No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series El Multiverso está en orden

Análisis | Crisis en Tierras Infinitas: el futuro del Arrowverse (con spoilers)

Pasó un nuevo crossover comiquero de DC, dejando sorpresas, muchos momentos emotivos y un futuro lleno de posibilidades para estos héroes televisivos.  

Un final y un comienzo(The CW)

Un final y un comienzo | The CW

Por: Jessica Blady

Desde el final de “Elseworlds” (el crossover anual de 2018-2019) y el anuncio de la culminación de “Arrow” con su octava temporada, “Crisis on Infinite Earths” se convirtió en el evento más esperado para los héroes de DC en la pantalla chica y su fiel audiencia. Estaba claro de entrada que las cosas iban a cambiar radicalmente para estos personajes, y los productores no defraudaron. Marc Guggenheim, Greg Berlanti y compañía pusieron toda la carne sobre el asador y, además, se dieron el lujo de repasar gran parte de la larga trayectoria de la editorial a través de sus diferentes encarnaciones televisivas y algún que otro justiciero de la pantalla grande.

El resultado es la ambiciosa adaptación del cómic homónimo de Marv Wolfman y George Pérez, un evento único en su tipo (por aquel entonces), que ayudó a rescatar a varios personajes olvidados de la Distinguida Competencia, además de acomodar las diferentes tramas y arcos que se sucedían dentro del multiverso. Pero hay algo mucho más importante. “Crisis en Tierras Infinitas” celebra a sus héroes y la unión que se viene estableciendo entre ellos más allá de estos cruces anuales. Los cinco episodios de este crossover tienen un hilo conductor contundente: el sacrificio de Oliver Queen (Stephen Amell), dispuesto a dar su vida para salvar a todos los que ama.

La partida de Green Arrow no tomó a nadie por sorpresa, pero sí el hecho de que la muerte de Ollie ocurriera en la primera entrega de este nuevo crossover (“Supergirl”), dejando a sus heroicos compañeros más golpeados de lo habitual a la hora de encarar esta crisis que está eliminando cada una de sus tierras. Justamente, Tierra-38 (el hogar de la kryptoniana) se convierte en el último bastión de resistencia ante el avance de la antimateria destructiva, una batalla contra los shadow demons que los héroes no logran ganar.

El último capítulo antes del parate de las fiestas (“The Flash”) también vio el sacrificio del Corredor Escarlata de Tierra-90 (John Wesley Shipp) y la incorporación de Jefferson Pierce/Black Lightning (Cress Williams) a la lucha, pero todos los esfuerzos por detener a Mobius/Anti-Monitor (LaMonica Garrett) resultaron en vano, y los siete Paragons -Barry Allen (amor), Sara Lance (destino), Kate Kane (coraje), Kara Danvers (esperanza), J'onn J'onzz (honor), Ryan Choi (humanidad) y Clark Kent (verdad)- terminan exiliados en el Vanishing Point con la esperanza de encontrar la manera de derrotar al villano y restablecer el multiverso.

La unión hace la fuerza

Tras un mes de espera, “Crisis en Tierras Infinitas” regresó con sus últimos dos episodios (“Arrow” y “DC’s Legends of Tomorrow”), muchas sorpresas, batallas épicas y momentos emotivos que lo convierten en uno de los mejores eventos superheroicos, sin duda alguna. La ‘calidad’ visual de The CW y las actuaciones siempre van a encontrar sus críticas fundadas (pero no podemos dejar de destacar los grandes momentos de Grant Gustin Caity Lotz), pero el elenco y cada uno de los realizadores dejaron todo en la cancha (sobre todo Glen Winter y Gregory Smith) para hacerle honor al material comiquero -el mismísimo Wolfman colaboró en el guión de “Arrow” y se despachó con un simpático cameo-, a sus personajes y a los fans, dejándonos a todos con la misma sensación: hay tristeza, pero también hay muchas alegrías para el futuro de este universo.

Antes de saltar al presente, la historia nos lleva al pasado, más precisamente diez mil años atrás en el planeta Malthus, hogar del Monitor, donde los experimentos de este en el Inicio de los Tiempos provocan accidentalmente la creación del Anti-Monitor y su raid destructivo. De vuelta en el Vanishing Point, nuestros héroes y Lex Luthor (Jon Cryer) -quien tomó el lugar de Superman gracias a la manipulación del Libro del Destino- siguen buscando la manera de enmendar la situación y ahí es donde vuelve a aparecer Oliver Queen, ahora rebautizado como Spectre. “Hay pocas cosas más poderosas en el universo que la memoria y la conexión”, le dice Ollie a Barry, y esta ‘verdad’ se convierte en la solución para la crisis.

