Ir al contenido
Logo
Actualidad

Contundente reclamo de la Iglesia por la desaparición de Loan: "No se activan las alertas a tiempo"

Las autoridades se mostraron su dolor por lo que está sucediendo con el niño y llamaron a la oración para que se de su pronta reaparición.

Contundente reclamo de la Iglesia por la desaparición de Loan: "No se activan las alertas a tiempo"

A más de 10 días de la desaparición de Loan Danilo Peña, un niño de cinco años, en Corrientes y los diferentes rumores que han surgido, la Iglesia ha advertido que la trata de personas "es una realidad que lacera el tejido social de nuestra patria" y que "no es suficientemente reconocida" por el Estado y la sociedad.

Esta falta de reconocimiento, según la Iglesia, lleva a que ante un presunto caso “no se activen las alertas y los procedimientos a tiempo, entorpeciendo su esclarecimiento”.

La Comisión de Migrantes e Itinerantes de la Conferencia Episcopal y el Área de Trata de Personas de la Confederación de Religiosos del NEA emitieron un comunicado en el que expresan su “gran preocupación por la desaparición de Loan Peña desde el jueves 13 de junio hasta la fecha en la provincia de Corrientes” y se solidarizan con su familia, orando por su pronto hallazgo.

En el comunicado, se manifiesta un particular dolor “por tratarse de un pequeño indefenso y por las circunstancias que pueda estar padeciendo”, y señala que “varias conjeturas se hicieron y va cobrando fuerza la eventual posibilidad de que pueda ser una víctima más de la denominada trata de personas”.

La advertencia destaca que la trata de personas “es una realidad que lacera el tejido social de nuestra patria y que muchas veces no es reconocida suficientemente por la misma sociedad y por los responsables de velar por la vida de sus habitantes”.

Además, lamentan que “se sigan reiterando hechos semejantes sin que se activen las alertas y procedimientos a tiempo, entorpeciendo el esclarecimiento de los mismos” y repudian “las desapariciones, las violencias, las complicidades”.

Finalmente, se instó a los “funcionarios de Justicia, del Gobierno en sus diferentes estamentos, a las fuerzas de seguridad y a todos los ciudadanos” a comprometerse en la búsqueda de justicia y concluye con una referencia al Papa Francisco: “Es posible combatir la trata, pero es necesario llegar a la raíz del fenómeno, erradicando las causas. Si cerramos nuestros ojos y oídos, si permanecemos inertes, seremos cómplices”.