Ir al contenido
Logo
Tecnologia

Solo el 13% de las startups de Web3 incluyen a alguna mujer entre sus fundadores

Solo el 13% de las startups de Web3 incluyen a alguna mujer entre sus fundadores

Las compañías de Web3 —dedicadas al desarrollo de aplicaciones para el metaverso, tecnologías blockchain y criptomonedas— están a la vanguardia del futuro del mundo digital. Sin embargo, hay un aspecto en el que siguen ancladas en el pasado: las mujeres están muy poco representadas entre sus fundadores e inversores. Además, esta infrarrepresentación es incluso mayor que en las propias carreras de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, (STEM) y en el sector tecnológico en general. Solo el 13% de los equipos fundadores de Web3 incluye a una mujer, y tan sólo el 3% tiene un equipo formado exclusivamente por mujeres.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio “Web3 ya tiene un problema de diversidad de género” publicado recientemente por Boston Consulting Group (BCG), en concreto, por su unidad de diseño y desarrollo tecnológico BCG X y People of Crypto Lab (POC), un estudio creativo y de innovación para impulsar la diversidad, la equidad y la inclusión en el ecosistema Web3. Ambas se han unido para analizar la diversidad de género de fundadores e inversionistas utilizando una base de datos de Crunchbase compuesta por casi 2.800 entidades.

El estudio también señala que, para la financiación de las empresas Web3, la división es aún mayor. Los equipos fundadores formados exclusivamente por hombres recaudan casi cuatro veces más, por término medio, que los formados exclusivamente por mujeres: casi 30 millones de dólares frente a unos 8 millones. Y, entre las empresas Web3 que han recaudado más de 100 millones de dólares, el porcentaje de equipos fundadores formados exclusivamente por mujeres es cero.

Este estudio mostró que los equipos exclusivamente masculinos tienen un mayor éxito en la obtención de financiamiento, en comparación con los mixtos y muy lejos de los exclusivamente femeninos. Esto explica por qué muchas mujeres dudan antes de unirse o invertir en nuevas empresas tecnológicas”, explica Carlos Paci, managing director y socio de BCG. “Tal y como señalamos en otra investigación de BCG, las empresas con equipos de liderazgo diversos son mejores en innovación y más rentables, por lo que esta subrepresentación de las mujeres tiene costos importantes”, añade.

La disparidad de género se extiende a toda la plantilla de la Web. Entre todos los empleados de las principales startups Web3, el porcentaje de mujeres es mayor —aproximadamente el 27%—, pero a menudo se agrupan en funciones no técnicas, como RRHH y marketing. Resulta alarmante que esta brecha sea mayor que en el conjunto de la mano de obra en campos basados en STEM, en donde las mujeres representan el 33% de la mano de obra, con un 25% ocupando puestos técnicos.

Las cifras son alarmantes. Se trata de una crisis de diversidad que se convierte en una de negocio, ya que se pierden oportunidades de apoyar y ampliar compañías que tendrían un mejor enfoque para obtener clientes femeninos. La brecha de género en Web3 es un problema aún mayor que el que conocemos desde hace tiempo en las empresas STEM en general. Además, con Web3 no hablamos sólo de tecnología, sino de tecnología aplicada a todos los sectores y aspectos de la vida”, afirma Jessica Apotheker, CMO de BCG y coautora del estudio. “Las empresas de Web3 configurarán la forma en que las personas se representan a sí mismas online, realizan transacciones comerciales e interactúan entre sí. Estudios de BCG han demostrado que las empresas con un equipo directivo diverso son más innovadoras y rentables. En este sentido, las empresas de Web3 que no adopten y aprovechen la diversidad desde el principio renunciarán a una enorme oportunidad de negocio y monetización”.

Por su parte, Amaryllis Liampoti, Managing Director & Partner BCG, explica: “Desafortunadamente, muchos lideres e inversores aún ven la diversidad como una cuestión moral y no como una estrategia de negocio inteligente. Esto ha llevado a una falta de progreso en la inclusión femenina en Web 3 que es alarmante. Sin embargo, la evidencia es clara: los equipos diversos generan mejores resultados y rendimientos. Es hora de que nos demos cuenta de la gran oportunidad que existe y nos comprometamos de manera firme”.

Dado que los ecosistemas Web3 se encuentran en una fase temprana de su desarrollo, aún queda tiempo para resolver estos problemas mediante medidas como:

- Medirlo todo: un primer paso fundamental es la medición y el reporte granular y objetivo sobre la representación de las mujeres y otros aspectos de la diversidad en todo el ecosistema de fundadores, empleados e inversores de la compañía.

- Poner mujeres en los equipos de inversión: hay datos claros que demuestran que los prejuicios inconscientes pueden influir en las decisiones de financiación y es más probable que los equipos de inversión formados exclusivamente por hombres respalden a equipos fundadores formados exclusivamente por hombres. Para hacer frente a este problema, algunas empresas de capital riesgo exigen ahora que los equipos de inversión incluyan al menos una mujer.

- Diseñar experiencias de marca inclusivas: las empresas que generan una presencia digital en Web3 deben asegurarse de que están creando la gama más amplia de experiencias para la base más amplia posible de consumidores.

- Construir un ecosistema de apoyo: las compañías deben invertir tiempo y recursos para garantizar que las mujeres fundadoras e inversoras del espacio Web3 puedan acceder a redes sólidas, diversas e inclusivas. El mentoring —tanto de hombres como de mujeres— es especialmente importante para abrir puertas a las mujeres que aspiran a ser fundadoras e inversoras. Las cumbres y conferencias de Web3 deberían comprometerse a patrocinar eventos que trabajen para garantizar la paridad de género entre los ponentes, con un compromiso de al menos un 30% de ponentes mujeres de inicio.  

- Asociarse con los reguladores: a medida que los gobiernos y las organizaciones sin ánimo de lucro se centran más en las cuestiones medioambientales, sociales y de Gobierno (ESG), desarrollan requisitos de informes más estrictos y otras medidas relativas a la composición de género de empresas e industrias, las compañías y los inversores tienen la oportunidad de colaborar proactivamente y ayudar a dar forma a esas normativas, en lugar de limitarse a esperar a que surjan.

“Web3 revolucionará la forma en que interactuamos, realizamos transacciones y monetizamos nuestras actividades como sociedad, pero esto sólo puede lograrse si las mujeres participan por igual en su desarrollo”, sostiene Simone Berry, cofundadora de People of Crypto Lab y coautora del estudio. “A pesar de que el ecosistema actual está sesgado hacia los hombres, estamos muy al principio del desarrollo. Por eso, tenemos una oportunidad increíble para no repetir los errores del pasado y garantizar que las mujeres tengan los recursos y la financiación que necesitan para liderar la nueva economía digital”.