No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Género CUIDARNOS Y ALERTARNOS

Ailén Bechara: "Hoy dejo de poner el foco y la mirada en el cuerpo"

La modelo y estudiante de la Licenciatura en Marketing realizó un sincero posteo en el que detalló cómo se sentía al comenzar a trabajar en la televisión y expuso la violencia hacia los cuerpos femeninos, que muchas veces parte desde los medios.

Ailén Bechara y un sincero mensaje sobre la violencia en los cuerpos(Foto: Instagram)

Ailén Bechara y un sincero mensaje sobre la violencia en los cuerpos | Foto: Instagram

Ailén Bechara es otra de las voces que, cansada de las apariencias que engañan y solamente generan que continúe la vulneración hacia los cuerpos diversos (principalmente femeninos), puso en palabras sos propias vivencias.

"Estos mensajes hoy valen, y cómo me hubiese gustado que estén en aquel momento", afirma en una de las partes centrales de su publicación donde comienza a desandar su experiencia personal desde que ingresó a la televisión.

"Esta foto es de 2011 cuando arranque a trabajar en televisión. Cuando quede seleccionada para entrar en el programa de Guido, automáticamente deje de comer. Mi mano en la cintura es para taparme el 'rollo'. Sí, yo me veía gorda. Y cómo ya les conté, mi trauma siempre fue la panza. Mostrarla me resultaba FATAL. Y tenía la errónea idea de que tenía que salir súper flaca en la pantalla y por eso debía dejar de comer", comienza expresando.

En el mensaje, la modelo reconoce que en ese momento no contaba lo que le pasaba. "Hasta las 20 hs que terminaba el programa yo comía una barrita de cereal como mucho, y una vez que llegaba a casa me atraconaba con un montón de comida. También entrenaba mucho y hasta dejaba de ir a reuniones sociales para no comer. Luego de esta etapa, aumenté 10 kilos en meses. No podía encontrar el fucking equilibrio. Yo necesitaba calmar mi ansiedad y mis atracones día a día. Caí en médicos, uno de ellos me recetó anfetaminas. A los dos meses no podía salir de la cama", se sincera.

Ailén Bechara | Foto: Instagram

"Hoy con 30 años, y un poco las cosas más claras, con muchas horas de terapia encima y Nutricionistas pude salir adelante. Encontrar ese equilibrio. Poder conocer mi cuerpo. Qué me hace bien y qué no. Deje de contar calorías, cuántas piezas de sushi comía, deje de comer solo lechuga. Que me importe tres pitos la mirada del otro. Y la errónea idea de que estaban mirando cuanto comía. Encontrar un disfrute en el entrenamiento, sentirme a gusto con mi cuerpo, comer lo que quiero logrando equilibrio y buenos hábitos. un kilo más un kilo menos, no es esa la cuestión! Es sentirse bien con lo que uno hace", continúa.

Mensaje de Ailén Bechara contra estereotipos, cuerpos y hegemonía | Foto: Instagram

Y hacia el final, recuerda una anécdota que representa el daño que muchas veces se genera desde los medios de comunicación por reproducir mensajes que estereotipan. "No me olvidó más, en una revista preguntaban a X, cómo hacía para tener ese cuerpo y si comía de todo, y está persona decía que 'comía pizzas, hamburguesas'. QUÉ MENSAJES DE MIERDA NOS METIERON EN LA CABEZA. Yo pensaba ¿cómo harán? Por qué yo si como eso engordo y ¿ella no? HOY AGRADEZCO el cambio de cabeza, de conciencia, dejar de poner el foco y la mirada en el cuerpo", cierra.

No es la primera vez que Ailén hace una publicación de estas características. En junio de este año contó "las cosas que hizo para tener 'el cuerpo deseado'" con el objetivo de comenzar a deconstruir la idea de los estándares de belleza impuestos.

Cabe destacar que la estudiante de la Licenciatura en Marketing cosecha más de dos millones de seguidores en su cuenta de Instagram, personas a las que tienen llegada sus palabras, además de la interacción de las redes sociales, que se difunde aún más con el compartir. 

Su perfil público -así como lo hizo recientemente Oriana Sabatini- ayuda a concientizar sobre la estigmatización de los cuerpos y acompaña a decenas de niñas, adolescentes y jóvenes a las que -como a ella le hubiera gustado que suceda- alerta y contribuye para amarnos como somos y no reproducir imágenes que solamente nos lastiman.

En esta nota:
  • Ailén Bechara

Comentarios