No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Género mercado laboral

Techo de cristal: Las mujeres piden sueldos 20% más bajos que los varones

Un estudio realizado por una consultora laboral arrojó que el requerimiento salarial de los hombres es 20% superior al de las mujeres quienes suelen ajustarse de antemano a los sueldos más bajos del mercado

Techo de cristal: Las mujeres piden sueldos 20% más bajos que los varones

Techo de cristal: Las mujeres piden sueldos 20% más bajos que los varones

Según un informe de la consultora laboral Bumeran las mujeres argentinas piden 16.301 pesos menos de salario, en promedio, que los varones. Es decir que el salario requerido por las mujeres es un 20% menos que el sueldo pedido por ellos.

En otras palabras, las trabajadoras suelen ajustarse de antemano a los sueldos más bajos del mercado sin que los empleadoras lo impongan y terminan ganando por debajo de lo que podrían percibir en relación a un varón.

Los datos, que fueron recopilados por la periodista Luciana Peker para Infobae, indican que si un empleador le dice que sí a una postulante con su salario requerido ($78.190, el monto pretendido por las mujeres) y a un aspirante con su sueldo solicitado ($94.491, el sueldo medio requerido por ellos) la potencial empleada termina perdiendo $195.612 sólo en el primer año de trabajo.

"Hay muchos cambios externos que se necesitan para lograr igualdad salarial. Pero también es un desafío plantearse los cambios personales para que la igualdad empiece por casa: creérsela más y plantarse a la hora de pelear el sueldo. Hay que hacerse valer y no solo romper el techo de cristal, sino salir del propio techo de lata que achata los sueños y los números que se demandan para ser contratada", reflexiona Peker en la nota.

El informe demuestra que aún existen condicionamientos externos e internos que se relacionan con aspectos "culturales, laborales, económicos y singulares que tiran abajo la confianza y la ambición de las trabajadoras". El resultado, según la autora, es un empobrecimiento de género que tiene efectos concretos en la vida de las mujeres.

En esa línea, otro condicionante es la necesidad de las mujeres a acceder a un trabajo seguro y, en consecuencia, pedir cifras más bajas. Este es el caso de las madres solas o jefas de hogar que sostienen la economía doméstica y las tareas de cuidado como la crianza de hijas e hijos o la tutela de adultos mayores.

Ahora bien, ¿qué pasa con los puesto de mayor jerarquía? Los varones ganan más que las mujeres por múltiples causas, pero también porque ellos piden sueldos más altos que ellas y cuánto más alto es el puesto más crece la diferencia.

En los puestos más altos, los varones no solo asumen que valen un 35,3% más que las mujeres sino que ellas suponen que valen 3 veces menos, aun cuando logren ascender a los puestos de mayor jerarquía y responsabilidad. "Por eso, no solo hay que lograr que haya más jefas, sino que las jefas sean respetadas y bien pagas cuando llegan a ocupar ese lugar", explica Peker.

En suma, la periodista propone comenzar el camino del cambio social desde la protección estatal para la igualdad salarial, que las empresas valoren el trabajo feminizado, aceptar y promover la cooperación entre trabajadoras, que los sindicatos defiendan la inserción de las mujeres y personas LGTTBQ+ en más y mejores puestos con salarios más altos y que se termine con formas explícitas o sutiles de discriminación.

"La tranquilidad también vale. No hay porque imponer una valoración que cueste demasiado cara. Pero, si se puede, mejor que las mujeres se den coraje y puedan apreciar su valor para que las empresas se lo paguen. No es hora solo de reclamar más derechos, sino de poder poner en valor el trabajo propio y subirse el precio", cierra Peker.

Comentarios