No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Cine y Series RESEÑA

"Dune", fantasía, acción y drama político: obra maestra de ciencia ficción para ver en pantalla grande

Llega a las salas uno de los eventos cinematográficos más enormes del año, en despliegue escénico y elenco, que encabeza Timothée Chalamet junto a talentos de renombre. La presentación del universo inspirado en la novela de Frank Herbert, y con ello, el inicio de su saga.

"Dune", fantasía, acción y drama político: obra maestra de ciencia ficción para ver en pantalla grande(Foto: Gentileza de prensa)

"Dune", fantasía, acción y drama político: obra maestra de ciencia ficción para ver en pantalla grande | Foto: Gentileza de prensa

Por: Antonella Morello

Si buscamos su definición, una "duna" es una acumulación de "arena en forma redondeada" o de "media luna" que forma y empuja el viento en la playa o en el desierto. "Arrakis, mi planeta es bellísimo cuando el sol está bajo, sobre la arena, se ven volar las especias", describe Chani (Zendaya), oriunda de ese planeta, planeta que corre peligro y eso trata de advertir. Sus palabras están en la mente de Paul Atreides, pero son sólo sueños. O al menos eso cree. 

Así comienza la nueva película de Denis Villeneuve ("La Sospecha", "Sicario"). Algo así como su protagonista, el director tuvo una visión: "estoy tratando de hacer la adaptación de mis sueños", había contado en 2017. El proyecto de realizar su propia adaptación de "Duna" (Dune, en su inglés original, novela que Frank Herbert publicó en 1965) había iniciado en 2016, cuando comunicó junto a Brian Herbert, hijo y heredero del escritor, que tenía los derechos de la historia de su padre para llevarla a la pantalla grande. Desde ese momento dos sentimientos definieron a la gran mayoría: incertidumbre y expectativa.

Es que por un lado, el cineasta tiene ganado el respeto en el mundo del cine. En el género es uno de los que mejor maneja la cuestión tiempo-espacio no lineal, y por supuesto, la ciencia ficción, algo que demostró con "La Llegada" y "Blade Runner 2045" (siguiendo el camino que abrió Ridley Scott con la primera película). Aunque por otro, la complejidad de la novela volvía la adaptación, un desafío mayor. Teniendo además el antecedente de que otro director prestigioso como lo es David Lynch ("Twin Peaks"), realizó una primera película (1984).

Denis Villeneuve y Timothée Chalamet | Foto: Gentileza de prensa

"David Lynch hizo una adaptación en los '80 que tiene algunas cualidades muy fuertes. Quiero decir, es uno de los mejores cineastas vivos. Tengo un gran respeto por él. Cuando vi su adaptación, quedé impresionado. Pero no fue lo que había soñado. No tendrá ningún vínculo con su película. Vuelvo al libro y voy a las imágenes que salieron cuando lo leí", dejó claro Villeneuve de entrada y en el marco de la misma entrevista.

Así llegamos al 2021. El director estrena la película (la primera parte de lo que será su franquicia), y estos dos sentimientos que mencionaba al principio se acrecientan. La expectativa: porque efectivamente se trata de uno de los eventos cinematográficos más enormes del año, con todo su despliegue escénico y un elenco de talentos que merecen un párrafo aparte. Y la incertidumbre: porque a pesar de estar ante lo que en la literatura fue la madre de decenas de historias de ciencia ficción que vinieron después, hoy pareciera que no es tan novedoso contar un universo de magia, profesías, e imperio, como sí sucedió en 1965, de la pluma de Herbert.

Cuando salí de la proyección escuché decir: "Esto te demuestra por qué Star Wars es grandiosa". Es curioso. Claramente George Lucas fue un visionario, no sólo con sus personajes e historia -de por sí es notable y cautivó a generaciones enteras- sino porque el desarrollo de su franquicia acompañó o más bien fue la consecuencia del crecimiento de la industria cinematográfica. Pero su inspiración estuvo puesta en Dune.

"Dune" | Foto: Gentileza de prensa

"La mayoría de las ideas principales de Star Wars provienen de Dune, así que va a ser un desafío abordar esto", reconocía Villeneuve en una entrevista con Fandom donde a su vez revelaba: "Mi ambición está en hacer la película de Star Wars que nunca he visto".

