Vida Sana UNA FRUTA PARA CUIDARTE

Uvas: mitos y verdades para tu dieta

Frutas que uno deja de comer por la diabetes o porque no ayudan a bajar de peso. Te mostramos algunas teorías que contradicen sus verdaderas propiedades.
Dieta a base de uvas │ Foto: Photostock

Dieta a base de uvas │ Foto: Photostock

“No están en mi dieta”, “no me gustan” o “no me ayudan a bajar de peso”. Reconocidas frases acerca de las uvas. Sin embargo, estas frutas contienen todo lo necesario para que puedas mantener una dieta saludable. Siempre y cuando la comas en cantidades apropiadas.

Existen diferentes tipos de uvas: verdes, moradas, rojas o negras. Para consumirlas, es importante que su cáscara no tenga manchas ni estén arrugadas. Además, se deben comer apenas uno las compre. Caso contrario, lo más apropiado es guardarlas en la heladera, ya que a temperatura ambiente se fermentan.

Es beneficiosa para el sistema cardiovascular │Foto: Stockphoto
Es beneficiosa para el sistema cardiovascular │Foto: Stockphoto

A continuación, enumeramos algunas propiedades que te servirán para conocer más sobre estas frutas:

CONTIENEN ANTIOXIDANTES: se encuentran, principalmente, en el jugo. Además, las uvas favorecen la circulación arterial, ayudan al corazón y a los vasos sanguíneos ante la oxidación de los tejidos.

CONTIENEN VITAMINAS: C, A, B1, B2, B6, K y E y ácido fólico.

CONTIENE MINERALES: potasio (en las uvas negras y moradas) y magnesio y calcio (en las blancas)

SON DIURÉTICAS: poseen el 80% de agua, por lo que favorece a la eliminación de líquidos.

APORTAN FIBRA: es un laxante suave. Se recomienda, de todas formas, consumirlas sin pelar y con pepitas.

APORTAN HIDRATOS DE CARBONO: esto es importante para las personas con diabetes. Ya que para consumirlas, siempre deben combinarlas con alimentos con hidratos de carbono más complejos, proteínas y grasas útiles.

La uva es una fruta beneficiosa para la salud │ Foto: Photostock
La uva es una fruta beneficiosa para la salud │ Foto: Photostock

Consumir esta clase de frutas siempre debe venir acompañado con el consentimiento de un nutricionista. Evitarlas no debe ser una opción, a menos de que sufras alergias, cálculos renales, diarrea o problemas digestivos. Así que, cuidado.

Leé También

Comentarios