Gaming

El regreso de Minecraft amenaza el dominio de un Fortnite en caída libre

Fortnite está en uno de sus peores momentos y varios youtubers y streamers se han volcado a Minecraft para entretener a su público. ¿Es el principio del fin para el juego de Epic Games?

Fortnite comienza a perder popularidad(Epic Games)

Fortnite comienza a perder popularidad | Epic Games

Por: Leon Valle

Fortnite, el juego de Epic Games que trascendió a todos los ámbitos de la vida y se convirtió en un verdadero fenómeno social durante 2018, ha comenzadoa a perder terreno. ¿Explota la burbuja? Es pronto para decirlo, pero las señales están ahí.

La primera alarma se encendió en junio de este año cuando el portal de análisis Superdata reportó que durante el mes anterior los ingresos de Fortnite habían caído un 38 por ciento interanual generando “sólo” 203 millones de dólares. Si bien el juego fue el más recaudador en consolas y el quinto en PC, mayo coincidió con el lanzamiento de la nueva temporada (y el correspondiente Pase de Batalla), lo que hizo más llamativa la caída.

Días después el portal Forbes notó otra tendencia: las búsquedas del juego en Google habían caído notoriamente, mientras que las de Minecraft, el gigante dormido del estudio Mojang, habían comenzado a resurgir casi en igual medida. En ese momento se estimó que se trataba de una situación extraordinaria porque coincidía con el décimo aniversario de Minecraft y el anuncio de Minecraft Earth (la respuesta de la franquicia al fenómeno Pokémon GO!) y Minecraft Dungeons, un juego de rol de acción similar a la serie Diablo pero con la estética característica del juego de Mojang.

Las búsquedas de Fortnite en caída | Imagen: Forbes

Para completar el escenario Aubrey Norris, la encargada de comunidad de Mojang, aseguró que las visualizaciones de videos de Minecraft habían aumentado durante los últimos meses y que en mayo los números expresaron un salto de ocho por ciento respecto del año anterior. 

Durante julio se realizó la primera Copa Mundial de Fortnite, que repartió treinta millones de dólares en premios y marcó récords de audiencia sumando las visualizaciones en Twitch y YouTube, pero ni esa publicidad ayudó al juego. El reporte financiero del mes confirmó que los ingresos aumentaron apenas un dos por ciento respecto de junio y el juego cayó al cuarto puesto en el ránking de recaudación en consolas (y se mantuvo quinto en PC). Los cuestionamientos a los cambios introducidos en la temporada 10 (el balance de los robots gigantes, el tiempo de construcción) llevaron a muchos jugadores (y en particular a varios de los streamers más populares) a buscar un reemplazo que pudiera mantener cautivo a su público.

Que quede claro que en las oficinas de Epic Games no están contando monedas para llegar a fin de mes: Fortnite continúa siendo uno de los juegos más populares del mundo y uno de los títulos más vistos de Twitch, pero desde febrero de este año, cuando Epic Games registró la primera caída en los ingresos, no tenemos números oficiales de jugadores activos. Si bien Fortnite sigue bien alto en la plataforma de streaming, títulos como World of Warcraft o League of Legends lo superan ampliamente en popularidad.

Fortnite cayó notoriamente en popularidad en Twitch

Del otro lado se encuentra Minecraft. El estudio Mojang que ha sabido aprovechar el impulso que la celebración del décimo aniversario le otorgó para mantener el juego en los titulares, y la cancelación del pack de texturas en alta resolución anunciado en la E3 de 2017 por dificultades técnicas fue compensada con el anuncio de un parche de compatibilidad con la tecnología ray tracing, que ofrece iluminación más realista a quien pueda pagar una PC y una placa de video que la soporte. El ray tracing no representa un cambio fundamental en la estructura del juego pero sí lo hace sentir como una experiencia diferente — en particular para las transmisiones en vivo y videos de YouTube.

Pero si de las actualizaciones dependiese la popularidad de un juego no existirían los fracasos en la industria. Minecraft se mantuvo como un éxito latente pero fue la adopción por parte de algunas de las personalidades más importantes de internet lo que definió su resurgimiento. 

Felix “PewDiePie” Kjellberg, el youtuber récord de la plataforma con más de 101 millones de suscriptores, regresó al juego hace dos meses y ha estado publicando contenido de manera regular. Y todos sabemos que donde va Felix lo sigue una legión de millones de fanáticos. Igual es el caso de Rubius Z, el youtuber español, que durante el último mes subió casi treinta videos de Minecraft a su canal principal (que amasa casi cinco millones de suscriptores)

Por su parte Ninja, el streamer que recientemente abandonó Twitch para volverse un artista exclusivo de Mixer (la plataforma de Microsoft) le ha dedicado solo un par de horas a Fortnite en las últimas dos semanas y ha priorizado Minecraft (propiedad de Microsoft) y World of Warcraft Classic en sus transmisiones.

El desmesurado éxito de Fortnite sorprendió a propios y ajenos y parece que aún después de los muchos cambios estéticos y modificaciones del mapa principal los jugadores se cansaron de la mecánica básica. El género battle royale en general ha perdido terreno frente a tendencias nuevas como el auto-chess por lo que habrá que ver qué hace Epic Games para revertir la situación, o si se dedica a hacer la plancha y conformarse con esos míseros 200 millones de dólares mensuales.

Muerto el Rey. Viva el (viejo) Rey.

En esta nota:

Comentarios