No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Espectáculos

Cecilia Carrizo volvió a la tele y recordó a su hermano: "Me regaló su última mirada y me enseño a morir"

Caramelito, regresó a "A la Tarde" luego de del fallecimiento del baterista y emocionó a todos con sus palabras.

Cecilia Carrizo volvió a la tele y recordó a su hermano: "Me regaló su última mirada y me enseño a morir"

Cecilia Carrizo volvió a la tele y recordó a su hermano: "Me regaló su última mirada y me enseño a morir"

Luego de tomarse unos días por el fallecimiento de su hermano, Martín Carrizo, Cecilia "Caramelito" volvió a su trabajo en "A la tarde" donde se tomó unos minutos para agradecer el amor recibido por la familia y recordar al baterista.

Con mucha emoción y tratando de evitar llorar, Cecilia quiso recordar a su hermano con alegría: "Se me cruzan tantas cosas por la cabeza, primero, sin dudas decirles muchas gracias, porque pasaron un montón de cosas que uno no entiende, por qué pasaron, incluso yo me las preguntaba cada noche", comenzó diciendo sobre la enfermedad que transitó los últimos años su hermano.

"Martín me enseñó a vivir y me enseñó a morir. Lo vi morir, estaba al lado de él cuando se fue. Me regaló su última mirada y yo le regalé la mía"

"Cuando hicimos la campaña para recaudar dinero para que Martín viaje a hacer un tratamiento experimental, y que yo le puse la cara porque él me lo pidió. Yo decía que no importaba el número que tenía el billete, podían ser cinco, o 10.000 (las donaciones), yo lo acompañe y me pregunté muchas veces ¿por qué viajamos a Estados Unidos?, ¿Por qué tanto hizo tanto sacrifico?. Él soñaba con volver a la Argentina y contarles a todos que funcionaba y que todas las personas que cursaban esa enfermedad pudieran hacerlo, luchar para que se pudiera hacer acá y demás", agregó. 

Y continuó: "Hoy Martín está en paz, como se merece y me dejó un legado inconmensurable, Martín me enseñó a vivir y me enseñó a morir. Lo vi morir, estaba al lado de él cuando se fue. Me regaló su última mirada y yo le regalé la mía", dijo sin poder contener la emoción.

"El me enseñó a vivir porque era mi hermano mayor, y esa última mirada me la regaló también. Cuando me preguntaba por qué fuimos a Estados Unidos, y por qué tanto sacrificio- Todos los días le daban inyecciones en todo el cuerpo, se sometió a algo muy duro, más allá de su enfermedad. Era un campeón. Ahora siento que ya sé por qué. Fue para que todas esas personas que supieron que fue, y que lo acompañaron ayudándolo, lo acompañaran hasta el último día. Porque él hasta el último día leía los mensajes, le gustaba que toda la gente lo acompañara, que le diera amor", expresó. 

Luego recordó un dialogo con el Indio Solari y contó: "Cuando el Indio le abrió un show entero solo para él, el Indio mete 200 mil personas en su show y los Fundamentalistas del Aire acondicionado, amados por Martín, dijeron de hacer un show para él, yo le dije al Indio ´no solo le diste todo el amor, que le dio desde el primer día y hasta el último, sino que le abriste las puertas para que todos tus seguidores, ese pogo más grande del mundo, le dieran amor hasta su último instante´.", reveló emocionando a todos los presentes.

"Yo te digo que eran las cuatro de la mañana, y estaba en el sanatorio con él, en la guardia, ya te digo esa última mirada cuando él ya dejaba de respirar. Yo miraba al cielo y decía ´ándate, agarra tu bici y ándate, ya está mi amor, ya está"

"Fue un legado de amor, yo lo tengo conmigo y el me enseñó a morir, porque tenemos culturalmente un concepto de la muerte a la que le tememos, a la que le escapamos y te aseguro Kari, que me amigue con la muerte", aseguró tras unas palabras de Karina Mazzocco que sumó al relato.

Luego Cecilia continuó: "Yo te digo que eran las cuatro de la mañana, y estaba en el sanatorio con él, en la guardia, ya te digo esa última mirada cuando él ya dejaba de respirar y me cerraron la puerta. Yo me fui caminando por ese sanatorio vacío y miraba al cielo y decía ´ándate, agarra tu bici y ándate, ya está mi amor, ya está´. Porque una enfermedad que te limita tanto y que te lleva al extremo desconocido para cualquier ser humano, es la prueba máxima de la integridad que puede tener una persona. Porque él con esa integridad, hasta el último suspiro batalló y me enseñó a ser una persona digna. Así que, que mejor legado que ese", concluyó muy emocionada.

Comentarios