No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad Economía

Economía feminista y desarrollo económico: las propuestas de cara al debate presidencial

El domingo será el primer debate de candidatos y dos de sus cuatro ejes serán Economía y Género. En esta nota te contamos por qué es importante tomarlos como unidad.

Economía feminista y desarrollo económico: las propuestas de cara al debate presidencial

Economía feminista y desarrollo económico: las propuestas de cara al debate presidencial

Por: Candelaria Botto

Cuando se habla de la agenda feminista, normalmente se piensa en la lucha contra la violencia de género, y está bien. El tema es que la violencia que sufren las mujeres y disidencias (lesbianas, travestis y trans) es mucho más amplia que la violencia física, su aspecto más visible.

Ahora bien, cuando pasamos al campo económico, la palabra "género" o "mujer" desaparece del análisis. Nos dirán que una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Acá desafiamos esa idea, para proponer una visión integral que desemboque en el tan esperado desarrollo económico. 

Las pobres

Hay distintas aristas de la violencia de género y en esta nota nos vamos a enfocar en la violencia económica, que tiene varias formas pero que siempre constituye un caldo de cultivo para el resto de las violencias que sistemáticamente sufren las mujeres. Con la falta de refugios existentes en nuestro país, una mujer sin autonomía económica no puede salir del círculo de violencia, o salir le implica enfrentarse a situaciones de extrema marginalidad.

Por lo tanto, para erradicar la violencia de género, como estipula la ley 26.485, hay que garantizar las condiciones para la autonomía económica femenina. En Argentina, las mujeres (y me voy a reducir al análisis binario porque así son nuestras estadísticas oficiales) tienen mayores tasas de desempleo, de no registro (no contar con obra social ni aportes) y obtienen ingresos menores que sus pares varones.

Según el último informe sobre desigualdad del Indec, 7 de cada 10 personas del grupo poblacional de menores ingresos son mujeres. Lejos de ser un fenómeno coyuntural, la feminización de la pobreza se evidencia sistemáticamente y forma parte de nuestra estructura social y económica.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

❌ LAS CARAS DE LA CRISIS ECONÓMICA ⠀⠀⠀⠀⠀ Las mujeres menores de 29 años son las más afectadas de todo el Mercado Laboral. El 23,4% hoy busca trabajo y no lo consigue. Las consecuencias están a la vista y la situación se recrudece para aquellas mujeres que son madres. ⠀⠀⠀⠀⠀ Según el último informe del Indec, se amplío la desigualdad entre ricos y pobres tanto como la desigualdad entre varones y mujeres. Si pudiéramos ordenar a la población en una fila según su ingreso, veríamos que en los grupos poblacionales más pobres la mayoría son mujeres. En números claros, casi 7 de cada 10 personas con menor ingreso son mujeres: esta es la feminización de la pobreza. ⠀⠀⠀⠀⠀ Hay pobreza de ingresos pero también hay pobreza de tiempos, el cuidado y crianza de lxs hijxs sigue recayendo mayoritariamente en las mujeres y eso repercute en la cantidad de horas que destinan al cuidado de otrxs. Como se ve en la foto es común hacer más de una tarea a la vez en un día que desafía el límite de las 24hs. ⠀⠀⠀⠀⠀ El cuidado es un derecho. Todx niñx, adulto mayor, persona discapacitada y/o enferma necesita del cuidado de otra persona. Entonces está claro que debería ser una responsabilidad estatal asegurar estos cuidados para poder invertir en lo más valioso que tiene un país: su capital humano. ACTUALIZACIÓN: Esta imagen fue tomada sin permiso y se difundió como si la trabajadora hubiese llevado a su hijx a la jornada laboral, cuando en realidad la llevaba al jardín. ⠀⠀ �� Foto x Juan Quiles ⠀⠀⠀⠀⠀ #CrisisEconomicaArgentina #CrisisEconomica #ActualidadArgentina #EconomiaArgentina #Pobreza #Desempleo #PobrezaArgentina #DesempleoArgentina #MercadoLaboral

Una publicación compartida de Filo.news (@filonewsok) el

Esta pobreza de ingresos es acompañada por una pobreza de tiempos, ya que deben hacer malabares entre sus trabajos pagos y no pagos, además de cuidarse a ellas mismas. Quienes sean madres o tengan a cargo el cuidado de una persona sabrán de lo que hablo. Quienes no, pueden confiar en el indicador del Indec, que muestra que el 75% del trabajo del hogar es realizado por mujeres. 

