No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Espectáculos

Benjamín Vicuña habló sobre su dolor más grande: "Perdoné a Dios"

El actor chileno abrió su corazón sobre el duelo con el convive desde la pérdida de su hija, Blanca quién falleció el 8 de septiembre de 2012. 

Benjamín Vicuña habló sobre su dolor más grande: "Perdoné a Dios"

Benjamín Vicuña habló sobre su dolor más grande: "Perdoné a Dios"

Benjamín Vicuña quien acaba de cumplir 43 años y tras una reciente separación de Eugenia la China Suárez conversó con el periodista Luis Corbacho para la revista El Planeta Urbano, y a corazón abierto expuso su mayor dolor.

El actor chileno confesó que se encuentra en un momento muy reflexivo de su vida y haciendo un paralelismo contó que durante algún tiempo optó por evadir el dolor, y luego se dio cuenta de que no podía acumular más: “Hice lo que pude, y cuando intenté ocultarlo me volvió como un bumerán”.

A la vez que analizó: “Hay que entender que la vida es un abanico de momentos y que no existe una sola sensación. Parte de la vida es el desamor, la desilusión, y yo creo que lo importante es no querer evadir justamente la vida; intentar aprender algo, estar consciente, estar despierto, transitarla".

La charla viró hacia los diversos trabajos que viene realizando y para desdramatizar un poco el actor dijo que trabaja mucho porque tiene muchos hijos, fue ahí cuando el periodista le mencionó la cifra de cinco hijos, y el actor corrigió el número y le dijo: "No son cinco, son seis".

Ya más a corazón abierto el actor se expresó sobre la trágica pérdida que sufrió en el 2012 cuando Blanca Vicuña, su primogénita de seis años falleció en Chile.

“Aprendí a entender que hay una fuerza superior, que la omnipotencia no existe, aprendí a no aferrarme a cosas ridículas, y me refiero a pertenencias, casas, objetos. Aprendí a perdonar y estoy a aprendiendo a expresarme y a no guardarme las cosas”, sostuvo. Y agregó: “Toda la vida fui muy cuidadoso y callado por respeto al otro o a la otra, pero también tengo una necesidad de expresión, de decir las cosas, hablar sobre lo que no me parece justo, incluso en el plano doméstico; soy bastante empático, sí, pero tampoco tan dulce ni tan cordero”.

"Aprendí a soltar, a confiar en la vida, me amigué con Dios, porque me había peleado mucho. Me amigué, lo entendí y hasta lo perdoné”, aseguró el actor.

"¿Cómo le perdonas una cosa así a Dios?”, fue la repregunta de Corbacho ante la respuesta del actor que dijo: “Se puede, se puede. Tengo muchas cosas por las que seguir celebrando esta vida”, cerró. 

Comentarios