Chegusan RECETAS

Tortillas de mandioca aptas para celíacos desesperados por algo crocante

Lo mejor de estas tortillas es que podés hacer muchas de una y usarlas para lo que quieras: se pueden rellenar con queso para quesadillas, tomate para el desayuno, huevo revuelto, lo que sea.

Tortillas de mandioca aptas para celíacos desesperados por algo crocante

Tortillas de mandioca aptas para celíacos desesperados por algo crocante

Avatar del

Por: Mica Najmanovich

Estas tortillas me las enseñó mi amiga Anu una vez que me hizo el desayuno y me volví adicta. Son muy fáciles de hacer a ojo, las cantidades son estimativas, pero atención: lo más importante es que haya más harina de arroz que de mandioca. Acá las voy a hacer con cúrcuma para darle color amarillo, similar al de las tortillas de maíz mexicanas, pero por favor, dejá tu creatividad volar: podés ponerle cualquier especia o semilla (con sésamo quedan de-lish).

INGREDIENTES (para 10 tortillas de 20 cm diámetro aprox)

  • 100gr de harina de mandioca
  • 200gr de harina de arroz
  • 1 cdta de cúrcuma
  • 70ml de aceite de oliva o girasol
  • 360ml de agua
  • Pizca de sal (a gusto)

1. Mezclar los secos y agregar parte del aceite de a poco, para formar una mezcla arenada. Añadir primero la mitad del agua y batir con tenedor hasta incorporar sin grumos. Sumar el resto del agua. Tiene que quedar una consistencia un poco más fluida que la masa de un panqueque, parecida a esa mezcla que hacíamos cuando éramos chicos de maizena y agua.

2. Poner una sartén al fuego (recomiendo de 18 cm o 20 cm de diámetro, porque va a ser más fácil de manipular) y esperar hasta que esté bien caliente. TIP: como la mezcla ya tiene aceite, no hace falta ponerle a la sartén.

3. Volver a mezclar la base de mandioca y volcar suficiente cantidad de mezcla como para que cubra toda la sartén y, con ayuda de una cuchara, esparcirla hacia los bordes.

4. Dejar cocinar de un lado por 5 minutos y después del otro por otros 5 minutos y ¡listo! Sacar de la sartén, poner en un plato y repetir con el resto de la masa.

ATENCIÓN: a estas tortillas les quedan ricos los puntitos quemados, tipo esos que tienen las empanadas al horno de barro. Les dan un gusto ahumado y un poquito de amargor necesario, así que no tengas miedo de cocinarla más tiempo, está bueno.

Comentarios