El universo Dune está compuesto, en principio por una trilogría principal que completan el volumen de 1965, El mesías de Dune (1969) y su cierre en Hijos de Dune (1976). Aunque el éxito en ventas de los libros, motivó a Herbert a continuar con su creación. Lanzando así  un cuarto libro, Dios emperador de Dune (1981), un quinto Herejes de Dune (1984) y un sexto Casa Capitular Dune (1985).

Y eso no es todo, tras el fallecimiento de su padre, Brian Herbert continuó la dinastía literaria publicando dos trilogías precuelas: Preludio a Dune (1999-2001) y Leyendas de Dune (2002-2004); así como dos novelas que concluyen la saga original, Cazadores de Dune (2006) y Gusanos de arena de Dune (2007), ya más contemporáneas.

"Dune", de Fran Herbert

¿Dónde está ubicada y qué cuenta la película de Villeneuve? Es la primera parte de la primera novela. Por este motivo, el film es precisamente la introducción al universo que en el que el director nos quiere insertar. "Esto es sólo el principio", será la frase con la que Chani cierra la película, preparándonos para lo que viene.

En "Dune" el destino de la humanidad y del universo está puesto en Paul (interpretado por el nominado al Oscar, Timothée Chalamet), un joven caladán, que resultará ser más que el hijo del Duque Leto Atreides (Oscar Isaac), heredero al trono de su planeta. Hijo también de la Bene Gesserit (como se conoce a la orden de sacerdotisas con habilidades místicas y quienes digitan el curso de la vida), Jessica (Rebecca Ferguson, ofreciendo un personaje diferente a los que suele interpretar, más introspectivo, reservado y no por eso menos poderoso).

Timothée Chalamet como Paul en "Dune" | Foto: Gentileza de prensa

Movilizado por sus sueños, una inminente profesía que parece cumplirse y señalarlo como el mesías, Paul es empujado a dejar la comodidad de su tierra natal para adentrarse en Arrakis, ganarse la confianza de su gente. Una tierra habitada por fremen, seres descriptos como bárbaros, rodeada por un desierto que es una muerte asegurada, donde se mueven criaturas -gusanos- de un tamaño incalculable, que deboran cuanto avanzan; y a su vez donde se encuentra la especia, un elemento tan valioso como crucial para atravezar galaxias. Motivo por el que es acechada por los harkonnen, quienes buscan conquistar dicha duna.

Villeneuve ofrece una experiencia altamente cinematográfica y digna de ver en pantalla grande para entrar aún más en el mundo que presenta: donde las armaduras son holográficas, las profesías, promesas; y el miedo "el asesino de la mente", donde lo que pasa parece no estar tan alejado de nuestro mundo.

"Dune" | Foto: Gentileza de prensa

El director plantea a través del texto de Herbert, este realismo distópico que tanto maneja en su filmografía, ese que advierte cuestiones que son propias de nuestra propia realidad. "Dune" no sólo es una historia de fantasía (con todas las virtudes de componer personajes y una historia en otro tiempo y espacio) sino un drama político. Nos presenta un mundo que más allá de su arquitectura nos hes conocido. Donde el imperio (sí, como en "Star Wars") es el enemigo, el que busca la guerra entre las naciones. Y los rebeldes resisten a la suerte del desierto, una tierra que es a la vez tan ingobernable como hostil, pero que como efecto sorpresa, también guarda sus secretos.

Ver a los personajes femeninos (hablo de las Bene Gesserit) con vestimentas que les cubren casi por completo su cuerpo me trasladó hacia culturas y religiones definidas por estos hábitos, con estructuras bien marcadas en lo patriarcal. De hecho, tales personajes estarían inspirados en las Monja del Líbano, tal como indican análisis de las novelas.

"Dune" | Foto: Gentileza de prensa

Sobre ello, "Dune" vuelve valiosa la potencia de esos personajes, que principalmente en el caso de Jessica le atribuyen al protagonista un don mayor: no es valioso por ser el hijo del Duque, sino por heredar de ella un poder superior a todo lo que exitió en su linaje.

Rebecca Ferguson "Dune" | Foto: Gentileza de prensa

La película es larga y -vamos a decirlo- sienta una atmósfera densa, que a su vez refleja cómo lo vive su protagonista, el drama de la matanza de los pueblos mientras los gobiernos fomentan esos enfrentamientos, observando desde una platea cómoda.

