “Escuadrón Suicida” (Suicide Squad, 2016) y “Liga de la Justicia” (2017).

Un segungo Oscar con olorcito a revancha

Para ese entonces, todos esperaban que Ben probara sus habilidades fílmicas dentro del género superheroico y aceptara la doble tarea de actor y director para “The Batman”, la nueva aventura en solitario del personaje. Los problemas personales de Aflleck y los constantes traspiés de WB terminaron desgastando esta posibilidad, dejando que Matt Reeves tomara las riendas del proyecto con un nuevo y más joven intérprete a la cabeza: Robert Pattinson. Por ahora, nunca sabremos cómo era la visión comiquera de Affleck para uno de los personajes más oscuros de la cultura pop, pero todas estas idas y venidas superheroicas parecen haber mancillado esa carrera que se percibía como imparable.       

“Vivir de Noche” (Live by Night, 2016) se convirtió en un verdadero fracaso, y a su colaboración con Netflix en “Triple Frontera” (Triple Frontier, 2019) tampoco le fue del todo bien. Igual, Ben no pierde las esperanzas y entre nuevas juntadas con Smith y Damon, ya prepara sus próximos proyectos como director. Por un lado tenemos “Ghost Army”, un drama bélico basado en “The Ghost Army of World War II” de Rick Beyer y Elizabeth Sayles -así también como en el documental homónimo-, la historia real de los miembros de un escuadrón de las fuerzas norteamericanas, reclutados en escuelas de arte, agencias de publicidad y otros negocios creativos, a los que se les encargó la tarea de engañar a los nazis para que creyeran que EE.UU. tenía un mayor número de tropas. Su misión secreta consistía en crear un “espectáculo itinerante” de engaño, armado con tanques inflables, escenografías, maniquíes y efectos de sonido.

Le cortaron las alas

Por el otro, la posibilidad de desarrollar su propia versión de “Testigo de Cargo” (Witness for the Prosecution, 1953), la obra de teatro escrita por Agatha Christie -basada en un cuento corto-, que ya tuvo su pasada por la pantalla grande de la mano de Billy Wilder, Tyrone Power y Marlene Dietrich, en el año 1957. ¿Será esta la revancha para Affleck que parece haber perdido su toque junto con las alas del murciélago? El tiempo lo dirá, mientras tanto: ¡Feliz cumple Benito!

En esta nota:
  • ben affleck

Comentarios