No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Ciencia

¿La enfermedad de COVID-19 se puede transmitir a través de aerosoles?

Un equipo de científicos advierte la necesidad de prestar más atención a la transmisión por aerosoles y pide a la OMS reevaluar su postura.

¿La enfermedad de COVID-19 se puede transmitir a través de aerosoles?

¿La enfermedad de COVID-19 se puede transmitir a través de aerosoles?

Desde la aparición del nuevo coronavirus y su posterior propagación alrededor del mundo, una enorme cantidad de investigaciones pusieron en foco en entender, por un lado, cómo se contagia el virus y, por otro, cuáles son las mejores medidas de prevención; hubo cosas que supimos casi de inmediato —la necesidad de aislarse de otros, de usar barbijos y de lavarse las manos con frecuencia— mientras que otras requirieron más tiempo y trabajo llegar a un consenso.  

Tal es la cuestión relacionada con la transmisión, cuyo conocimiento resulta fundamental para poder tomar mejores decisiones en cuanto al levantamiento progresivo de las medidas de bloqueo.

En este sentido, organismos de salud tales como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierten que el virus se transmite, principalmente, entre personas que están en contacto cercano entre sí, por objetos que están contaminados con el virus y a través de las gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose, estornuda o habla.

Asímismo, también adviertien sobre la tranmisión por aerosoles —gotitas muy pequeñas que pueden permanecer suspendidas en el aire durante períodos de tiempo más prolongados—, aunque destacan que se necesitan con urgencia más estudios para investigar tales casos y evaluar su importancia para la transmisión de COVID-19.

Ahora, José Luis Jiménez, profesor de química y miembro del Instituto Cooperativo de Investigación en Ciencias Ambientales de la Universidad de Colorado-Boulder, advierte junto con muchos otros científicos que "una parte sustancial de los casos de COVID-19 son el resultado de la transmisión a través de aerosoles, y la evidencia a favor de los aerosoles es más fuerte que la de cualquier otra vía".

E insiste: "Los funcionarios deben ser más agresivos al expresar esta realidad si queremos controlar la pandemia".

Hay tres formas posibles de transmisión del virus, sostiene, dos de las cuales destacan la OMS y los CDC: la primera es a través de "fómites", objetos que están contaminados con el virus (que podría incluir la piel de otra persona). Al comienzo de la pandemia, la preocupación por la transmisión de fómites llevó a algunas personas a blanquear alimentos y paquetes. El CDC ahora dice que los fomites son un posible medio de transmisión, pero probablemente no uno que sea importante.

La segunda posibilidad es a través de gotitas (saliva o líquido respiratorio) que expulsan las personas infectadas cuando tosen, estornudan o hablan. "Las gotas, que según la OMS y los CDC son el medio principal de transmisión de COVID-19, se impulsan a través del aire, pero caen al suelo después de viajar de 1 a 2 metros. Sin embargo, la investigación publicada, las gotitas solo son importantes al toser y estornudar". 

Y agrega: "Pero cuando se trata de hablar de cerca, lo que parece jugar un papel importante en la transmisión de COVID-19, las gotas son menos importantes que la tercera vía potencial: los aerosoles".

"Durante décadas se pensó que la tuberculosis se transmitía por gotitas y fómites, pero la investigación finalmente demostró que la tuberculosis solo se puede transmitir a través de aerosoles. Creo que hemos cometido un error similar con COVID-19".

La transmisión por "aerosol", específicamente, es similar a la transmisión por gotitas, excepto que en el primer caso son tan pequeñas que pueden permanecer en el aire durante minutos u horas. "Si bien la OMS y los CDC afirman que los aerosoles podrían provocar la transmisión en situaciones muy específicas, ambas organizaciones sostienen que son menos importantes. Creo que se trata de un error importante y el 6 de julio, junto con 239 científicos, pedí a la OMS que reevaluara su postura. La OMS actualizó su posición en respuesta, pero el lenguaje de la agencia continúa expresando escepticismo sobre la importancia de esta vía".

Por otro lado, Jimenez argumenta que se está descubriendo que los brotes con frecuencia ocurren cuando las personas se reúnen en espacios interiores abarrotados y con ventilación insuficiente, "como cantar en fiestas de karaoke, animar en clubes, conversar en bares y hacer ejercicio en gimnasios". 

"Eventos de superpropagación, donde una persona infecta a muchas, ocurren casi exclusivamente en lugares cerrados y están provocando la pandemia. Estas observaciones se explican fácilmente por aerosoles y son muy difíciles o imposibles de explicar por gotitas o fómites".

A este respecto, y ante todavía una falta de respuesta oficial, concluye que "Debemos seguir haciendo lo que ya se nos ha recomendado: lavarnos las manos, mantener una distancia de dos metros, etc. Pero eso no es suficiente. Debe surgir un conjunto de recomendaciones nuevo, coherente y lógico para reducir la transmisión de aerosoles".

Destacando a su vez la importancia de evitar multitudes, espacios cerrados, los lugares con poca ventilación, mantener distancia con otros, quedarse mucho tiempo estático en espacios reducidos, usar mascarilla y no hablar, cantar o gritar sin barbijo.

Salir al aire libre no es una protección mágica contra el contagio: un día ventoso en un área abierta mientras mantenemos nuestra distancia es muy seguro, pero una conversación cercana sin tapabocas o mascarillas sin viento o una mínima correntada en un paisaje estrecho entre edificios altos es muy arriesgado”, finaliza.

Comentarios