No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Protón

¿Por qué tocarnos la cara puede propagar el virus y por qué nos cuesta tanto evitarlo?

Es un hábito difícil de romper, pero no imposible. Acá te damos unos consejos.

¿Por qué tocarnos la cara puede propagar el virus y por qué nos cuesta tanto evitarlo?

¿Por qué tocarnos la cara puede propagar el virus y por qué nos cuesta tanto evitarlo?

Según un estudio, las personas nos tocamos la cara, en promedio, más de 20 veces por hora. Alrededor del 44% de esas veces implican el contacto con los ojos, la nariz o la boca y particularmente ahora, en medio de un brote de Covid-19, se vuelve más necesario abstenerse de esta práctica.

Cualquiera que haya intentado hacerlo conscientemente sabe lo difícil que es dejar de llevar nuestras manos al rostro, ya que es algo que solemos hacer sin pensar y por varios motivos: algunas personas lo hacen para expresar sus emociones, otras se tocan la cara en una discusión para enfatizar algo y otras por estrés o incomodidad. Con el tiempo, se forma un hábito que continúa repitiéndose a menos que se rompa conscientemente.

¿Por qué debemos trabajar en esto? Ya sea al agarrar un objeto o al mover el picaporte de una puerta, constantemente estamos tocando superficies contaminadas con patógenos. Una vez en nuestras manos, pueden ingresar a nuestro cuerpo a través de las membranas mucosas de la cara (ojos, nariz y boca) que actúan como vías hacia la garganta y los pulmones; lo cual es especialmente peligroso cuando hay brotes infecciosos como el actual coronavirus.

Algunos consejos de los expertos son: 

  • Estar atentos a cuántas veces nos tocamos la cara.
  • Identificar los propios desencadenantes de esta costumbre. 
  • Encontrar otros comportamientos que lo reemplacen.
  • Incorporar hábitos que reduzcan el riesgo de infección al tocarnos la cara, como usar los nudillos para tocar el botón del ascensor en lugar del dedo o toallas de papel para abrir una puerta en lugar de la mano.

Tené en cuenta que no tocarte la cara es solo una forma de protegerte, pero es importante no olvidarse de las demás estrategiasquedarnos en casa cuando no nos sentimos bien, evitar a otras personas enfermas, lavarnos las manos con frecuencia, desinfectante para manos que contenga al menos un 60% de alcohol, y limpiar superficies y objetos de uso común.

Comentarios