El devaluado cuidado 

No es exagerado, entonces, hablar de las pobres. Así, con "a". Esto nos permite pensar estrategias más eficientes a la hora de buscar la famosa "pobreza cero"Ahora bien, las mujeres son un grupo muy amplio y quienes están en peores condiciones son, sin dudas, las trabajadoras de casas particulares. 

Un dato no menor es que este sector concentra cerca de un quinto del total de trabajadoras femeninas. Las mujeres de este rubro cobran poco más de $100 la hora y pertenecen a un régimen especial de contratación, por fuera del Contrato de Trabajo, porque al parecer no es como cualquier otro trabajo. Encima quienes están registradas son la minoría: sólo 1 de cada 4 empleadas tiene obra social y aportes. Para el resto no hay derechos laborales.

Este sector requiere especial atención no sólo porque incide directamente en la feminización de la pobreza sino también porque son quienes le ponen precio a un trabajo que tradicionalmente se hace gratis.

Ahora bien: tenemos identificadas quiénes y en qué ocupan el tiempo la mayoría del grupo poblacional que hay que dinamizar. Entonces, ¿qué hacemos? 

El futuro es feminista y el desarrollo también

En este punto es interesante pensar el cuidado como un derecho humano. Las personas somos interdependientes. Sin profundizar, no estaríamos donde estamos sin todos los cuidados que tuvimos en nuestra niñez y no llegaremos muy lejos si no tenemos lo que tradicionalmente se llama "ayuda" en nuestra ancianidad.

La exigencia de intervención estatal en los sectores relacionados al cuidado viene cobrando fuerza dentro del movimiento feminista y desde el Observatorio de Género y Pobreza de la Universidad de San Martín (UNSAM) vienen trabajando en propuestas concretas para el corto y mediano plazo, no sólo para garantizar este derecho sino también para aportar a la discusión de cómo impulsar el desarrollo económico en el actual contexto de crisis. 

"Lo que planteamos es que la inversión destinada al sector de cuidados tracciona la economía desde abajo, desde quienes mas están sufriendo esta crisis que son las mujeres", plantea Lucía Cirmi Obón, economista y doctoranda en temas de economía feminista, que viene trabajando estas propuestas a la par de sus investigaciones en el Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (CIEPP).  

Según la economista, dinamizar este sector funcionaría como un "multiplicador del cuidado": la plata destinada a este sector "se multiplicaría hacia otros sectores, demandando bienes necesarios que no presionarían sobre la restricción externa". Este punto es importante en este contexto de caída de la demanda y falta de dólares en la economía nacional. 

4 medidas para el corto plazo

Si bien hay muchas políticas a tomar en este camino de reconocer el cuidado como un derecho, la crisis económica actual obliga a priorizar los problemas más urgentes: la pobreza y el desempleo. 

De esta manera, Lucía Cirmi propone cuatro medidas que pueden tomarse en el corto plazo y prometen favorecer estos indicadores: 

  • Refuerzo económico para las cuidadoras comunitarias, que hoy en día se ocupan no sólo del cuidado sino también de alimentar a una gran cantidad de niños y niñas en comedores. Es necesario que el Estado brinde mayor apoyo a estas redes pero que, a su vez, reconozca este trabajo. 
  • Programa de jóvenes cuidadores/as para adultos mayores.  El grupo poblacional con mayor nivel de desempleo es el de las mujeres jóvenes y a la vez, los adultos mayores vienen reduciendo su calidad de vida. Este programa permitiría generar empleo y garantizar el cuidado en la ancianidad. 
  • Aumentar el monto horario que cobran las trabajadoras de casas particulares. Si bien es una referencia por la gran informalidad del sector, es importante reconocer mejor este trabajo e incentivar el registro de las trabajadoras. 
  • Refuerzo para hogares monomarentales. Los hogares con jefa de hogar mujer tienden a estar sobrerrepresentados en la pobreza y cargan con una gran cantidad de trabajo doméstico. 

A mediano plazo, la economista sugiere ampliar la oferta pública de cuidados y enfatiza la necesidad de discutir sobre la seguridad social para las mujeres que destinaron sus vidas al trabajo dentro del hogar. La discusión sobre la ampliación de las licencias por maternidad y paternidad también debe estar sobre la mesa.

En esta nota:

Comentarios