No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

La industria arrancó el 2021 con una suba del 8%

De acuerdo a un informe elaborado por el Ministerio de Desarrollo Productivo, el fenómeno se debe en parte a que este enero hubo menos “paradas técnicas”.

La industria arrancó el 2021 con una suba del 8%

La industria arrancó el 2021 con una suba del 8%

En enero, la industria manufacturera tuvo una mejora de casi 8% interanual, según una medición del Ministerio de Desarrollo Productivo. De esta forma, la actividad de ese sector ya se ubica un 5% por encima de los niveles que tenía antes de la pandemia. 

De acuerdo a un informe realizado por el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo, tomando en consideración la utilización de energía eléctrica, “el sector fabril se expandió 7,9% interanual en el primer mes del año, y 4,6% desestacionalizado”, explicó. “Este desempeño fue traccionado por ramas como la automotriz (+17,5% interanual), la de materiales para la construcción (los despachos de cemento subieron 19,2% interanual en enero), la de caucho y plástico (con una expansión interanual del 14% en el consumo de energía) y particularmente la siderurgia”, continuó el reporte oficial.

De esta forma, la actividad industrial ya superó el nivel que tenía antes de la pandemia y se ubica entre 4 y 5% por encima. Algunos subsectores en particular, como el automotriz, registran una producción 20% superior a la que tenía antes de la crisis sanitaria. Entre las razones que identificó la publicación para explicar el repunte de la industria manufacturera, el CEP XXI mencionó que uno de ellos fue el programa Ahora 12 para compras en cuotas con tres meses de plazo de gracia que “está teniendo un impacto directo en el consumo de ramas como electrodomésticos, que tracciona fuertemente sobre la siderurgia y, en menor medida, sobre la industria plástica”.

“La maquinaria agrícola viene arrastrando un claro crecimiento desde 2020, apuntalada por el nivel de actividad del campo y, de acuerdo con referentes del sector, por la reaparición del financiamiento a tasas accesibles. La industria automotriz y la de materiales para la construcción vienen experimentando una importante demanda desde la última parte de 2020, habida cuenta de que los durables quedaron relativamente económicos en dólares”, enumeró el informe oficial.

Otra razón fue que hubo casos de sustitución de importaciones, como en el mercado automotor. “En enero los patentamientos de autos nacionales llegaron a representar el 47% de los totales, cuando un año atrás ese porcentaje había sido del 29%. Los cinco vehículos más patentados en el mes (Fiat Cronos, Toyota Hilux, Peugeot 208, Volkswagen Amarok y Ford Ranger) fueron de fabricación nacional”, continuó la cartera productiva.

Por su parte, una particularidad que tuvo enero de 2021 y que puede explicar porqué la velocidad de recuperación industrial es tan marcada es que, a diferencia de otros años, en enero hubo menos “parates” de plantas de producción, algo común a esta altura del año. De esa forma, reconoce el CEP XXI, la producción es lógicamente más alta este año. Por esa razón en febrero, adelantó el informe oficial, el ritmo de repunte ya volvió a niveles más bajos. “La industria pasó de crecer al 14% interanual en la primera quincena de enero (un valor sin dudas anómalo) a hacerlo en torno al 3% en los primeros días de febrero (magnitud mucho más parecida a la de fines de 2020)”, apuntó.

Sin embargo, la recuperación es muy heterogénea. Según el CEP XXI, solo el 55% de las ramas industriales tenía hacia noviembre más cantidad de empleo que antes de la pandemia. Entre los rubros fabriles con balances positivos en términos de generación de empleo están las industrias ligadas a las proteínas animales, la fabricación de aparatos de uso doméstico, la industria plástica, la de electrónica y la química.

Por el contrario, confecciones de prendas de vestir fue la rama industrial más afectada, con una reducción de 3.300 puestos de trabajo. “La baja del empleo sectorial obedece a que por la pandemia se redujo el consumo –y por ende la fabricación– de prendas de vestir. Algo similar puede decirse de calzado, cuyo empleo se contrajo en 1.200 mil puestos, en gran medida por el segmento de cuero. Edición e impresión también exhibió una contracción del empleo, en 2.200 puestos; se trata de una rama que desde fines de 2011 ha ido expulsando empleo en relación de dependencia año tras año, y que en la pandemia además se vio afectada por la reducción de la circulación callejera, que limitó las ventas de productos como diarios y revistas”, agregó el informe de Desarrollo Productivo.

En esta nota:

Comentarios