No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Tecnología

Las 10 principales amenazas online a los niños y cómo protegerlos

Los más jóvenes son parte del fenómeno de la nueva relación con la tecnología y hoy, las aplicaciones más populares entre ellos también pueden ser las más peligrosas.

 

Las 10 principales amenazas online a los niños y cómo protegerlos

Las 10 principales amenazas online a los niños y cómo protegerlos

Solo el 10% de las víctimas denuncia el ciberacoso, que se trata de solo uno de los riesgos a los que están expuestos. Los más jóvenes son parte del fenómeno de la nueva relación con la tecnología y hoy, las aplicaciones más populares entre ellos también pueden ser las más peligrosas.

Estas son las 10 principales amenazas a las cuales los niños se exponen diariamente, así como las 10 aplicaciones más usadas y que más peligros traen consigo de no conocer su correcto uso, por BTR Consulting, especializada en ciberseguridad.

  1. Child abuse: el 40% de los jóvenes entre 12 y 17 años han sufrido acoso online. La escala completa de la explotación comercial de contenidos e imágenes domésticas inapropiadas con participación de menores es difícil de conocer. 1 de cada 10 víctimas adolescentes informa a sus padres o a un adulto sobre los abusos, siendo la red social Instagram, la plataforma en donde la mayoría de los jóvenes admite haber recibido acoso cibernético.
  2. Grooming: En Argentina, el grooming es un delito incluido en el Código Penal. En este caso, los perpetradores adoptan una identidad falsa en una red social, sala de chat, etc., enmascarándose en un perfil similar al de un chico e intentan construir relación de amistad y confianza para luego conseguir el envío del material con componentes sexuales o datos financieros de sus padres, por ejemplo.
  3. Cyberbullying: Si bien la discriminación peyorativa no es propia del mundo online, el anonimato, la no percepción o registro del daño causado a otro, y la posibilidad de viralización hacen que el ciberbullying sea un tema a tratar tanto en el ámbito familiar como en las escuelas e instituciones.
  4. Sexting: Los menores cuelgan selfies y videos íntimos a cambio de "likes". La principal amenaza que surge del envío de imágenes y contenido sexual entre pares es la falta de dimensión de la viralización y exposición de los menores.
  5. Transmisión en vivo: Este flagelo representa una de cada tres denuncias de ciberacoso. Los niños son acosados, coaccionados y chantajeados para que transmitan en vivo imágenes privadas a través de cámaras web y tablets.
  6. Derecho al olvido: Los niños generalmente no son conscientes de las consecuencias a largo plazo de lo que eligen publicar online. Es por ello que se destaca la importancia de explicar que, aunque existe la opción de eliminar lo que publican online, TODO lo que suben a sus redes debe considerarse permanente.
  7. Estafas y robo de identidades: Millones de menores se encuentran hoy siendo víctimas o participando involuntariamente con estafas como el robo de identidades, a menudo, derivadas de las redes sociales por falta de conocimiento sobre la peligrosidad de ciertas plataformas.
  8. Fake news:  Las "fake news" tienen un 70% más de probabilidad de ser replicadas que las noticias verdaderas, revelando que es necesario aportar a los menores técnicas de verificación de la información. Hoy resultan una cuestión crucial ya que los perfiles falsos y los bots difunden todo: desde información política engañosa hasta noticias falsas vinculadas a la salud; y los chicos no son la excepción de esto.
  9. Adicción a las redes: La hiperconectividad y la ansiedad como causales de que hoy las redes sociales se hayan convertido en escenario para la comisión de fraudes. Las plataformas o apps de citas como Tinder, Quarantine Together, eHarmony; tuvieron un alza en cantidad de usuarios e interacciones durante el último año, luego las plataformas como Zoom o Discord toman el protagonismo, principalmente en adolescentes y jóvenes.
  10. Exposición a publicidad engañosa y marketing dirigidos: es necesario alertar sobre la imposibilidad de evitar por completo que los niños estén expuestos a la publicidad engañosa en las redes sociales y reducir la exposición personalizando las preferencias de anuncios, activando las opciones de privacidad y descargando complementos de exclusión voluntaria.

Las aplicaciones y redes sociales no son en sí mismas peligrosas; lo que se debe tener en cuenta son los riesgos a los que están expuestos los niños y las niñas por parte de personas malintencionadas o con intenciones encubiertas.

Instagram, Snapchat, Discord, GameVOX, Twitch, TeamSpeak, AskFM, Whisper, Tinder, Omegle, Blendr, Periscope, Houseparty y TikTok son algunas de las aplicaciones más "peligrosas". En cuanto a las plataformas de juegos online, la mayoría tienen controles parentales ineficientes y restricciones de edad falaces; haciendo posible que en un juego online se encuentren niños y adultos jugando a la vez.

La clave en temas de ciberseguridad tiene que ver con la necesidad de educar y concientizar a las personas y, en este caso, preparar a los niños y adolescentes, no solo para evitar riesgos en el presente sino a futuro, en su desempeño en la vida laboral.

Cada vez más resulta necesario entrenar al eslabón más débil de las organizaciones de la cadena para prevenir delitos informáticos. Requerir a los niños que dejen de utilizar apps no es el método ideal para evitar que se expongan a los peligros del mundo online, siempre tendrán acceso a alguna otra aplicación.  

Algunas recomendaciones:

  • NO todo lo que ocurre en el entorno digital es REAL.
  • Hacer uso de la opción perfil privado en redes sociales.  
  • No aceptar en redes sociales a personas desconocidas.
  • Antes de subir una foto en redes sociales, pensar que esa imagen puede verla cualquier persona y para siempre.
  • Utilizar contraseñas complejas y renovarlas periódicamente.
  • Rechazar los mensajes de tipo sexual o pornográfico.

Comentarios