Retomando, ¿por qué decía que hoy pareciera que esta historia no es tan novedosa como sí lo fue su novela? En "Dune", cada personaje cumple el rol clásico de una película de fantasía, siguiendo esa suerte de camino del héroe. El protagonista destinado a salvar su mundo, antagonistas que amenazan con destruirlo, mujeres que dominen la magia, y la traición, la esperanza y la acción como hilos conductores de la trama. Sin embargo, basta recordar que este texto sirvió como base de muchas historias posteriores y deja la pregunta picando: ¿Logrará Villeneuve crear una saga tan significativa como lo fueron "Star Wars" o "El Señor de los Anillos"? 

Sin ánimos de comparar, "Dune" ofrece una experiencia que es una obra de arte y merecedora de verla en pantalla grande. Trabajo, por supuesto del director, de Greig Fraser (en fotografía) y nada menos que música de Hans Zimmer (el ganador del Oscar que musicalizó nada menos que "El Rey León", de las películas con mejor banda sonora). 

"Dune" | Foto: Gentileza de prensa

La película tuvo su estreno en el Festival Internacional de Cine de Venecia, donde fue ovacionada y a la vez reunió críticas diversas.

Y dije que le dedicaría un párrafo aparte a la cantidad de actrices y actores que integran el elenco: Josh Brolin (Thanos en "Avengers: Infinity War" y "Endgame"), Jason Momoa ("Aquaman" y "Game of Thrones"), Dave Bautista (Drax en "Guardianes de la Galaxia"), un irreconocible Stellan Skarsgård ("Thor", "The Avengers", "Chernobyl"), Stephen McKinley Henderson (“Fences”, “Lady Bird: Vuela a casa”), Chen Chang (“Ryu san”, “El tigre y el dragón”), David Dastmalchian (“Blade Runner 2049”, “Batman - El caballero de la noche”), Sharon Duncan-Brewster (“Rogue One: Una historia de Star Wars”, “Sex Education”, de Netflix), Charlotte Rampling (“45 años”, “Assassin's Creed”  y Javier Bardem ("No Country for Old Men").

Verla en cines

"Dune" llega luego de que las salas de muchos cines en el mundo permanecieran cerradas debido al estallido de la pandemia, que también demoró su estreno, al tiempo que potenció el desarrollo del streaming, algo a lo que el director se enfrentó.

Y es que Warner Bros. había comunicado en un primer momento que la película se estrenase en simultáneo que en su plataforma de streaming HBO Máx, evitando así -o limitando- su paso por la pantalla grande. El director hizo público su descargo no sólo expresando que "Dune" es "la mejor película que he hecho" sino solidarizándose con otros colegas y defendiendo al séptimo arte, que muchas empresas con el desarrollo de sus canales plantean si es que llegará a su fin.

"Creo firmemente que el futuro del cine estará en la gran pantalla, sin importar lo que diga cualquier aficionado de Wall Street. Desde los albores de los tiempos, los seres humanos han necesitado profundamente experiencias comunitarias de narración. El cine es más que un negocio, es una forma de arte que une a las personas, celebrando la humanidad, mejorando nuestra empatía entre nosotros; es una de las últimas experiencias artísticas colectivas en persona que compartimos como seres humanos. Una vez que pase la pandemia, las salas volverán a llenarse de amantes del cine. Esa es mi firme creencia. No porque la industria del cine lo necesite, sino porque los humanos necesitamos del cine, como una experiencia colectiva", afirmó.

La potencia de nuestra mente

"Dune" -que prepara su segunda parte- es la carta de presentación de un viaje que recién arranca. Un despliegue visual imponente que nos involucra en una historia que funciona como distopía de nuestro propio mundo y cómo corre peligro, a la luz de las guerras por la dominación de territorio, de extracción de recursos, donde los pueblos luchan por sobrevivir guardando secretos que son sus armas en la batalla. 

Jason Momoa en "Dune" | Foto: Gentileza de prensa

Como diría Duncan (Momoa): "Las historias de los sueños son buenas, pero lo importante nos pasa despiertos". Sin embargo, la magia de "Dune" representa la grandeza no sólo de la destreza sino de la habilidad mental que podamos tener en ella, la fuerza de un espíritu que perfecciona nuestras habilidades como la voz que debe entrenar Paul.

"Dune" | Foto: Gentileza de prensa

Nos recuerda la potencia de la imaginación, magia que despierta la novela, a la vez inspirada en lo que nos pasa cuando abrimos los ojos, pero permitiéndonos -a su vez- ir más allá.

En esta nota:

Comentarios