El secreto mejor guardado

Con sus nuevos poderes adquiridos, Queen puede transportar a los Paragons a través de la Speed Force hacia el Inicio de los Tiempos para confrontar al Anti-Monitor, mientras Supergirl, Lex y Ryan viajan al pasado de Malthus para intentar detener los experimentos fallidos de Mar-Novu. Los planes se van complicando (obviamente) y la intervención del maloso divide al grupo, que queda disperso dentro de los recuerdos de Oliver. “Memoria” y “conexión” son las claves para que los justicieros se reencuentren, justamente, atestiguando esos momentos donde Queen fue forjando los lazos con cada uno de los miembros de este equipo y, por ende, el Arrowvese. En el final, estas acciones (y el segundo sacrificio de Green Arrow) son las que van a resonar en sus compañeros a la hora de exaltar sus características “paragoneras” y darle vida a un nuevo mundo.

Los responsables del crossover decidieron no dejar “la batalla final” como clímax de este evento y continuar un poco más allá, rindiéndole homenaje a su héroe caído. Mobius es un hueso bastante duro de roer y todavía queda un último enfrentamiento, pero ahora estamos en terreno de “Legends of Tomorrow”, y entre la aceptación de la partida también hay lugar para el bizarro humor de este show y sus extrañas criaturas (¡Beebo!). Hay una nueva Tierra por la que luchar y, casualmente, este nuevo orden encuentra a los justicieros compartiendo hogar en Earth-Prime (Tierra Prima), un lugar donde Flash, Supergirl y Black Lightning conviven sin universos paralelos de por medio.

Lost but never forgotten

De esta manera, y como ocurrió con el cómic, “Crisis en Tierras Infinitas” acomoda las cosas para que el “Arrowverse” (nunca mejor dicho) arranque una nueva etapa: “la era de los héroes” que pueden compartir aventuras y hasta jactarse de tener su propia Liga de la Justicia con cuartel general incluido.

Si la aparición del Barry Allen de Ezra Miller -el mismo que tendrá su película en solitario en 2022 de la mano de Andy Muschietti- no te provocó la suficiente sorpresa y felicidad (o sea, acá también hay cariño de sobra para las historias de Zack Snyder), la imagen final del “Salón de la Justicia” debe haber hecho su efecto. Al final, “Crisis on Infinite Earths” fue mucho más que un desfile de cameos DCnianos -Burt Ward, Kevin Conroy, Robert Wuhl, Griffin Newman, Wil Wheaton, Alan Ritchson, Curran Walters, Russell Tovey, Tom Welling, Johnathon Schaech, Erica Durance, Wentworth Miller, Ashley Scott, Stephen Lobo, Tom Ellis, Amanda Pays, y un larguísimo etcétera-. Es un sentido y profundo homenaje a estos personajes con los que crecimos, unidos en pos del entretenimiento y la nostalgia.   

Un crossover que dejó muchos reencuentros 

Para bien o para mal, después de ocho años, este universo superheroico que arrancó con un mujeriego millonario perdido en una isla desierta por cinco años -y que piensa seguir expandiéndose de la mano de “Superman & Lois” y “Green Arrow and the Canaries”-, se convirtió en un modelo exitoso para la cadena y, por sobre todo, una familia que se banca los trapos. No son los mejores actores del mundo, y la producción puede dejar mucho que desear, pero los personajes siempre están en la delantera creando esta hermosa sensación de unidad que hace que todo funcione.    

El futuro del Arrowverse tiene mucho para ofrecer desde los shows conocidos y los que se vienen (“Stargirl”), ahora sí, acomodados en sus respectivas nuevas tierras. No sabemos si los “Titans” volverán a cruzarse con “Doom Patrol” o si la nueva heroína hará acto de presencia en el próximo crossover, pero sí queda claro que las series de DC (mucho antes que las aventuras cinematográficas) fueron encontrando su público y su identidad, sin perder el sentido de unión que le da el ala protectora de la editorial.     

En esta nota:

Comentarios