No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Actualidad DRAMA

3.500 ovejas murieron en Corrientes por un brusco cambio de temperatura

Los animales habían sido esquilados y una fuerte baja en la temperatura causó la tragedia. Ocurrió en cabañas de Curuzú Cuatiá.

Unas 3.500 ovejas murieron en campos del departamento correntino de Curuzú Cuatiá tras un brusco cambio en las condiciones climáticas después de haber sido esquiladas.

El ministerio de Producción de la provincia convocará a la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria para avanzar en la disposición de medidas para atender las pérdidas que sufrieron los productores.

Voceros del gobierno del radical Gustavo Valdés dijeron a la prensa local que establecieron contactos con Nación para viabilizar mecanismos de ayuda a los productores a través de la Ley Ovina.

Tragedia en Corrientes: piden a Nación asistencia para los productores damnificados.

El secretario de Ganadería y Agricultura, Manuel García Olano, explicó al diario El Litoral que "el fin de semana, con el brusco cambio climático murieron unas 3.500 ovejas", según el relevamiento realizado por la gestión provincial, pero podrían ser más.

Agregó que entre miércoles y viernes de la semana pasada los productores procedieron a esquilar los lanares mientras la temperatura promediaba los 37 grados, pero horas después -el fin de semana- el tiempo cambió abruptamente y eso impactó en la salud de las ovejas.

"El clima cambió, refrescó y llovió en la zona, y esto provocó la muerte de estos animales que son sensibles a estas modificaciones meteorológicas", señaló el funcionario correntino.

"La situación es gravísima porque si bien sólo fueron afectadas tres explotaciones, es una mortandad masiva".

García Olano precisó que la dramática situación se registró en tres establecimientos, de medianos y grandes productores ubicados en el departamento de Curuzú Cuatiá, unos 320 kilómetros al sureste de la capital provincial.

Respecto al nivel de los daños, comentó que además de la cantidad de lanares muertos, ocurrió en cabañas muy tradicionales de Curuzú Cuatiá, con muchos años de inversión en genética de los animales, de una muy alta calidad y valor.

En esta nota:

Comentarios