No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Música efeméride

Cinco años sin uno de los mejores artistas de la historia: David Bowie

Sinónimo de vanguardia, rock glam y fantasía, David Bowie, uno de los artistas más importantes de la historia, nos dejaba un día como hoy pero de 2016 a causa de un cáncer de hígado. Sin embargo, antes de su partida dejó uno de sus legados más influyentes: Blackstar, a modo de despedida.

David Bowie: un artista visionario y camaleónico.

David Bowie: un artista visionario y camaleónico.

Personaje carismático que supo romper con la estructura impuesta en su época y que con su innovación y personalidad se convirtió en el referente indiscutido del glam rock, dejando un legado eterno que sirvió de musa para miles de artistas hasta hoy.

Con tan sólo 69 años, el 10 de enero de 2016 (dos días después de su cumpleaños), falleció en Nueva York a causa de un cáncer de hígado que padecía desde hacía 18 meses. 

El “Duque Blanco” se fue de la vida terrenal, pero sin antes dejar su última obra, considerada por la crítica como uno de los mejores discos de la historia: Blackstar. Tres días antes de su muerte, como una suerte de despedida, Bowie publicó este, que fue el vigésimo quinto disco de su carrera. 

Algunos indican que el primer sencillo, Lazarus, es un presagio de su muerte, y si consultamos con la letra, no quedan dudas:

"Mira aquí arriba, estoy en el cielo, tengo cicatrices que no se ven, tengo drama, no puede robarse, todo el mundo me conoce ahora".

Sumado a esta coincidencia, el videoclip de este tema, de unos cuatro minutos, muestra a un Bowie pálido y con los ojos vendados, levitando en la cama de un hospital.

Con solo siete canciones y unos 45 minutos de duración, Blackstar es el único trabajo que no presenta una imagen del músico en la portada. De la mano de su histriónica personalidad, esta vez aparece una estrella negra, que si se pone a la luz del sol se transforma en un campo de estrellas brillantes, y si se pone bajo rayos UV, se ilumina como si fuera una galaxia con estrellas de color azul.

El álbum llegó a situarse en el primer puesto de listas musicales de numerosos países. Vendió 146.000 copias en su primera semana en el Reino Unido y más de 181.000 en los Estados Unidos. Alcanzó el primer puesto en la lista de descargas de iTunes en 25 países, y se convirtió en el primer álbum de Bowie en llegar a la primera posición de la lista estadounidense Billboard.

Sin embargo estos hitos, habían llegado de otras formas y la fama ya le había sonreído a David Bowie más de cuatro décadas antes. Por ejemplo en 1972, cuando publicó su quinto álbum de estudio The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, lleno de letras misteriosas y electrizantes, y acompañadas por su imagen tan espectacular como ambigua y misteriosa.

Sus grandes éxitos, convertidos en clásicos de la música y referencias de culto, incluyen títulos como Let's Dance, Heroes, Rebel, Rebel, Life on Mars, Suffragette City o Space Oddity.

 

Su talento no sólo estuvo abocado a la música, sino que también expresaba su arte en todos los formatos: probó la pintura, el diseño y la escritura, y alternaba la música con el cine.

El Duque Blanco hoy no está físicamente entre nosotros, pero sí la magia y el vuelo de su prosa, que lo llevaron a convertirse en uno de los artistas más influyentes e importantes del rock. 

Comentarios