Vida Sana ENTRENADOR CREATIVO

Conocé a Alfredo Vega Milone, el maestro detrás de los trucos de Laurita y Fede que participó en su ritmo libre

Junto a su hermano gemelo Santiago, dirige un espacio de entrenamiento y un centro de bienestar. Alfredo es, además, el coach de trucos de Laurita Fernández y Fede Bal. ¡Conocelo a fondo!
Alfredo Vega Milone, un acróbata creativo | Foto: @alfredovegamilone

Alfredo Vega Milone, un acróbata creativo | Foto: @alfredovegamilone

Alfredo Vega Milone (30) se muestra como una persona muy sencilla y transparente, y se desempeña en el ámbito de la acrobacia y el entrenamiento como un verdadero creativo.

Algunos de sus trabajos más originales pueden llegar a los ojos de cualquier espectador del Bailando, donde varios de sus alumnos le ponen cuerpo a sus ingeniosas propuestas mediante trucos y saltos, como es el caso de Laurita Fernández, Fede Bal y Flor Vigna, entre otros.

 

Show

Una publicación compartida de fredy Vega Milone (@alfredovegamilone) el

Alfredo dirige junto a su hermano gemelo Santiago el espacio Doble Salto, dedicado al crecimiento y desarrollo humano, además del rendimiento físico. Este gimnasio cuenta con la apoyatura del centro de bienestar La Bonne Humeur ("El buen humor"), para todos los interesados en mejorar su conexión espiritual y energética. 

Filo News pudo conversar a solas con este maestro de la acrobacia, quien reveló detalles de esta interesante disciplina.

¿Cómo comenzaste en el mundo de la acrobacia?

Empecé cuando era chico, con mi hermano gemelo (Santiago) en la escuela. De grandes, formamos Doble Salto Acrobacia.

Teníamos un amigo en común con quien nos la pasábamos haciendo piruetas en los recreos. El papá de este chico casualmente daba clases de Kung Fu. En una reunión de padres salió el tema de que nosotros no parábamos de dar vueltas en el piso, lo cual era peligroso. Así que este papá propuso darnos clases de ese arte marcial y acrobacia para que no nos pusiéramos en riesgo.

De esta manera empezamos a entrenar en un salón en Antezana y Olaya (Capital Federal), dentro de un centro cultural, y ahí comenzamos a probar en las colchonetas durante toda nuestra primaria, desde los 6 años hasta los 12.

A partir de ese momento dejé la acrobacia: me puse a estudiar, a trabajar y retomé recién a los 24 años.

¿Y cómo fue volver a ese ámbito después de tanto tiempo?

Me encantó. De hecho, yo dejé porque tenía que mantenerme en la secundaria, trabajar para pagarme mis cosas, así que por eso tuve que hacer un 'parate'. Cuando pude resolverme económicamente, volví para dar clases de acrobacia.

La parte de docencia y pedagogía aprendida durante la escuela secundaria (una institución técnica) me sirvió para comprender la metodología de dar clases e implementarla en la acrobacia. Me recibí de docente en Tecnología y de esa experiencia obtuve las herramientas para transmitir los conocimientos.

 

Con mi gemelo @santiagosalvadorvm

Una publicación compartida de fredy Vega Milone (@alfredovegamilone) el

Además, trabajar a la par de Santiago fue clave. Comenzamos a dar clases en un estudio y más tarde pudimos inaugurar nuestro propio espacio, hace 3 años, en la zona del Cid Campeador de la Ciudad de Buenos Aires. Igual vamos mutando porque, por suerte, los salones nos quedan cada vez más chicos.

¿Tenés algún modelo a seguir?

No tanto en el ámbito de la acrobacia, pero sí en el del bienestar. Tengo gente que voy conociendo que admiro que elijan su vida no sólo para tener objetivos y metas propias, sino grupales y sociales.

De hecho, con Doble Salto tenemos un programa que se llama Doble Beneficio, en el que juntamos cosas como útiles, alimentos no perecederos o ropa, y lo llevamos a distintos lugares para ayudar. El 9 de septiembre por ejemplo nos vamos a San Antonio de Areco a llevar alimento.

"En nuestra escuela es muy importante lo físico y lo técnico, pero también lo humano, energético y social"

Claro, la conciencia colectiva también...

Sí, de hecho es lo más valioso que tiene el grupo.

¿Y qué actividades realizan en el centro de La Bonne Humeur?

Bueno, este centro está basado en la búsqueda del bienestar físico, mental y espiritual (o energético). Hay talleres de reiki, meditación, tarot, etc.

Para la parte física tenemos además de clases de acrobacia, salsa y canto. También brindamos cada tanto charlas de oratoria y comunicación, con el objetivo de que los alumnos puedan tener una conexión más fuerte con sus palabras y ganar herramientas para expresarse.

 

@holasoylaurita y @balfederico entrenando los trucos de la coreo :) Ahora los puedo subir @doblesalto_acrobacia

Una publicación compartida de fredy Vega Milone (@alfredovegamilone) el

¿Qué habilidades considerás que debería tener alguien para iniciarse en el mundo de la acrobacia? ¿Hay limitaciones por la edad?

