Estilo ESTILO

Monocromático: ¿Por qué la reina Isabel viste un color por vez?

Hay secretos detrás de cada vestimenta que utiliza la reina de Inglaterra, pero... ¿cuál es el motivo por el que sólo puede vestir de a un color cada vez que está en público? ¡Enteráte acá!
Monocromático: ¿Por qué la reina Isabel viste un color por vez?

Monocromático: ¿Por qué la reina Isabel viste un color por vez?

Ser la monarca del Reino Unido no es fácil, pero mucho menos lo es el vestirse cada vez que debe afrontar una salida. Si bien hay muchos requerimientos a la hora de elegir y colocarse las prendas, el más curioso es por qué se viste solamente con un color. 

La reina Isabel en Berlín 2015

La reina luce siempre el mismo estilo, compuesto por trajecitos y sombreros. Utiliza colores pasteles y combina cada prenda y accesorio procurando que sean del mismo color. ¿Por qué lo hace? Pedido expreso de los servicios secretos ingleses.

Pocas veces se la ve entre multitudes pero eso no es motivo para que no cumpla con el pedido especial. Según trascendió esto le facilita el trabajo a sus custodios. Al vestir un solo color les resulta más fácil poder divisarla sin perder ni una milésima de tiempo si es que ocurre algo que ponga en riesgo su bienestar físico.

A sus 90 años está atenta a cada detalle y para ello se reúne cuatro veces al año con su vestuarista Angela Kelly, con quien se viste hace más de dos décadas. La misma reina es quien elige los colores y las telas a utilizar. 

Angela Kelly

¿Sus mañas?

- Mandó a elaborar un maniquí con sus medidas para que el equipo de vestuaristas pueda probar los vestidos y las telas y no exista algún error.

- Trata de no volver a utilizar los mismos colores dentro de los seis meses.

- Después de las seis de la tarde no usa sombreros: sólo tocados o tiaras en los banquetes oficiales.

- Repite sus modelos, pero los reparte a lo largo del año.

- Para el día prefiere las polleras por debajo de la rodilla. De noche, en cambio, opta por vestidos más largos.

- Si tiene que utilizar paraguas solo pueden ser transparentes para que la multitud pueda ver su rostro. ¡Pero ojo! El mango y el borde combinan con el tono de su ropa, por supuesto.

- Su obsesión son las arrugas de la ropa, por eso aprieta las telas antes de aprobarlas y, si quedan marcadas simplemente, las descarta.

- Su equipo le pone pesas al dobladillo de sus polleras para evitar que el viento les juegue una mala pasada a sus piernas.

- Usa zapatos con tacos únicamente de cinco centímetros.

- Los vestidos y trajes tienen cierres largos para que pueda quitárselos por debajo y evitar que se le arruine el peinado.

Leé También

Comentarios