No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
La Trampa: una sinfónica distópica con artistas traperos y urbanos
Música

La Trampa: una sinfónica distópica con artistas traperos y urbanos

Ca7riel, Paco Amoroso, Chita, Zoe Gotusso, Benito Cerati, BB Asul y Taichu son parte de este viaje retrofuturista en el que se unen géneros musicales, generaciones y talentos indiscutidos. El espectáculo ya se puede ver de forma gratuita y para entender cómo se gestó, hablamos con el maestro Alejandro Terán quien dirige la batuta.

Por: Antonella Punzino

El espacio/tiempo deja de ser lineal, un blanco y negro con una estética digna de un retrofuturo distópico. La psicodelia se disfraza bajo una normalidad (concepto más que resignificado en tiempos de pandemia). Esa normalidad para el maestro Alejandro Terán es poder experimentar y formar un “Trap Orquestal”. Así comienza y se desarrolla esta especie de soundtrack en vivo bajo la presentación de Charo López (María Carolina López Schmalenberger), la reconocida actriz y humorista que se encarga de darle la bienvenida a cada nuevo track en el escenario vivo del Centro Cultural Kirchner.

Alejandro Terán lo hizo una vez más, desafiando y mostrando que los límites en el arte no existen, que la experimentación no sabe de etiquetas y que su versatilidad y talento le permite adaptarse a las nuevas generaciones.

El escenario del CCK, un escenario perfecto para la música sinfónica. Foto: prensa.

Terán es el arreglador y director que acompañó a Gustavo Cerati en los recordados 11 Episodios Sinfónicos, y además el creador de la Orquesta Hypnofón, con la que entre otros espectáculos, homenajeó a Soda Stereo hace algunos años en el Centro Cultural Kirchner y en el Teatro Colón, además de haber realizado numerosas colaboraciones con figuras de la música popular argentina.

Lleva veinte años poniéndole cierto aire clásico al rock, y ahora también a la escena urbana y trapera, jamás se queda atrás. Multifacético en su oficio, es violinista, compositor, director de orquesta, arreglador, "diseñador de música y charlatán", como él mismo se define.

Cómo nació La Trampa

“La Trampa surgió después de un par de reuniones con la gente del CCK que tenían ideado hacer una especie de combinación entre artistas urbanos y orquesta. Por el vaivén pandémico entre presencialidad y cuarentena dura, empezamos con una especie de streaming que dio mil vueltas cambiando de fechas, pero de alguna manera eso benefició al proyecto porque nos dio la posibilidad de repensar y reformular la propuesta. Sin embargo, los artistas tienen personalidades únicas y se van saliendo de la escena, van generando una propia”, contó en conversación con Filo.News Alejandro Terán.

La Trampa reúne a Paco Amoroso, Taichu, Ca7riel, Chita, Zoe Gotusso, BB Asul y Benito Cerati con la indispensable formación instrumental dirigida por el maestro Terán. La formación la completa la W14, una reducción especial para esta ocasión de la propia Hypnofón, que la conforman el cuarteto de cuerdas Divergente (Javier Casalla, Julio Domínguez, Elizabeth Ridolfi y Karmen Rencar), el trío de instrumentistas con Christian Terán, José Melgarejo y Santiago Castellani, la banda de base integrada por Nicolás Rainone, Pedro Onetto, Fernando Samalea y Martín Morales Sánchez y la electrónica de Manuel Schaller y Sebastián Schachtel. Todo se realizó bajo la visión del cineasta Mariano Dawidson y la directora de arte Johanna Wilhelm.

Parte de W14, la orquesta reducida de Hypnofón. Foto: prensa.

Si bien diversos géneros musicales desde rock, cumbia, y hasta electrónica pasaron por arreglos orquestales; el trap y la escena urbana era un espacio que todavía no habitaba este universo, hasta que llegó “La Trampa”.

“Los artistas con los que trabajé son todos como mis sobrinos. A Benito, por ejemplo, lo conozco desde que trabajaba con Gustavo, le cuento que me acuerdo de él corriendo con medias en un piso mojado y el padre retándolo. Ahora mirá lo que es Benito…”, mencionó anecdótico y con una sonrisa cada vez que mencionaba sus recuerdos junto con Gustavo.

Luego, volviendo a La Trampa y a sus integrantes expresó: “Todos esos artistas están generando cosas que se salen del encasillamiento de la escena urbana”. Y su aclaración es contundente, la búsqueda de nuevas emociones en canciones que ya conocemos, se presentan de forma totalmente distinta en esta propuesta.

De acuerdo a la puesta en escena en sí, la narrativa de La Trampa está sumergida como en una eterna melancolía en la que cada intérprete suma su voz generando matices sensoriales. Terán, cual mago Merlín, despliega su dirección e histrionismo generando momentos de tensión, placer y emoción, donde ese espacio-tiempo alterado, es una trampa, como un agujero negro.

El trap y la escena urbana orquestados

“Cerca de donde vivo, hay un estudio que lo utilizan mucho los traperos para hacer sus videos, y siempre están en el balcón fumando o charlando mientras se hacen las tomas, y yo paso a hacer las compras y me gritan y nos saludamos (risas). Mi presencia dentro de la música urbana es gracias a mi hija que está en la escena y todos son como mis sobrinitos, amigos de Isabella (BB Asul)”, contó el director.

Paco Amoroso poniéndole voz a "Aunque a nadie ya le importe". Foto: Manuel Pose Varela.