Más que nada trabajamos con el estímulo de la conexión con el cuerpo. No es tanto la acrobacia en sí como objetivo en nuestro centro, porque cada cuerpo, al no estar en formación, como sucede en el caso de los niños, está moldeado y adaptado.

Algunas personas están trabadas, otras son más flexibles. La idea es buscar superarse constantemente con objetivos propios.

Lo que planteamos siempre es la búsqueda de la flexibilidad mental, el disfrute, entender que no estamos entrenando para competir en una olimpiada, sino que estamos intentando lograr un bienestar personal y armónico.

 

Entrena, no solo para tu cuerpo, sino para tu vida @doblesalto_acrobacia #training Fisico, mental y energetico. El momento es HOY y AHORA

Una publicación compartida de fredy Vega Milone (@alfredovegamilone) el

¿Entonces tus alumnos no buscan competir o algunos sí estarían interesados en eso?

Tenemos muchos alumnos por clase (unos 40), por eso también damos clases particulares, ya que a veces podemos llegar a entrenar de manera recreativa y eso puede ser un poco denso para alguien que está más avanzado y tiene interés en competir.

Hay alumnos que son abogados, médicos o de otras profesiones y que están interesados en tener clases más relajadas o con menor exigencia, digamos. No son como los bailarines, quienes buscar aprender a fondo para llevar esas herramientas a un escenario.

Me ha pasado que tal vez viene una bailarina que encima ya tiene con un conocimiento y habilidad corporal bastante avanzado y se encuentra en un nivel diferente a alguien que viene a conocerse por primera vez a los 28, por ejemplo.

Para respetar los objetivos de cada uno, dividimos y segmentamos las clases en base a las necesidades particulares

¿Y cómo fue en particular el desarrollo de Flor Vigna en tus clases?

En primer lugar, quiero destacar que Flor es una genia y una gran amiga. Después, ella ya tenía un montón de cualidades especiales para esta disciplina. Lo que yo intenté hacer desde mi lugar como profesor es transmitirle esa sensación de relajo y confianza para poder realizar las acrobacias.

De todas maneras, siempre se pueden hacer un montón de cosas para ayudar a alguien que viene muy formado a seguir creciendo: combinaciones originales, trucos, de a dos, de a uno, etc.

 

Inauguracion en pilar ...NOW :) #rush

Una publicación compartida de fredy Vega Milone (@alfredovegamilone) el

Para mí, algo muy importante en la vida es ser real con respecto a lo que estás haciendo. Y ser real es poder crear. Cuando podés crear, sos vos. Y cuando no podés hacerlo, es que aprendiste técnicas que te dicen cómo hacer las cosas. Por eso es que la imaginación es clave a la hora de realizar este tipo de actividades, y poder llevarla al máximo.

Y en el caso de Federico Bal y Laurita Fernández, ¿cómo se te ocurren o cómo ideás esos trucos, que encastran como una pieza de rompecabezas en la coreografía?

Laurita es increíble. Es una cabeza que funciona perfecto y además es una hermosa persona. Con Mati Napp (el coach de la pareja) coordinamos para ver dónde incluir los trucos en la coreo.

A veces pasa que Laurita viene y me trae un truco, que yo me encargo de adaptar y trabajar para que puedan hacerlo con Fede. Yo me ocupo solo de la acrobacia. Lo que es la coreografía y el montaje del truco en ella, es un trabajo que realizan ellos tres en conjunto.

 

Un super lindo entrneamiento el de hoy...todo fluye :) @holasoylaurita y @balfederico Que lindo trabajar asi

Una publicación compartida de fredy Vega Milone (@alfredovegamilone) el

¿Vos la entrenás a Laurita en acrobacia para que ella se haga de estas herramientas?

Claro, entrenamos acrobacia y ahora además estamos entrenando trucos en particular. Lo que a mí me interesa como entrenador es que ya seas Flor Vigna, Laurita Fernández o cualquier persona, lo que hagas lo hagas de manera real, desde el corazón. Cuando se disfruta se vuelve algo lindo.

Lau, por su parte, está llena de herramientas porque es una genia en todo lo que hace. Ella propone cosas y yo veo la manera de aportar algo desde mi conocimiento. Yo entiendo que cuando algo está bien hecho, funciona.

 

Ser parte del arte...ser un complemento #foto #arte #pintura #acrobatics #gimnastic

Una publicación compartida de fredy Vega Milone (@alfredovegamilone) el

¿Te ha pasado con algún alumno que alguien se frustre? ¿Cómo lo resuelven?

Sí, un montón de veces. Igual, para mí la frustración es algo necesario. Es clave atravesar una frustración para ganar algo de aprendizaje. Porque si sólo nos posicionáramos en el éxito, no estaríamos aprendiendo muchas cosas.

De hecho, noto que a los seres humanos lo que más nos cuesta es entrar a ese terreno difícil, donde algo está un poco bloqueado. Y, para mi gusto, no hay nada más lindo que trabajar con eso.

Por eso la frustración, cuando es aceptada, se vuelve muy fácil para trabajar. La verdad es que, gracias a Dios, con los alumnos funciona todo muy bien, avanzan muy rápido. Tanto, ¡que a veces me sorprendo! Porque a mí las acrobacias me llevaron tiempo de hacer, y quizás vienen personas que decís ¡guau! en muy poco tiempo ya lo tienen.

Leé También

Comentarios