No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Salud

Diabetes: los riesgos de sufrir la enfermedad y no controlarla

La mitad de los que padecen esta afección lo desconocen.

La importancia de los chequeos y las claves para prevenirla.

La importancia de los chequeos y las claves para prevenirla.

Por: Revolución Saludable

La diabetes es una enfermedad crónica en la que se presentan niveles aumentados de glucosa (azúcar) en sangre. Se estima que afecta al 12% de los argentinos mayores de 20 años, de los cuales la mitad desconoce que padece esta afección, según los datos arrojados por la 4a Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR 2018).

“Desconocer la enfermedad implica no realizar tratamiento, razón por la cual la diabetes evoluciona hasta presentar complicaciones agudas como mayor riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular”, explica la doctora Carla Musso, coordinadora de Diabetes del Hospital Universitario Fundación Favaloro.

La diabetes es una epidemia mundial y nuestro país no escapa a esa realidad. Es en la actualidad una de las principales causas de enfermedad y muerte prematura. En 2017 se produjeron 8.893 muertes por esta afección, el 72% eran personas de entre 55 y 84 años.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos son cruciales para prevenir complicaciones. Hoy con la epidemia de obesidad, que se relaciona estrechamente con la diabetes, todas las familias se ven potencialmente afectadas y, por lo tanto, el conocimiento de los signos, síntomas y factores de riesgo -para todos los tipos de diabetes- es vital para detectarla tempranamente.

La diabetes puede ser costosa para el individuo y la familia, por lo tanto es urgente mejorar el acceso a medicamentos y cuidados para evitar mayores costos, no solo para el individuo y la familia, sino también para los sistemas de salud

CONSEJO PARA TODOS

En ese sentido, la especialista hizo hincapié en que el estilo de vida saludable no solo es recomendable para las personas que padecen diabetes, los que deben controlar el peso, los que tienen un exceso de grasas en sangre, los hipertensos o los que padecen enfermedad cardiovascular sino que es necesario que la población toda tome

Conciencia sobre la necesidad de incorporar hábitos saludables que limiten el consumo de grasas saturadas, ingerir hidratos de carbono provenientes de verduras, hortalizas, legumbres, cereales integrales y derivados lácteos.

Asimismo, recomienda practicar actividad física de manera habitual, al menos 150 minutos por semana, tanto actividad aeróbica, como correr, caminar, bailar, nadar o anaeróbica para fortalecer y mejorar la masa muscular.

A modo de resumen, Musso brinda los principales consejos de prevención de la diabetes tipo 2:

  • Realizar un control de glucemia al menos una vez al año
  • Evitar el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad, los verdaderos factores de riesgo de la diabetes tipo 2.
  • Realizar una plan de alimentación saludable
  • Incluir la práctica de una actividad física en forma regular.
  • Decir "no" al consumo de tabaco y evitar el abuso en el consumo de alcohol.

MÁS QUE GLUCOSA

Por tratarse de una enfermedad “crónica”, la diabetes no tiene cura, pero con un seguimiento médico y tratamiento adecuados las personas con esta afección pueden prevenir las complicaciones asociadas.

Por ello, los especialistas reafirman la importancia de acudir al médico para prevenir riesgos asociados como insuficiencia cardíaca e insuficiencia renal tan frecuentes en esta enfermedad y que no dan señales hasta etapas muy avanzadas.

Las consecuencias más conocidas de la diabetes son la ceguera, las úlceras de los pies y las amputaciones. Se puede reducir el riesgo de muchas de estas complicaciones si se mantienen los niveles de glucosa controlados.

Sin embargo, hay otras consecuencias menos conocidas como la insuficiencia cardíaca y la falla renal, donde el control estricto de los factores de riesgo puede no ser suficiente. 

Las principales complicaciones de la diabetes son macrovasculares y microvasculares, las primeras son las cardiovasculares como por ejemplo la insuficiencia cardíaca, el infarto y el ACV, y las segundas tienen relación con la insuficiencia renal, retinopatía y neuropatía

Afirma el doctor Lucio Criado, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina.

La insuficiencia cardíaca es la incapacidad del corazón de bombear de manera eficiente la sangre para que llegue a los pulmones y resto de los tejidos del cuerpo. Por lo tanto, no se obtiene el oxígeno necesario para el normal funcionamiento de nuestro organismo.

Se estima que cerca del 40% de los pacientes con insuficiencia cardíaca tiene diabetes y, a la vez, la diabetes acelera la evolución de esta enfermedad. La insuficiencia cardiaca es 2,5 veces más frecuente en hombres y 5 veces más frecuente en mujeres con diabetes comparados con las personas sin diabetes.

Los síntomas de la insuficiencia cardiaca pueden confundirse con otras patologías por lo que es importante, si uno tiene diabetes, no esperar a tener síntomas sino consultar al médico para prevenirla.

En tanto, la insuficiencia renal es otra de las complicaciones muy frecuentemente asociadas a la diabetes tipo 2, que se caracteriza por la pérdida progresiva de la función renal que genera que no se filtren correctamente las toxinas y otras sustancias de desecho de la sangre. En las etapas finales de la falla renal, se requiere alguna forma de tratamiento sustitutivo de la función renal a través de lo que se conoce como diálisis o un trasplante renal.

Las manifestaciones clínicas que pueden presentarse en las etapas iniciales suelen ser inespecíficas, como el cansancio, que, al hacerse cotidiano, produce una adaptación y, por lo tanto, el paciente no lo identifica como un problema de salud.

"Por ello, es crucial para el paciente con diabetes consultar cómo prevenir este riesgo tan frecuente para evitar que se manifieste la falla renal y avance con el tiempo a una insuficiencia renal severa”, indica el doctor Augusto Lavalle Cobo, miembro del Consejo de Cardiometabolismo de la Sociedad Argentina de Cardiología.

LA ATENCIÓN DE LOS PIES

Los niveles altos de azúcar en sangre pueden disminuir el flujo sanguíneo y dañar los nervios de los pies. Si no se tratan, las heridas y las ampollas pueden provocar infecciones graves. La diabetes puede causar dolor, hormigueo o pérdida de la sensibilidad en los pies.

Para prevenir problemas en los pies, se aconseja:

  • Lavate los pies diariamente con agua tibia. Evitá sumergir los pies, ya que eso puede secar la piel.
  • Secate los pies con suavidad, especialmente entre los dedos.
  • Humectá los pies y los tobillos con una loción o con vaselina. No te coloques aceites ni cremas entre los dedos, ya que la humedad extra puede provocar infecciones.
  • Revisate los pies diariamente para ver si tenés callosidades, ampollas, llagas, enrojecimiento o hinchazón.
  • Consultale al médico si tenés una lesión u otro problema de pies.
  • No camines descalzo en interiores ni en exteriores.

CHEQUEOS GRATUITOS

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra hoy, se realizará en la Fundación Favaloro (Av. Belgrano 1746, CABA), de 9 a 13, una campaña de detección de diabetes brindando información sobre prevención y control de la enfermedad. Además se realizarán mediciones gratuitas de azúcar en sangre, y los profesionales responderán consultas de los pacientes.

En esta nota:

Comentarios