¡A romper! Tres usos cosméticos del huevo que seguro no conocías

¿Querés tener la piel más linda sin gastar en cremas o productos de belleza? Entonces mirá estas ideas para incorporar uno de los alimentos más consumidos del mundo a tu rutina de belleza
 

Aunque por muchos años estuvo en el ojo de la tormenta por su relación con el colesterol, el huevo es uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo y se considera una fuente de nutrientes infaltable.

¿Pero sabés qué es lo mejor? Al tener un alto contenido de proteínas, vitaminas y minerales, el huevo es un gran aliado a la hora de hacer tratamientos cosméticos caseros. 

Si querés saber todo lo que este producto puede hacer por tu piel, tomá nota de estas ideas para incorporarlo en tu rutina de belleza.

1) Para desinflamar los ojos

La clara de huevo es uno de los mejores ingredientes naturales para mejorar el aspecto de los ojos inflamados o de las tan odiadas bolsas. ¿Por qué? Estimula la eliminación de líquidos retenidos y, al mejorar la circulación, reduce la hinchazón.


 

Tratamiento. Frotar un poco de la clara de un huevo en el contorno de los ojos (sobre todo en las áreas inflamadas). Dejar que actúe durante 10 minutos y enjuagar con agua tibia. Lo ideal es repetirlo todos los días, por las mañanas.

2) Máscara para pieles grasas

El huevo es un gran aliado para limpiar los poros y eliminar el exceso de grasa. Su aplicación reduce el aspecto brillante de la piel y deja una sensación de frescura.

Tratamiento. Batir la clara de un huevo y mézclala con tres cucharadas de harina de avena (30 g) hasta obtener una pasta espesa. Extender la mascarilla por todo el rostro y, después de 15 minutos, hacer movimientos suaves y circulares. Enjuagar con agua tibia y, en lo posible, repetir esto tres veces a la semana.

3) Para los puntitos negros

Las propiedades de la clara de huevo son útiles para remover esos tan molestos puntos negros que se forman en varias partes de la cara. Además, combinada con la cáscara de naranja brinda un tratamiento natural para exfoliar y limpiar.


 

Tratamiento. Rallar la cáscara de una naranja y mezclarla en un bol con la clara de huevo y una cucharada de yogur natural. Tras obtener una pasta, frotarla sobre el rostro y dejarla actuar hasta que se seque. Antes de enjuagarla, realizar suaves movimientos circulares para facilitar la exfoliación.

¿Qué te parecieron estas ideas? ¡Contanos!

Leé También

Comentarios