No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Deportes salud mental

Simone Biles se despide de Tokio con un bronce y una enorme lección para el deporte

La estadounidense de 24 años regresó a la competencia luego de una semana de ausencia para cuidar su salud mental y se hizo dueña de una medalla de bronce

Simone Biles se despide de Tokio con un bronce y una enorme lección para el deporte

Simone Biles se despide de Tokio con un bronce y una enorme lección para el deporte

La gimnasta artística estadounidense Simone Biles estuvo en boca de todos luego de decidir pausar por una semana su participación de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que la dejó fuera de cuatro finales para priorizar su salud mental.

Este martes, la superestrella olímpica de 24 años regresó, superó la prueba de barra de equilibrio y logró integrar el podio de su disciplina adueñándose de la medalla de bronce.

"Ha sido una semana muy larga, han sido cinco años muy largos. No esperaba conseguir una medalla, sólo quería salir y hacerlo por mí, y eso es lo que he hecho.Este bronce es más especial que el de la barra de equilibrio en Río. Lo apreciaré durante mucho tiempo", declaró la tras la competencia.

El primer puesto quedó en manos de la gimnasta china Guan Chenchen y el segundo puesto fue para su compatriota Tang Xijing. Biles había ganado cinco medallas en Río 2016 (cuatro oros) y seis títulos mundiales.

Pero la participación de la estadounidense en estas Olimpíadas trascendió los límites de su disciplina y se convirtió en un ejemplo del deporte luego de que mostrara su costado más humano y compartiera su necesidad de cuidar su salud mental, un aspecto que suele perderse de vista en un clima de extrema competitividad y exigencia.

Así, la joven abrió un debate que puso sobre la mesa la importancia de contemplar las emociones y la salud mental a la hora de competir. La chica fue ampliamente respaldada por sus colegas y la sociedad civil que se identificaron con su valentía y sinceridad.

"Desde que entro al tapiz, estoy yo sola, tratando con demonios en mi cabeza. Debo hacer lo que es bueno para mí y concentrarme en mi salud mental y no comprometer mi salud y mi bienestar", sostuvo la deportista.

"La salud mental es más importante en el deporte actual. Tenemos que proteger nuestras mentes y nuestros cuerpos y no salir y hacer lo que el mundo quiere que hagamos", expresó y coronó su participación en Tokio con un merecido bronce.

Comentarios