Actualidad POLICIALES

Amistad, esfuerzo e inocencia: la historia de las víctimas de San Miguel del Monte

Carlos Aníbal Suárez, Gonzalo Domínguez, Camila López y Danilo Sansone perdieron la vida tras una confusa persecusión que apunta a la Policía. Quiénes eran y qué los unía.

Camila López, Gonzalo Domínguez, Danilo Sansone y Aníbal Suárez, las víctimas fatales(Foto: Twitter @Leonardo_Grosso)

Camila López, Gonzalo Domínguez, Danilo Sansone y Aníbal Suárez, las víctimas fatales | Foto: Twitter @Leonardo_Grosso

El caso conmocionó a la comunidad de San Miguel del Monte, un pueblo de 21.000 habitantes ubicado a 107 kilómetros de Capital Federal, y también a todo el país. Cinco chicos que viajaban a bordo de un Fiat 147 (uno de ellos de 22 años, el resto de 13 y 14) fueron perseguidos por la Policía Bonaerense y terminaron chocando contra el acoplado de un camión, no sin antes recibir disparos por parte de los oficiales.

Cuatro de ellos murieron, una de las adolescentes aún lucha por su vida. Quiénes eran y qué unía a este grupo de amigos envueltos en la tragedia.

Rocío Guagliarello -la única sobreviviente- y Camila López, ambas de 13 años, compartían un estrecho vínculo. Eran mejores amigas, de esas inseparables cuentan en su entorno.

Según Yanina Zarzoso, mamá de Camila, el domingo por la noche su hija le había preguntado si Rocío podía quedarse a dormir, a lo que ella respondió que sí. La última vez que las vio estaban charlando en la puerta de su casa.

Tanto Rocío como Camila iban a la Escuela Media de Monte con Danilo Sansone, de 13, y Gonzalo Domínguez, de 14. Todos ellos compartían momentos en la plaza Adolfo Alsina, a donde iban a practicar skate y participar de las batallas de gallos.

"Danilo lo único que hacía era ir a jugar a la pelota, estudiar, y salir con los amigos a la plaza a andar en patineta y a cantar unas canciones, improvisaban ahí porque les gustaba rapear", contaba entre lágrimas Juan Carlos, padre del adolescente fallecido, esta mañana.

"Eran unos nenes, estaban en su plaza, en la plaza de todos los días donde iban a skate, a rapear", acompañó Susana, madre de Gonzalo, en declaraciones radiales. Además, la mujer tildó el caso como una masacre.

 

"Danilo era un chico hermoso. Anoche subí la foto de los trofeos de él, de los botines, de la carpeta; escribía 'Mamá te quiero, mamá te amo'. Iba a jugar a la pelota, era un chico excelente, iba a la escuela, yo lo llevé todo febrero para que pasara de año. Me decía 'Papá, este año no quiero ir a febrero'. Empezó a ir a la mañana y a la tarde a la escuela para no llevarse materias. Yo vivo de la venta de carnada, lombrices, mojarra, y a veces iba y hacía $100, llegaba al mediodía a mi casa y me decía 'Viejito, ¿me das $20 que quiero comprarme un turrón para el recreo?'. Era lo único que hacía, la droga de él era un Baggio y un turrón. No puede ser que la Policía sea tan mala, si eran buenos ellos", relató Juan Carlos ante Crónica.

"Tengo impotencia porque eran chicos sanos", opinó Hugo, tío de Aníbal Suárez, el conductor del Fiat y el único mayor de edad. Su historia es un tanto distinta: era oriundo de Concepción de la Sierra, Misiones, y residía en Monte hacía año y medio.

Su vínculo con los adolescentes venía de su primo, hijo de Hugo, de 13 años y que asistía a la escuela con ellos.

 

El caso de Aníbal es llamativo por un encuentro pasado con la Policía: según su tío, "hace un mes atrás" el joven iba con su vehículo por la Ruta 3 hacia el kilómetro 113 cuando fue detenido por un patrullero que decidió llevarlo a la comisaría "porque no tenía la transferencia del auto hecha".

La multa ascendía a los $35.000. El misionero había pagado $20.000 por el auto y estaba juntando fondos para poder hacer la transferencia. Los oficiales le pidieron $5.000 para devolverle el automóvil, a lo que Aníbal contestó que sólo tenía $4.000 en su casa. Pagó y se llevó su Fiat.

¿Puede este precedente haber tenido algo que ver con este desenlace fatal? Hugo cree que sí. "Yo calculo que sí, él ya estaba marcado".

En las últimas horas, el ministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo anunció un total de 12 policías separados de la fuerza. Habían comenzado siendo 3 y ahora la decisión se extendió a 9 efectivos más.

Se trata del comisario general Marcelo Corbalán, que era el Superintendente de Seguridad Región Capital; el comisario mayor Óscar Osvaldo Frías, Jefe Departamental de San Vicente; el comisario inspector Juan Carlos Sosa, Segundo Jefe Departamental San Vicente; el comisario inspector Mario Ángel Mistreta, Jefe Policía Comunal San Miguel del Monte; el oficial subinspector José Alfredo Domínguez; los oficiales subayudantes Mariano Ibáñez Cristian Righero; y los oficiales de policía Juan Gutiérrez y Manuel Monreal.

La carátula de la causa está cada vez más lejos de ser un homicidio culposo.

Comentarios