En esta línea agregó: “En este show cada uno tomó caminos distintos y tuvo libertades para decidir quién ser sin etiquetas reduccionistas, que al final no hacen más que reducir el mundo creativo de un artista al ponerle un sello. Este experimento de La Trampa es justamente lo contrario, intenta romper eso, en una época donde los artistas hacen más lo que el público les pide, y en realidad siempre fue al revés, el público se tuvo que adaptar a las nuevas y locas propuestas de cada unx. Hoy es más duro que hace 20 años, porque están perseguidos más de cerca por las redes, enseguida te das cuenta lo que el mainstream pide de vos”.

“Si este espectáculo pone un granito de arena en ‘liberen a los artistas de la presión de su público’, me doy por hecho”, reflexionó Terán sobre las distintas propuestas musicales.

Ca7riel y Paco Amoroso son hoy artistas indiscutidos del trap, pero que en esta ocasión se dejaron llevar por otras melodías. Ca7riel se jugó por una versión logradísima del bolero Envidia del cubano Antonio Machín. 

“¿Quién podrá ayudarme ahora? No hay nadie que quiera en esta ciudad”, comenzó Paco que fue por el clásico de Viejas Locas con Aunque a nadie ya le importe, apelando a un clásico del rock.

Por su parte Taichu (Taise López) es una de las promesas del trap que ya marca su presencia y construye su personalidad artística. Who fue su canción que interpreta en esta propuesta ecléctica teraniana.

BB Asul, la mencionada anteriormente Isabella, hija de Alejandro, plasma una fusión entre géneros como el trap, R&B, dancehall y variantes de la música urbana. 1312 fue la canción que interpretó donde narra una historia de amor entre medio de luces de policía. 

Chita (Francesca Gil), con una estética musical cercana al R&B y al soul y con una delicada sensualidad, se apoderó del escenario del CCK con Nada más que hablar, canción también de su autoría.

Backstage y Zoe Gotusso interpretando "Ganas". Foto: prensa.

Zoe Gotusso en pleno brillo solista después de culminar Salvapantallas, dúo que conformaba junto a Santiago Celli, se afianza cada vez más después del lanzamiento de su primer disco. En La Trampa aportó una ternura indiscutida con una versión solemne de Ganas.

Por último, Benito, ese nene que corría descalzo y al que Gustavo Cerati retaba, desde hace casi diez años creó el proyecto Blank Tiger, que luego fue rebautizado como Zero Kill. Desde entonces lleva cuatro álbumes publicados, Lapsus es el más reciente, editado a fines de 2020. Cerca, fue la canción elegida para el show.

La “alta costura de la música”

Respecto a la idea de que la música sinfónica otorga validez y prestigio entre el resto de los géneros musicales, Terán puntualizó: “La idea de que la orquesta es como un smoking me parece una idea un poco simplista. Las personas con más psicodelia que yo conocí en mi vida son los músicos de orquesta, no los rockeros. El rockero es más predecible. A la orquesta la relaciono con la alta costura. Un sastre que durante meses te mira de adelante, de atrás, te acomoda. El rock y la música electrónica es más pret a porter, sin embargo con la idea de que la orquesta te solemniza, estoy en desacuerdo”, marcó el director.

Bonus track: 20 años de los 11 Episodios Sinfónicos

Verbo Carne en Londres fue la antesala perfecta para la travesía que fueron los 11 Episodios Sinfónicos de Gustavo Cerati. Solo la orquesta y la voz de Gus. Él mismo contó en varias entrevistas que nunca había ensayado tanto, aparte de su obsesión perfeccionista habitual.

Con ciertos guiños a Tim Burton, y un lookeo digno del principito versión más dark, Alejandro y Gustavo fueron solo con las partituras tocando con distintas orquestas del país y culminaron en el mítico Teatro Colón.

La iniciativa sentó las bases y marcó un precedente para todos los artistas que se animaron a experimentar en versiones orquestales. A pesar de haber recibido críticas de la época en la una parte del público consideraba un sacrilegio esta fusión, tanto desde el rock como desde la música clásica, los 11 Episodios democratizaron esta experiencia que hoy se replica y adecúa en La Trampa.

“En esa época no había la tecnología que hay hoy y yo no podía explicarle a Gustavo la idea que tenía para el disco y él me decía ‘Sirve, me sirve todo, dale’. Tenía una condición muy solar, es una de las personas más solares que conocí, es como que te regaba. Cuando fuimos a Londres a hacer Verbo Carne del disco Bocanada, me llamó y me dijo que lo quería hacer en Abbey Road. No tenía techo, nunca. Realmente pensaba así. Era muy grato trabajar con él porque tenía el ‘no’ borrado. Era completamente luminoso y expansivo. Te allanaba el camino, te prestaba sus instrumentos, era un delegador por excelencia. En general los artistas muy grandes son desconfiados, no les gusta que metan la mano en su territorio artístico. Es difícil encontrar artistas así”, recordó Terán.

La trampa ya está disponible para todo el mundo desde el perfil de YouTube del Centro Cultural Kirchner. Además, tendrá su presentación en vivo el 17 de septiembre en la sala sinfónica del CCK. Las entradás estarán disponibles a partir del martes 15 desde las 12 del mediodía en la página oficial del CCK.

“Trap orquestal: qué idea tan normal, seguramente gestada por una mente muy normal, pensada para un público normal. Cada vez que nos proponen algo normal, seguramente nos están metiendo en una Trampa”. Quien guste del viaje, es por acá:



 

En esta nota:

Comenta esta nota