Estilo TIPS

Los 4 fundamentos para preparar un café perfecto

Si bien es una de las bebidas más consumidas en el mundo (los argentinos tomamos una taza cada dos días), no todos saben cómo prepararlo correctamente. Las claves para ser un barista en casa

1. La proporción

Foto: Stock Photo

Existen cuatro fundamentos a tener en cuenta al momento de querer conseguir un café ideal en nuestra casa: sin importar el método de preparación que uses, la proporción adecuada es uno de los que deben considerarse.

"La proporción ideal es 10 gramos de café molido cada 180 ml de agua y se refiere a la relación de cantidad de café molido y agua", nos explican desde Starbucks. Esto es lo que permite obtener una extracción apropiada de los sabores del café y una taza rica y aromática.

Si utilizan menos cantidad a la sugerida, como resultado se obtiene un sabor amargo ya que es mucha el agua que tiene que atravesar el café molido, extrayendo así componentes indeseables.

Al utilizar mucho café se crea una taza sobre extraída sin mucho sabor. Por eso es importante usar la proporción justa. Si por el contrario se quiere reducir la fuerza del café, simplemente se deberá añadir más agua luego de tenerlo preparado

2. El molido

Foto: Stock Photo

El molido determina el tiempo en el que el café y el agua están en contacto y los sabores a extraerse. Un molido fino produce un café amargo y uno muy grueso aguado.

- Cafetera de émbolo: necesita un molido grueso.

- Cafetera de filtro: requiere un molido medio.

- Cafetera exprés: necesita un molido fino.

"Es importante saber que el café en grano guarda su frescura por más tiempo porque está menos expuesto al oxígeno, por lo que lo mejor es molerlo antes de su preparación", explican desde Starbucks.

3. El agua

Foto: Stock Photo

Lo ideal es preparar el café con agua filtrada. El café es 98% agua, asi que es importante que la que vayan a utilizar sea limpia y fresca.

Por el contrario, no es recomendable la utilización de agua que posea sabor a cloro, que tenga olor o sabor a hierro o azufre. Si se opta por la de la canilla es imprescindible que la misma cumpla con las siguientes condiciones: que sea fría, fresca y pura.

La extracción completa de los sabores del café ocurre cuando el agua está entre 90ºC y 96ºC.

4. Frescura

Foto: Stock Photo

Es recomendable guardar el café en un contenedor tapado, opaco, a temperatura ambiente y utilizarlo dentro de la primer semana de abierto.

"Debemos pensar al café como un producto fresco. Los enemigos del café son el oxígeno, el calor, la luz y la humedad, por lo que hay que evitar guardar el café en el la heladera", explican.

La humedad se condensará en el café cada vez que el recipiente se abra y perderá su sabor.

Comentarios