No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series El chico de al lado

Zac Efron cumple 32: su viaje de chico Disney a asesino serial

Que esa carita de nene no los engañe, Zac ya pasó las tres décadas y y lleva casi veinte años creciendo 'actoralmente' ante nuestros ojos.  

Mucho más que una cara bonita

Mucho más que una cara bonita

Por: Jessica Blady

Disney siempre fue (y será) el semillero de jóvenes estrellas en ascenso. Sólo basta recordar “The Mickey Mouse Club”, el clásico show televisivo donde dieron sus primeros pasos figuras como Britney Spears, Christina Aguilera, Justin Timberlake, Keri Russell y hasta Ryan Gosling, mucho antes de ponerse serio y empezar a acumular nominaciones al Oscar. Zachary David Alexander Efron podría haber formado parte de una nueva generación de esta troupe, pero sus comienzos profesionales fueron un poco más ‘dramáticos’, claro, antes de aterrizar de lleno en la comedia musical que tan bien le calza, cortesía del estudio del ratón.

Zac Efron es el típico chico californiano (¿?), criado en una familia de clase media, y alentado por su papá David a estudiar actuación y canto a muy temprana edad, donde empezó a participar de varias obras escolares y producciones locales en el The Great American Melodrama and Vaudeville, un teatro de San Luis Obispo, su ciudad natal.

Aquellos años de secundaria

Sus primeros trabajos para Hollywood llegaron a principios de la década del dos mil, en sendos episodios de “Firefly” (2002-2003) -la aventura sci-fi de Joss Whedon- y “ER Emergencias” (ER, 1994-2009), uno de esos dramas del prime time que vio el debut de muchos grandes talentos de hoy en día. Pero el verdadero empujoncito hacia la fama adolescente se le dio en el año 2006 cuando interpretó a Troy Bolton en la primera entrega deHigh School Musical”, esa pseudo adaptación de ‘Romeo y Julieta’ (ponele) plagada de conflictos escolares, como ya dijimos, una producción de Disney Channel que lo catapultó de inmediato a las tapas de todas las revistas teen y listas de ventas de álbumes, gracias al éxito de una banda sonora -ya se les pegó “We're All In This Together”, ¿no?- que él no grabó en un 100% (les dejamos la anécdota para otra ocasión).  

Con apenas 19 años, Zac ya era una estrella, y mientras esperaba el inevitable regreso a la East High, probaba sus armas interpretativas (y todo su encanto) en la adaptación del premiado musical “Hairspray” (2007), donde le tocó ponerse en la piel del carilindo Link Larkin, o la comedia con aires ochentosos, “17 Otra Vez” (17 Again, 2009), uno de esos tantos clones fallidos de “Quisiera Ser Grande” (Big, 1988), donde comparte ‘cuerpo’ con Matthew Perry.

El peor vecino 

Como muchos ídolos adolescentes, Efron sintió la necesidad de demostrar que era mucho más que una cara bonita y comenzó a aceptar roles más ‘serios’, rodeándose de grandes figuras y realizadores como Richard Linklater (“Me and Orson Welles” y Lee Daniels (“The Paperboy”). También quería dejar atrás la imagen de “chico bueno” (de Disney), y sorprendió a más de uno (de manera positiva) con su participación en “Buenos Vecinos” (Neighbors, 2014), comedia zarpadita no apta para ese público menudo que lo convirtió en estrella. Las malas palabras, las drogas y todas esas cosas que suman a la hora de la calificación “para mayores de 16 años” se convirtieron en sus nuevas herramientas gracias a una seguidilla de películas, tal vez, no tan celebradas como “Música, Amigos y Fiesta” (We Are Your Friends, 2015) y “Mi Abuelo es un Peligro” (Dirty Grandpa, 2016), pero de esta manera, el pibe sumó presencia en la taquilla y ceros a su cuenta bancaria.

En este punto, ya podemos afirmar que Zac Efron logró despegarse de la figura de ídolo adolescente, más allá de la baby face que lo va a seguir acompañando hasta que se le noten mucho más las arrugas. Los últimos años fue alternando entre comedias comerciales (sí, te estamos mirando a vos “Baywatch”), dramas independientes y su querido musical en “El Gran Showman” (The Greatest Showman, 2017), pero también borró de un plumazo al querido Troy con “Ted Bundy: Durmiendo con el Enemigo” (Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile, 2019), donde encarna a uno de los asesinos seriales más despiadados de la historia de los Estados Unidos.

El asesino "encantador" 

Efron ya no tiene que demostrarles nada ni a la crítica ni al público. Tal vez, tenga sus cuentas pendientes en cuanto a oportunidades en la pantalla grande, pero es uno de esos claros ejemplos (uno que aplica también a su compañera de ‘High School’, Vanessa Hudgens) de que hay vida más allá de Disney Channel.   

En esta nota:
  • Zac efron

Comentarios