No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Cine y Series PRODUCCIONES NACIONALES

"Los Ladrones" entró al Top 10 global de películas de habla no inglesa de Netflix

El documental hecho en Argentina, que estrenó el pasado miércoles, ingresó en la lista de películas de habla no inglesa de la última semana con 6.61 millones de horas vistas.

"Los Ladrones" entró al Top 10 global de películas de habla no inglesa de Netflix

"Los Ladrones" entró al Top 10 global de películas de habla no inglesa de Netflix

"Los Ladrones: La verdadera historia del robo del siglo", la nueva película documental de Netflix hecha en Argentina, estrenó el pasado miércoles 10 de agosto y ya atrapó a una audiencia global: el documental se ubicó #4 en el Top 10 global de Netflix de películas de habla no inglesa de la última semana con 6.61 millones de horas vistas.

Además, en sus primeros días de estreno se ubicó en la lista del Top 10 de Netflix de películas en países como: Argentina (#1), Paraguay, Uruguay, Croacia, Portugal, Malta, Suiza, Marruecos, Sudáfrica e Israel.

Así, "Los Ladrones: La verdadera historia del robo del siglo" es la cuarta producción argentina de Netflix que ingresa este año en el Top 10 Global de películas de habla no inglesa de Netflix.

¿De qué se trata Los Ladrones: La verdadera historia del robo del siglo?

En 2006, un grupo de hombres entró en el Banco Río de Acassuso de Buenos Aires, tomó 23 rehenes, robó millones de dólares y joyas de cajas fuertes y luego se evaporó. ¿Cómo se salieron con la suya? 16 años después la respuesta llega de los propios protagonistas en esta reveladora película documental en la que por primera vez en una producción audiovisual, los verdaderos ladrones relatan y recrean escenas sobre del asalto, hecho que hasta hoy se sigue considerando como “el robo del siglo”.

Su director, Matías Gueilburt cuenta sobre el exhaustivo trabajo de investigación y producción, que incluyó testimonios y escenas recreadas por los propios protagonistas: Fernando Araujo, Luis Mario Vitette Sellanes, Rubén de la Torre y Sebastián García Bolster.

Sobre la historia:

“Cuando sucedió el robo en 2006, que generó gran impacto en la sociedad argentina, a mí, como una persona que siempre está atenta buscando historias por todos lados, me pareció atrayente porque fue un robo de características singulares que se transformó en una especie de obra de arte, no había pistas sino que había elementos muy diversos que la hacían una historia atrapante. Este documental intenta llevarnos por un viaje a través de los procesos que tuvieron que atravesar sus protagonistas para hacer el que fuera el robo más importante de la historia Argentina”. 

“Lo más interesante no era el robo en sí sino la idea de cómo los ladrones construyeron un mito sobre este famoso asalto que hoy conocemos como “El robo del siglo”; con su participación en los medios y su injerencia en la forma en que lo comunicaban, fueron instalando una especie de leyenda que generó mucha curiosidad en la sociedad. Me parecía interesante saber quiénes estaban detrás de esa historia”.

Sobre las motivaciones y desafíos de hacer el documental:

“En este documental, los protagonistas cuentan muchas cosas más allá del robo en sí, como sus filosofías de vida individuales, cómo idearon y ejecutaron el asalto, cuáles fueron sus motivaciones, entre otros detalles. Es interesante descubrir cómo miran el mundo estos cuatro personajes que planearon y llevaron adelante el robo del siglo”. 

“El gran desafío fue determinar dónde pararse moralmente frente a este hecho. Yo sabía que cuando los ladrones me contaran su historia, obviamente lo harían incluyendo cierto grado de realidad y otro que no, justo como ellos han construído este mito. Así que lo más importante en este proyecto fue tratar de incluir esa dualidad. Me planteé entrar en ese juego y crear una película que muestre eso, el engaño: ellos son ladrones, ellos mismos construyeron eso. Yo les permití aportar ese grado de fantasía y los dejé volar como volaron al construir todos los elementos alrededor del mito sobre el asalto”.

Sobre el proceso de investigación:

"Si la película fuera un vegetal, sería una cebolla, así se trabajó, con varias capas. En la primera capa estaba el robo, pero nos interesaba seguir avanzando hasta la capa más profunda. La más personal, la génesis del empuje primario de sus protagonistas”.

"En total nos llevó 3 años dentro de la época de la pandemia, de los cuales el primero fue de investigación con mucha bibliografía. El aislamiento y las diferentes cuarentenas, nos permitió un trabajo con los personajes de manera muy profunda, de mucho conocimiento y libertad sobre la historia. Fueron largas horas de entrevistas con cada uno de ellos, en Buenos Aires y en Uruguay, buscando el hueso de cada uno de los personajes”.

“Como en la mayoría de documentales, me centré en preguntar y que ellos respondieran. Pero había dos preguntas de las que todo el mundo ha querido saber la respuesta “¿Cuánto dinero se llevaron?“ y “¿dónde está la plata?”. La forma en que responden salen ante esas preguntas es maravillosa”.

Sobre los testimonios:

“Los más arduos de conseguir fueron los de los rehenes porque tenían dudas de cómo serían tratados, pensamos que no tendrían ganas de volver a hablar de estos hechos traumáticos. Fuimos sinceros. Les contamos cómo era el documental, que pretendía centrarse en el punto de vista de los ladrones, que los protagonistas eran ellos. También nos interesaba que sus voces fueran incluídas”.

“No había película documental sin los ladrones. Me interesaba cómo se había construido no solo el robo sino el mito y, quiénes eran las personas detrás de él, pues siguen generando empatía en una parte de la sociedad argentina. Empezamos a tener conversaciones con ellos un año antes de empezar a filmar. Había que convencerlos, construirles un universo con cierto grado de delirio, salirse del documental tradicional para que ellos se entusiasmen en hacerlo”. 

“Fernando Araujo fue el hueso más duro de roer porque tenía que exponerse por primera vez. Él podría seguir siendo un personaje desconocido, pero ahora, la mente detrás de todo este mito sale a la luz por primera vez en la historia”. 

Comentarios