No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Música

El underground vive, su mejor momento: Kamada volvió a los shows y reventó Capital

Kamada nunca amaga ni tampoco defrauda: hizo temblar Uniclub con su capacidad al máximo durante una hora y media en la que sus fans agitaron y poguearon en absolutamente todas las canciones.

Foto: @gabiisaez

Foto: @gabiisaez

Por: Gabriel Saez Ruiz

El histórico dúo de rap underground, Kamada, compuesto por Kelo y Saje, volvieron a realizar una fecha propia luego de varios meses -hasta entonces habían tocado en banda con Ñero- y explotaron Uniclub, el recinto elegido para la misa a la que asistieron aproximadamente 500 personas.

En un show de casi dos horas, con 26 canciones distintas, en las que se formó un mix espectacular entre lo clásico y lo nuevo, Saje y Kelo hicieron saltar a cada uno de sus fans durante toda su presentación. 

Tras una larga espera, de casi una hora y media desde el ingreso al lugar hasta su aparición, los raperos porteños aparecieron en el escenario bajo una mística especial, que provocaba incertidumbre, con luces rojas y una instrumental de suspenso. "¿Qué pasa Uniclub?", preguntó Kelo y automáticamente todos los fans comenzaron a saltar al ritmo de Pollo Frito, un track que cuenta con varios años pero que a base contundentes punchs lines no pierde la esencia. 

El comienzo de show siguió con clásicos: Choripan Killers y Anexos del Otro. Estos boombaps fuertes no causaban otra cosa que euforia, agite y saltos en un público completamente exaltado por ver a sus músicos favoritos después de tantos meses. El último show con Ñero lo habían realizado a fines en Monte Grande de marzo, cuando anunciaron que harían una pausa para dedicarte de lleno a crear música. 

 

Luego llegó el momento de sus nuevos caballitos de batalla para seguir arriba: Metaforismos y Kamaleon. La energía no bajó en ningún momento. Uniclub ya era una caldera, se sentía el calor del público y las ganas de disfrutar esos raps en una noche que desde el primer momento prometió mucho.

Oviparos, Ciclotimia, Psicoboicot. El trío de canciones explosivas rapeadas doble tiempo con las típicas estructuras kamaderas aparecieron para que llegué el mejor momento. Sin dudas, este dúo tiene una magia que ningún otro grupo de rap logra, una llegada a su público sin igual.

No hay otros raperos que vivan sus shows como Kamada, son únicos y con más de 10 años en los escenarios, sus carreras están en pleno auge. "Acá nada más importa que gedan los gedes", rapeó Kelo en la mencionada Pollo Fritos y sus shows son eso, una misa kamadera.

 

"Fue sorprendente, muy familiar, sentí que todos se conocían y que estaban en el mismo mood", comentó Belén, una chica del público que fue una de las tantas personas que asistió por primera vez a ver a Kamada. Por si pensaban que lo mejor había pasado, la locura siguió cada vez más: llegaron las barras de los cyphers con Acru, las más conocidas del dúo.

El dato relevante que hubiese hecho estallar a todos es que en la lista de canciones, debajo de las barras de Kelo y Saje dice "Acru Cypher", por lo que era posible que la estrella del rap argentino este presente pero que por su viaje a España para juecear la Batalla de los Gallos, se haya ausentado.

Eso no fue todo. En los parlantes empezó a sonar bajito la instrumental de Frawa, por lo que se dio la aparición sorpresa de Urbanse, rapeando a un nivel muy alto. Además, adelantaron un tema de su próximo disco que fue anotado como "Dale Ñero", frase con la que junto al público cantaron el estribillo. Más tarde, como si fuera poco, con el escenario iluminado con los flashes de los celulares, Veeyam dijo presente con su guitarra para dar los apoyos musicales a Requiem.

 

El final estaba cada vez más cerca, pero Modo Dopado y las barras conocidas como "Tester Nuevo", volvieron a agitar al público que no paró de saltar y cantar cada canción como si fuera la última. El mejor momento sin dudas fue el clásico de clásicos: Nirvana Verbal. El circulo se formó en el medio de Uniclub y el pogo duró durante toda la canción, que se transformó y cambió varias veces la instrumental a un nivel cada vez más cebado. 

 

El cierre se dio con un inédito: Élite. Y a pesar de haber saltado durante una hora y media en un show que se vivió al 100% -como todos los de Kamada- el público cantó: "No nos vamos nada, que no saquen a patadas". 

Kelo y Saje son dos de los raperos argentinos que más crecieron en cuanto a público en la pandemia, luego de Cypher realizado con Acru y otros colegas ganaron una visibilidad que antes no tenían y que esperan que no les quite el misticismo que manejan. Se espera que en los próximos meses hagan anuncios sobre la música que estuvieron trabajando este tiempo: hay material de Saje como solista que fue titulado O.S.N.I.S. y el ya necesario disco de Ñero, junto a Urbanse y Veeyam, que promete ser un quiebre: la locura Kamadera recién está comenzando.

Comentarios