Ir al contenido
Logo
Salud

¿Cómo impacta psicológicamente la obesidad en los adolescentes?

La adolescencia es una etapa compleja y llena de contradicciones; dentro de este contexto de transición y cambios, el adolescente es un terreno fértil para desarrollar trastornos en su conducta alimentaria.

¿Cómo impacta psicológicamente la obesidad en los adolescentes?

Si partimos desde la base, debemos entender la adolescencia como una etapa compleja, llena de contradicciones, donde el adolescente —en esta fase de transición entre la niñez y adultez— debe en principio atravesar los duelos normales que este ciclo conlleva, donde la búsqueda de identidad; necesidad de independencia y autoafirmación son uno de los tantos desafíos que debe afrontar. Sus grupos de pares pasan a ser sus referentes y su aceptación por parte de este núcleo es fundamental.

El cuerpo no está ajeno a estas modificaciones, ya que el mismo comienza a experimentar cambios hormonales acompañados de una explosión sexual, generando cambios a nivel físicos y psicológicos.

En el adolescente que padece obesidad, su imagen corporal, su autoestima, se ve afectada, con tendencia muchas veces a aislarse. En ese aislamiento con frecuencia encuentra refugio en la comida, generando un profundo malestar emocional, acompañado de estrés, ansiedad, depresión, sumado a una pobre imagen de sí mismo, con la consecuente sensación de inferioridad, vivencia de rechazo y marginalidad.

El costo de este aislamiento sumado al no establecimiento de rutinas de sueño, conducen al sedentarismo, con el agregado de otros facilitadores tecnológicos, videojuegos, computadoras, celulares, televisores, que incrementarían aún más su inactividad.

Muchos de ellos no solo arrastran la estigmatización o han sido víctimas del bullying en su niñez con el consecuente detrimento en su rendimiento académico y social, sino que todo adolescente que padece obesidad tiene mayores probabilidades de desarrollar obesidad en su adultez.

Dentro de este contexto de transición y cambios, el adolescente es un terreno fértil para desarrollar trastornos en su conducta alimentaria, a saber: atracones, anorexia y bulimia.

Es por eso que desde la psicología, en su intervención, se hace necesario no solo el abordaje del adolescente sino también incluir el abordaje familiar. Cuando nos encontramos con un adolescente 'a la deriva', sin la contención familiar adecuada, se convierte en un terreno vulnerable para el desarrollo de cualquier conducta abusiva.

La pregunta que surge es, si como padres estamos educando desde el ejemplo, ¿adoptamos hábitos saludables? ¿Los estimulamos para la adopción de una correcta y adecuada alimentación? ¿Nos y les generamos espacios para la actividad física? Quizás lo podamos pensar como un espacio en común y porque no, compartido.

Desde la psicoterapia, a través de técnicas cognitivas conductuales, se trabaja la incorporación de hábitos saludables como la reeducación alimentaria, la actividad física y el gestionar las emociones de una manera más adaptativa y funcional; ayudando a identificar pensamientos, conductas, hábitos inadecuados y resistencia a los mismos, otorgando a los pacientes las herramientas necesarias para lograr mayores recursos y una mejor adherencia al tratamiento.

Lic. Silvana Czerwacki Psicóloga centro médico Bionut @bionut_obesidad M.N. 20.087